Investigadores de la Universidad examinan la relación entre la falta de sueño y el deterioro cognitivo

A través de una intervención en internet para adultos mayores con deterioro cognitivo leve, los investigadores esperan aprender más sobre cómo prevenir y tratar la demencia

11142018-hs-sleepstudy-tkrehbielasingh

El artículo no expresa las opiniones o posiciones de los traductores. El artículo es una versión traducida del artículo que se encuentra a continuación: enlace

Escritor original: Garrett Scocos

Traducido por: Felipe Buitrago

¿Podría una buena noche de sueño ayudar a prevenir el deterioro cognitivo en adultos mayores? Un profesor de la Universidad espera descubrir si los individuos con deterioro cognitivo pueden retrasar los efectos de la demencia al mejorar sus hábitos de sueño.

Meghan Mattos, una profesora asociada en la Escuela de Enfermería de la Universidad, está trabajando para establecer un método válido para determinar la relación entre el sueño y el deterioro cognitivo leve. Está usando un programa de intervención en internet conocido como Sleep Healthy Using the Internet for Older Adult Sufferers of Insomnia and Sleeplessness [Duerma Saludablemente Usando el Internet para Adultos Mayores que Sufren de Insomnia y Desvelo], o SHUTi OASIS, desarrollado por su colega y mentor Lee Ritterband, un profesor de psiquiatría y ciencias neuroconductuales en la Universidad.

Durante su carrera, Ritterband se enfocó en desarrollar intervenciones en internet para unir sus intereses entre psicología clínica y ciencias de computación. Cuando llegó a la Universidad en 1997, mientras que el internet se volvía popular, Ritterband vio el potencial de usarlo para expandir el alcance de su trabajo.

Mattos y sus colegas desarrollaron una prueba para adultos mayores que sufren de deterioro cognitivos leves alrededor del programa SHUTi con fondos del Instituto Nacional de Salud y una concesión del Translational Health Institute of Virginia [Instituto Traslacional de Salud de Virginia].

La prueba actualmente está reclutando a adultos mayores de 55 años en adelante que sufren de insomnia y deterioro cognitivo a través de la Clínica de Envejecimiento y Atención de la Memoria de la Universidad de Virginia.

SHUTi es un programa en línea de varias semanas que consiste en evaluaciones que los individuos completan desde sus casas. Según el sitio web del SHUTi OASIS, el programa comienza con un resumen, que recuenta información educacional sobre los problemas del sueño. Luego siguen cinco unidades “centrales” que se “enfocan en métodos específicos para mejorar la calidad y cantidad del sueño”. Luego de completar cada unidad central, los usuarios pasan una semana incorporando lo que aprendieron en sus rutinas diarias.

Según el Centro de Memoria y Envejecimiento de la Universidad de California San Francisco (UCSF), el deterioro cognitivo leve, conocida como DCL, es definida como déficits en la memoria que no impactan el funcionamiento diario significativamente. En comparación con la enfermedad de Alzheimer, los efectos son relativamente mínimos y pueden no ser notados por el individuo. Sin embargo, el Instituto Nacional de Envejecimiento dice que aproximadamente el 80 por ciento de la gente con pérdida de memoria parcial o completa, o DCL amnésico, desarrollan Alzheimer en un periodo de siete años, mientras que solo el 33 por ciento de las personas mayores de 65 con cognición normal desarrolla la enfermedad en algún momento. Hoy en día no existe un tratamiento específico para el DCL.

Mattos sustenta que este es solo el comienzo de su investigación, y que el objetivo de SHUTi is determinar la posibilidad de la intervención en internet para prevenir el deterioro cognitivo: esta intervención no es un tratamiento basado en medicamentos.

“Es accesible, es algo que se puede usar en línea, y si solo promueve buenos hábitos de sueño, sabemos que la mejora de esa área tiene, ulteriormente, un impacto en la cognición”, dijo Mattos.

Por su experiencia estudiando el deterioro cognitivo y disparidades de salud en gente de áreas rurales, Mattos dijo que su hipótesis vino de su trabajo estudiando a pacientes en las primeras fases de demencia. Se acercó a Ritterband por su programa en internet, y luego de dar algunas ideas, sus intereses comunes en adultos mayores y la demencia lograron la prueba. Es la primera prueba del SHUTi que trata de enfocarse solamente en el deterioro cognitivo leve. Sin embargo, el equipo espera que lleve a otras formas de intervenciones a través del internet para grupos de personas con demencia avanzada.

Los resultados de la prueba le darán al equipo una medición de la posibilidad de intervenir de esta manera para estudiar posibles relaciones entre los hábitos de sueño y el deterioro cognitivo en adultos mayores.

“A fin de cuentas, la importancia del proyecto es preservar la cognición en poblaciones de alto riesgo”, dijo Mattos. “Este es verdaderamente el primer paso para mover esta investigación hacia adelante”.

related stories