Un paciente demanda a los empleados del Sistema de Salud de la U.Va. [Universidad de Virginia] por supuestas violaciones al proceso

El demandante afirma, entre otras cosas, que el personal del hospital tomó muestras de sangre y orina en contra de su voluntad y sin su consentimiento.

f3ecabdd-1756-40a1-8203-216732a1c3a5.sized-1000x1000

The patient, "Jane Doe," was taken to the University Health System Emergency Room after attempting suicide.

Atman Soni | Cavalier Daily

El artículo no expresa las opiniones o posiciones de los traductores. El artículo es una versión traducida del artículo que se encuentra a continuación:

http://www.cavalierdaily.com/article/2018/06/patient-sues-uva-health-system-employees-for-alleged-due-process-violations

Escritor original:  Jake Gold y Kate Bellows

Traducido por: Jordan Brooks

El martes, un paciente del Sistema de Salud de la Universidad demandó al director general del Sistema de Salud y a varios médicos en la corte federal por presuntas violaciones del debido proceso, denegación de consentimiento informado y violaciones de la cuarta y la decimocuarta enmiendas.

La demanda también alega que el equipo médico cometió una grave negligencia, encarcelamiento falso y asalto y agresión contra el paciente, a quien se hace referencia en la demanda bajo el seudónimo de "Jane Doe".

En la demanda, Doe alega que los doctores y las enfermeras tomaron muestras de sangre y orina a la fuerza cuando fueron llevadas al hospital por un intento de suicidio en enero, incluso después de que ella "vigorosamente" rechazó el tratamiento. Actualmente, Doe está diagnosticada con desorden de estrés postraumático y ha estado involucrada en un tratamiento, dicen los documentos de la corte, pero los eventos en el hospital "exacerbaron severamente" su condición.

Para la sedación, Doe alega que le dieron varios medicamentos contra su voluntad, incluyendo Zyprex, Benadryl y Ativan. Según Doe, cuando el equipo médico determinó que no había sido completamente sedada, le administraron ketamina, un anestésico psicoactivo. A través del proceso, Doe alega que no se le dijo qué medicamentos se le daría, ni se le aconsejó sobre los efectos de los medicamentos.

Más allá del uso no autorizado de drogas, Doe alega que fue violada físicamente. Cuando Doe no estuvo de acuerdo voluntariamente en ofrecer una muestra de orina, un médico del Sistema de Salud ordenó que la enfermera pudiera usar un catéter urinario, un pequeño tubo insertado en la vejiga de un paciente para extraer la orina por la fuerza, para obtener la muestra. La presentación de la corte también indica que Doe fue restringida en varios puntos durante todo el proceso.

En una entrevista con el The Cavalier Daily, el abogado de Doe, Jeff Fogel, dijo que si el Sistema de Salud alega que estaban siguiendo una política, entonces es probable que realicen procedimientos similares con otros pacientes.

"Mi cliente presentó agravio dentro del sistema de Salud, y todo lo que dijeron si veíamos todos los registros, todo estaba de acuerdo con la póliza", dijo Fogel. "Lo que te haría pensar que cualquiera que rechace los tratamientos que quiere tratar, lo tratarían por la fuerza"

Fogel también señaló que la cuestión de obligar a alguien a recibir tratamiento médico se presentó a la Corte Suprema de los Estados Unidos en el caso de Cruzan vs. Director del Departamento de Salud de Missouri en 1990, en el cual el tribunal dictaminó que las personas competentes tienen el derecho de rechazar el tratamiento médico bajo la cláusula de Due Process [Debido Proceso] de la Decimocuarta Enmienda.

Bajo la cláusula del Debido Proceso, no se puede negar a una persona su derecho a la vida, la libertad o la propiedad. En Cruzan y otros casos, la Corte Suprema ha declarado que las personas competentes tienen un interés en la libertad de rechazar la atención médica.

"La profesión médica debe estar bien versada en esta pregunta que ha sido decidida por el Tribunal Supremo", dijo Fogel.

Doe está buscando daños compensatorios por los eventos descritos en la demanda, pero también está buscando varias órdenes judiciales dirigidas a la directora general del Sistema de Salud Pamela Sutton-Wallace para cambiar la política del Sistema de Salud. Cambiarla a que los médicos y los proveedores de atención médica informen a los pacientes de medicamentos que se administran; que los proveedores de atención médica permitan a los pacientes rechazar el tratamiento; y que los proveedores de atención médica no pueden usar restricciones físicas para administrar tratamientos no autorizados.

El Oficial de Información Pública del Sistema de Salud, Eric Swensen, se negó a comentar sobre el litigio pendiente, como cuestión de práctica.

Si el caso va a juicio, un jurado se sentará en el Distrito Tribunal de los Estados Unidos para el Distrito de Virginia Occidental.

related stories