KIMELMAN: La participación en la elección del gobierno estudiantil fue vergonzosamente baja

Si los estudiantes votaran más en las elecciones estudiantiles, los resultados serían más efectivos

03-06-19-turnout-str

Mientras esperamos que este año sea diferente, los niveles anteriores de participación en las elecciones del consejo estudiantil han sido una vergüenza.

Cortesía de Wikimedia Commons

El artículo no expresa las opiniones o posiciones de los traductores. El artículo es una versión traducida del artículo que se encuentra a continuación: enlace

Escritor original: Adam Kimelman

Traducido por: Caroline Narvaez y Hannah Fernández

Las elecciones estudiantiles se están acercando y esto significa que los estudiantes universitarios tendrán la oportunidad de elegir a sus representantes. Con la elección del nuevo presidente de la Universidad, la nueva Facultad de Ciencia de Datos, y con el aumento del activismo estudiantil en toda la Universidad, uno pensaría que la participación en estas elecciones resultaría bastante alta porque los estudiantes desearían que sus voces fueran escuchadas. Hay esperanzas de que este año se vea un aumento de participación, ya que el año pasado solo tuvimos una vergonzosa cantidad de 18.77 por ciento de los estudiantes que votaron para el presidente del Consejo Estudiantil. Es muy importante incrementar la participación en las elecciones. Esto no sólo resultaría en un aumento en la influencia de los estudiantes en el proceso político, pero también en un gobierno estudiantil más efectivo y sensible. 

El Consejo de Elecciones de la Universidad (University Board of Elections en inglés) hizo que la participación de los estudiantes sea más accesible. Las elecciones empezarán el 26 de febrero a las 10 a.m. hasta el 1 de marzo a las 4 p.m. y cada estudiante también tendrá la opción de votar por internet en uvavote.com. Los obstáculos que muchos estudiantes experimentan cuando votan, como cambiar el voto de registración u obtener un recinto electoral, no se aplican en estos casos. Información sobre las elecciones estudiantiles está publicada por todas partes de la Universidad, por internet, y a través de organizaciones independientes u organizaciones estudiantiles de medios de comunicación. La apatía sería la única cosa que represente un obstáculo, previniendo la participación de los estudiantes para efectivamente representar las voces de nuestra Universidad.

Cuando la participación de los estudiantes resulta tan baja, en serio se disminuye la habilidad de representar los estudiantes cuando hay negociaciones con la administración u otras agencias en la comunidad de Charlottesville. Cuando cuatro de cinco estudiantes no se toman el tiempo para votar, es más fácil que varias organizaciones ignoren las resoluciones que han sido pasadas por el Consejo Estudiantil u otros grupos. 

Entonces, no sólo la gran mayoría del cuerpo estudiantil que no vota en las elecciones del Consejo de Elecciones de la Universidad pierde el derecho de elegir a sus propios representantes, sino que también hacen mucho más difícil la representación adecuada para quienquiera que gane. Si aquellos elegidos para posiciones en el gobierno estudiantil no tienen un mandato fuerte de su electorado, todos los estudiantes se ven perjudicados, sin importar quién sea el elegido.

Además de darle al gobierno estudiantil más influencia para lograr sus objetivos, una mayor participación de parte de los votantes resultaría en representantes más receptivos. Muchos candidatos actualmente pueden tener éxito persuadiendo a una pequeña parte de la comunidad universitaria, como obteniendo el apoyo o el respaldo de los CIOs que son muy activos en el proceso electoral. Como resultado, estos representantes pueden ser elegidos sin generalmente preocuparse por las preocupaciones del cuerpo estudiantil. Una mayor participación de los votantes obligaría a los candidatos a escuchar a toda la comunidad universitaria, y por lo tanto, los obligaría a ser más sensibles. Si queremos que el gobierno estudiantil sea más receptivo a las preocupaciones del cuerpo estudiantil, la participación debe ser mucho más alta.

Hay un rayo de esperanza para el futuro de las elecciones del gobierno estudiantil: la participación en las elecciones del año pasado para el presidente del Consejo de Segundo Año alcanzó el 48.79 por ciento, un número más alto que en cualquier otra elección. Además, las elecciones de otoño para el Consejo del Primer Año vieron al 30.11 por ciento de los votantes elegibles emitir un voto. El hecho de que la participación sea más alta que el promedio entre los grupos de votantes más jóvenes es una señal positiva de que puede aumentar en los próximos años. Esperamos que esta tendencia continúe este año a medida que más estudiantes se involucren en el proceso político debido al aumento del activismo estudiantil en la Universidad. En pocas palabras, hacer que la idea del autogobierno de los estudiantes sea una realidad y aumentar la participación de los votantes en las próximas elecciones del gobierno estudiantil está a nuestro alcance. Sin embargo, esto sólo puede suceder si los estudiantes participan en las elecciones de este año. Si eliges no votar en las próximas elecciones, perderás la habilidad de elegir quién te representa, lo que obstaculiza la capacidad del gobierno estudiantil para hacer su trabajo de manera efectiva por lo que significa que tú renunciarías a su autoridad moral para quejarse de la Universidad.

Adam Kimelman es un escritor de The Viewpoint para The Cavalier Daily. Puede ser contactado escribiéndole a opinion@cavalierdaily.com 

related stories