The Cavalier Daily
Serving the University Community Since 1890

Un año en el aprendizaje virtual, estudiantes de segundo año han pasado la mayor parte de su tiempo en la U.Va. en línea

Los estudiantes expresan su preocupación por la falta de recursos en persona y la solicitud a concentraciones en medio de una pandemia

Hacer la solicitud para concentraciones y mantener una vida social son algunos de los muchos obstáculos que los estudiantes han enfrentado este año, pero muchos, después de un año, se sienten más cómodos.
Hacer la solicitud para concentraciones y mantener una vida social son algunos de los muchos obstáculos que los estudiantes han enfrentado este año, pero muchos, después de un año, se sienten más cómodos.

El artículo no expresa las opiniones o posiciones de los traductores. El artículo es una versión traducida del artículo que se encuentra a continuación: enlace

Escritxr original: Lauren O'Neil , Vivian Mok y Lexi Baker

Traducido por: Micaela Vilanova

Los estudiantes de segundo año ahora han pasado la mayor parte de su tiempo en la Universidad en línea, lo que requiere ajustes regulares a los desafíos cambiantes mientras tratan de navegar por la vida como un estudiante universitario en medio de la pandemia COVID-19. Si bien aplicar en las carreras y mantener una vida social son algunos de los muchos obstáculos que los estudiantes han enfrentado este año, muchos se sienten más cómodos con la situación en comparación con sus sentimientos el marzo pasado.

Elizabeth Link, estudiante universitaria de segundo año, dijo que definitivamente ha habido un período de ajuste. Con las dificultades anormales traídas por COVID-19, los estudiantes han confiado en consejos y trucos para navegar su nuevo normal. Ya sea conectando en línea, vistiéndose cada mañana o estableciendo una rutina, todo el mundo ha estado encontrando maneras de sobrellevarlo.

Una de las mayores dificultades que Link enfrentó al principio de las clases virtuales fue crear barreras físicas entre donde trabaja y donde descansa, pero después de un período de ajuste, ha llegado a apreciar ciertos aspectos del aprendizaje en línea, como la capacidad de volver a ver conferencias presentadas sobre Zoom.

“No me gusta trasladar el estrés del trabajo escolar en un lugar donde duermo y descanso”, dijo Link. “Así que eso ha sido definitivamente una gran cosa y me di cuenta de que tengo que establecer esos límites para mí mismo, especialmente con la escuela en línea, porque eso puede ser difícil”.

Para algunos estudiantes, la experiencia pasada con clases en línea ayudó a navegar la transición. Samantha Paumier, estudiante universitaria de segundo año, dijo que había tomado un puñado de clases en línea durante la escuela secundaria. En un correo electrónico a The Cavalier Daily, Paumier dijo que estas clases la ayudaron a aclimatarse “a los desafíos únicos del aprendizaje remoto”, que eran un nuevo territorio para muchos otros.

Ahora que los estudiantes han comenzado a sentirse más adaptados a la situación, están empezando a reflexionar sobre los obstáculos que enfrentaron al comienzo de la pandemia. Los estudiantes siguen sintiendo las reverberaciones de aprender a navegar sentimientos de aislamiento y luchas por mantenerse motivados. El cuidado de la salud mental ha sido uno de los mayores obstáculos durante este tiempo debido a la falta de conexión física con los demás.

“Los efectos psicológicos de COVID-19 son muy reales y a veces siento ciertas ansiedades y miedo que se cuelan”, dijo Paumier. “El efecto de la depresión inducida por COVID es como una sombra muy particular de oscuridad, un eclipse que ha ennegrecido todas las partes de lo que debería ser una buena vida y todo lo que es bueno a mi alrededor”.

Luchar por mantener buenos hábitos de salud mental puede manifestarse tanto en las tareas escolares como en las relaciones. Link dijo que mantenerse motivada en las clases en las que tenía menos interés ha sido muy difícil para ella.

“Es tan difícil que me guste, simplemente sentarme y ver las conferencias asincrónicas”, dijo Link. “Hacerse responsable de las clases que no me interesan es un poco más difícil que cuando todo está bien”.

El estudiante de segundo año de la Universidad Raghda Labban compartió un sentimiento similar. El cambio a clases en línea requiere un cambio en la rutina a la que los estudiantes se han aclimatado durante el curso de la pandemia. Sin embargo, muchos estudiantes sienten que el nuevo formato de aprendizaje todavía no reemplaza adecuadamente la instrucción en persona.

“Fue más bien un período de ajuste el año pasado, y ahora es una especie de, estoy un poco acostumbrado al formato en línea, pero no significa que me gusta”, dijo Labban. “No creo que sea una manera muy efectiva de aprender, y es muy difícil que yo piense en mantenerme concentrado y sentir el mismo tipo de compromiso en las clases ... eso es algo que ha sido bastante consistente desde que empezamos, y si algo, ahora, es casi más difícil”.

La Universidad también requiere que los estudiantes se inscriban en ciertas carreras durante la primavera de su segundo año, añadiendo un estrés único a este grupo de estudiantes. Mientras que algunas carreras se declaran a través de la finalización de los requisitos previos y un formulario de declaración, otros, incluyendo la escuela Frank Batten de Liderazgo y Políticas Públicas, la escuela de comercio de McIntire y el departamento de estudios de medios, requieren que los estudiantes completen una aplicación con diferentes pasos procesada durante la primavera de su segundo año.

Sin recursos en persona, puede ser fácil abrumarse en el proceso y correr el riesgo de perder los plazos necesarios. Dada la necesaria cancelación de paneles típicos en persona y reuniones con asesores para las concentraciones con una solicitud requerida, la comunicación virtual de la facultad se ha vuelto cada vez más importante.

“Tuve maravillosos consejeros que me ayudaron enviándome enlaces y toda la información necesaria que necesitaba llenar”, dijo Paumier, quien se está especializando en Historia y Arqueología. “Francamente, el sitio web de U.Va. en las solicitudes de concentración deja mucho que desear, pero los propios asesores principales son muy útiles”.

Mientras que muchos estudiantes citan los beneficios de las reuniones informativas organizadas por cada departamento que requiere aplicaciones, otros todavía luchan por equilibrar las solicitudes de concentración con el trabajo académico.

“Muchas carreras basadas en solicitudes estaban haciendo paneles y sesiones de información con estudiantes actuales que están en la carrera [lo que] fue realmente útil [para] tener una idea de lo que están buscando en su solicitud y como son las carreras”, dijo Labban. “Pero sé que algunas personas definitivamente han estado enfrentando una carga en términos de tratar de obtener todas sus solicitudes sobre su trabajo escolar”.

Estar agradecidos por las experiencias que siguen ocurriendo y el esfuerzo que hacen los estudiantes para presentarse por sí mismos, amigos y profesores pueden ayudar a aliviar algunos de los trastornos creados por vivir en una pandemia.

“Soy muy afortunado de poder tener algunas clases en persona este semestre. He sido capaz de formar una burbuja con mis amigos desde el primer año”, dijo Link. “Así que sí, ha sido decepcionante que la mayoría de mi experiencia universitaria haya estado en línea, pero podría ser absolutamente peor”.

Con el tercer año en el horizonte, estudiantes de segundo año están empezando a mirar hacia la segunda mitad de su tiempo en la Universidad con la esperanza de una experiencia universitaria más típica. Muchos acababan de empezar a adaptarse a sus vidas en la universidad y Labban comentó lo mucho que estaba a la espera de reanudar contactos personales con profesores y compañeros.

“El único consejo que realmente me ha ayudado a avanzar es la mentalidad de que todo es temporal”, dijo Paumier. “Esto también pasará”.

Comments