PASCIAK: La Universidad debe abordar mejor los problemas que enfrentan los estudiantes de otros estados

Entre los descansos que son demasiado cortos y la dificultad para acceder al transporte para salir del estado, los estudiantes de otros estados enfrentan obstáculos que la Universidad podría ayudar a resolver

eda1879112c64cd1bfbb1a3bad7cdd1d_11bd374deb854e819a1579618f0b3dbc_header

Among the issues faced by out-of-state students are the struggles to find affordable transportation options during breaks

Courtesy Wikimedia Commons

El artículo no expresa las opiniones o posiciones de los traductores. El artículo es una versión traducida del artículo que se encuentra a continuación: enlace

Escritor original: Zachary Pasciak

Traducido por: Valeria Gutierrez Cruz y Claire Andress

Casi el 70 por ciento de la Universidad es del estado de Virginia. Así que, naturalmente, la Universidad se va a centrar más en los estudiantes de Virginia. Sin embargo, esto también significa que el 30 por ciento proviene de fuera del estado. Parece como si la Universidad se olvida de este 30 por ciento del cuerpo estudiantil y los desafíos que vienen con ser fuera del estado en la Universidad. La Universidad debe trabajar para entender estas cuestiones y adecuadamente abordar los desafíos de este 30 por ciento. 

Por ejemplo, vamos a revisitar “las vacaciones de otoño” de la Universidad, los días de lectura antes de los exámenes fueron el 5 y 6 de octubre de este año. Este fue el primer “descanso” de los estudiantes desde que comenzaron las clases a finales de agosto, por lo que muchos estudiantes tomaron los pocos días para volver a casa. Sin embargo, para muchos estudiantes fuera del estado, y especialmente para los estudiantes internacionales, ir a casa no era una opción. Sólo había dos días en los que los estudiantes no tenían clases, por lo que el “descanso” permitió que unos alumnos volverían a casa, y muchos estudiantes de fuera del estado decidieron que el costo de los viajes era prohibitivamente costoso para sólo unos pocos días de vuelta a casa. Así, incontables estudiantes que no provienen de alguna parte de Virginia estaban atrapados en Grounds durante este tiempo. 

Sin embargo, la Universidad no ofreció ningún alojamiento para estos estudiantes. Los autobuses no funcionaban en absoluto durante dos días, y O'Hill era el único comedor que estaba abierto, obligando a algunos estudiantes que no viven cerca de O'Hill a caminar hasta media milla cada día para los tres turnos. Fue como prepararse para un huracán antes que el descanso comenzó, con muchos estudiantes tratando de abastecerse de alimentos no perecederos que podrían comer en sus dormitorios durante el descanso. Y como los autobuses no estaban funcionando durante gran parte del descanso, los estudiantes tuvieron que encontrar tiempo durante la semana para hacer su camino a la tienda si querían comida durante el descanso. 

El descanso para el Día de Acción de Gracias acaba de pasar, en lo que la Universidad sólo dio tres días de clase. Para muchos estudiantes fuera del estado que no podían faltar a sus clases el martes, sólo pudieron comenzar su viaje a casa el miércoles, un día antes de acción de gracias.

Para empezar, la Universidad simplemente debería cancelar las clases toda la semana para permitir a los estudiantes la oportunidad de llegar a casa y pasar tiempo con sus familias durante la temporada de Acción de Gracias, independientemente de que lugar consideren su hogar. Personalmente, mi viaje a casa duró más de siete horas, por avion. No llegué a casa hasta después de las siete de la tarde del día anterior del Día de Acción de Gracias, y muchos estudiantes viven mucho más lejos que eso. 

La Universidad, además, no ofrece transporte conveniente al Aeropuerto de Charlottesville, que está casi ochos millas de distancia del centro de Grounds. Un viaje por Uber al aeropuerto no es barato, ya que los precios son casi siempre más de $20 por cada trayecto. Los autobuses de la Universidad ni de Charlottesville Area Transit [Tránsito del área de Charlottesville] ofrecen transporte al aeropuerto, entonces los taxis y otros servicios para compartir el viaje a menudo son la única manera de llegar allí. 

La Universidad necesita reconocer al 30 por ciento de los estudiantes universitarios que se encuentran fuera del estado y deben ajustarse adecuadamente para garantizar que se aborden estos problemas. La Universidad no debe cerrar los comedores como Runk, para permitir que los estudiantes que eligen quedarse, o aquellos que no tienen otra opción, como los estudiantes internacionales o de bajos ingresos, la posibilidad de comer sin tener que cambiar una milla tres veces al día. Además, los autobuses deberían continuar funcionando durante este periodo, aunque quizás con menos frecuencia de lo que normalmente lo hacen. La Universidad también debe proporcionar transporte fácil a los aeropuertos durante los horarios de vuelo y durante los días ocupados cuando los estudiantes regresan a la Universidad después de vacaciones. Este transporte debe ser proporcionado a un precio inferior al precio de Uber o otros servicios de viaje compartido para ayudar a los estudiantes de otros estados, o incluso los estudiantes del estado viajando a otro lugar que no sea su hogar para las vacaciones, a llegar al aeropuerto de manera eficiente y proporcionarles un medio de transporte que no cuesta $40 de ida y vuelta. Abordar estos problemas permite una experiencia más conveniente y, lo más importante, más asequible para los estudiantes de fuera del estado.

Zach Pasciak es un escritor de opinión para The Cavalier Daily. Puede ser contactado por correo electrónico a opinion@cavalierdaily.com.

related stories