SCOTT: no caigan en la trampa del juicio político

Los demócratas no deben entusiasmarse demasiado al impugnar al Presidente Trump

29496564944_83306aae4a_o

Ever since Trump was inaugurated, there have been campaigns to remove him from office through impeachment.

Courtesy Gage Skidmore

El artículo no expresa las opiniones o posiciones de los traductores. El artículo es una versión traducida del artículo que se encuentra a continuación: enlace

Escritor original: Katherine Smith

Traducido por: Pablo Urioste y Mary Kenzakowski

Por primera vez desde las elecciones de mitad de periodo de 2010, los Demócratas han retomado el control de la Cámara de Representantes. Ahora deben decidir cómo van a ejercer su nuevo poder. ¿Deberían oponerse implacablemente a todo lo que hace el Presidente Donald Trump, o deberían adoptar un enfoque más imparcial, repudiando las acciones extremas e indignantes del presidente a la vez tratando de trabajar con él en temas de disputas de políticas? La manera en que los Demócratas respondan a esta pregunta tendrá implicaciones importantes en la forma en que tratan una serie de problemas, pero quiero enfocarme particularmente en el tema del juicio político. 

Desde la inauguración de Trump, ha habido una campaña intentado removerlo del poder a través de un juicio político por haber violado la Cláusula de Emolumentos de la Constitución. Sin embargo, como resultado de las acciones que Trump ha tomado durante el curso de su presidencia, que incluyen pero no se limitan al despido de James Comey, la implementación de la prohibición de viajar o entrada para musulmanes y su reacción a la manifestación “Unite the Right” [Unid a la Derecha] en Charlottesville, las voces que piden su juicio político han aumentado. De hecho, estas acciones ya han culminado en cuando el Representante Al Green, D-TX [Demócrata de Tejas], presentó una resolución para el juicio político al presidente que, a pesar de no contar con el apoyo del liderazgo Demócrata, estaba respaldada por casi un tercio del grupo Demócrata. 

Sin embargo, toda esta charla sobre el juicio político no había sido más que eso: charla. Todos sabían bien que aunque incluso si todos los Demócratas estuvieran unidos tras un esfuerzo del juicio político, no lo lograrían. Pero esto ya no es verdad, y por lo tanto, los Demócratas deben considerar más seriamente cuando y si deben votar a favor de los artículos de destitución contra el presidente. 

Si deciden embarcar en la ruta de la tierra quemada y votar por el juicio político desde el principio, sin ninguna duda esto agradaría a la base del partido que ansía un juicio político desde el día en que Trump asumió la presidencia. Sin embargo, esto traería sus costos para los Demócratas. Primero, es probable que elimine cualquier oportunidad actual de remover a Trump de la presidencia. Hasta este punto, mucho Demócratas se han encontrados reacios a la llamada de enjuiciar a Trump. Por lo tanto,  les sería difícil argumentar sin que pareciera oportunismo político de eventos que ocurrieron en el pasado, ahora que ellos se encuentran al poder, son ofensas enjuiciables.Los Republicanos fácilmente podrían absolver a Trump en el Senado, especialmente considerando que los Republicanos tendrán 53 escaños, y los Demócratas necesitarían 67 votos para condenar. Si algo más incriminatorio fuera a aparecer en los próximos dos años, los Republicanos podrán señalar los fallidos juicios de impugnación como evidencia de que los Democratas estan dispuestos a acusarlo por cualquier cosa.

En segundo lugar, es muy posible que los procedimientos del juicio político ayuden a Trump. A menudo le gusta representarse a sí mismo como el único luchador de los trabajadores contra la élite de washington. Seguramente aprovecharía la cobertura del proceso de impugnación para avanzar esta imagen de sí mismo a su base. Además, dado que es casi seguro que el proceso de impugnación no resulte en la eliminación de Trump de su cargo, parece erróneo decir que los Demócratas que fueron derrotados tendrán más energía después en comparación con los Republicanos que fueron victoriosos.

En tercer lugar, si los demócratas se sumergen directamente en el juicio político, consolidará aún más la percepción de que el Partido Demócrata es solo el Partido Anti-Trump y que no representa nada. En una encuesta del Washington Post-ABC News realizada en julio de 2017, el 52 por ciento de los encuestados dijo que el Partido Demócrata “simplemente se opone a Trump”, en comparación con el 37 por ciento que dijo que “significa algo”. Dado que gran parte del enfoque de la campaña electoral de 2016 fue estar en contra de Trump, probablemente sea problemático para los Demócratas si los votantes sienten lo mismo en el Dia de las Elecciones en 2020. Al incursionar en los procedimientos de impugnación, los demócratas están haciendo un gran daño al fomentar esta percepción.

Debido a que los costos de impugnación de inmediato probablemente superarían los beneficios, los Demócratas deben esperar su momento y adoptar un enfoque imparcial. Si la investigación de Mueller encuentra graves faltas por parte del presidente, o si surge algo grave que justifique la destitución del cargo, los demócratas deberían, por supuesto, presentar artículos de impugnación, por eso existe la impugnación. Sin embargo, también deben tener en cuenta el hecho de que tienen solamente una oportunidad real y que, si lo arruinan, hará más daño que beneficio.

Gavin Scott es un editor asociado de opinión para The Cavalier Daily. Puede ser contactado en por correo electrónico a
g.scott@cavalierdaily.com.

related stories