The Cavalier Daily
Serving the University Community Since 1890

CANO-SANTIAGO: La pandemia de COVID-19 exacerba las disparidades existentes en la atención médica para la comunidad Latinx

Las dudas de las comunidades Latinx con respecto a la vacuna COVID-19 son un síntoma de disparidades sistémicas en la atención médica

<p>Al entrar en los últimos meses antes de que esté disponible una vacuna ampliamente distribuida, debemos prestar especial atención y cuidado a las comunidades minoritarias desatendidas. &nbsp;</p>

Al entrar en los últimos meses antes de que esté disponible una vacuna ampliamente distribuida, debemos prestar especial atención y cuidado a las comunidades minoritarias desatendidas.  

El artículo no expresa las opiniones o posiciones de los traductores. El artículo es una versión traducida del artículo que se encuentra a continuación: enlace

Escritxr original: Yssis Cano-Santiago

Traducido por: Diana Albarracin 

A pesar del reciente anuncio de dos vacunas aprobadas por la FDA destinadas a combatir la sexta cepa de SARS-CoV-2, la pandemia continúa. Según lo recomendado por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, los trabajadores de la salud son la primera prioridad para recibir la vacuna. Son seguidos por residentes ancianos de hogares de ancianos e instalaciones de atención y, finalmente, por la población en general a discreción de cada estado. Virginia ha recibido 1,232,350 dosis de la vacuna Pfizer. Aquí en Charlottesville, la distribución a los trabajadores médicos, algunos trabajadores esenciales y los mayores de 75 años ya ha comenzado. Mientras se lleva a cabo este proceso, que trae esperanza a la nación en su conjunto, los grupos minoritarios que se han visto afectados de manera desproporcionada por esta pandemia continúan enfrentando las repercusiones del COVID-19. Esto incluye la exacerbación de las disparidades existentes en la cobertura de atención médica y el mayor riesgo de contacto con el virus. Esto es especialmente cierto para la comunidad Latinx, el  grupo minoritario que está creciendo más rápidamente en los Estados Unidos y aquí en Virginia. Con los datos de valores raciales existentes en Virginia, vemos que la gente Latinx y negra constituyen un tercio de los trabajadores de la salud, pero el 17 por ciento de COVID-19 vacunas frente al 71 por ciento de los blancos. Abordar estas disparidades es terrible, especialmente si la vacuna no está disponible hasta principios del verano.

El racismo sistémico es un problema de salud pública: cuando se trata de la cobertura de atención médica, las comunidades minoritarias a menudo quedan en el olvido. A nivel nacional y local, la comunidad Latinx se ha visto afectada de manera desproporcionada por la pandemia de COVID-19. En el centro de Virginia, las personas latinx representan el 7 por ciento de la población, pero el 25 por ciento de los casos de COVID-19. Este es probablemente el resultado de varios factores. La comunidad latina a menudo se enfrenta a barreras para la atención médica asequible y accesible, incluidos los determinantes sociales de la salud que los CDC han esbozado. Estos incluyen tener acceso a una educación de calidad y estabilidad económica. Además, la capacidad de trabajar desde casa es un privilegio que no se otorga al 83.8 por ciento de la comunidad latinx en los Estados Unidos. Esto incluye el abrumadoramente alto porcentaje de trabajadores esenciales latinx. 

Las personas de identidad latina también tienen tres veces más probabilidades de contraer COVID-19 y cuatro veces más probabilidades de ser hospitalizadas por COVID-19 que sus contrapartes blancas. La comunidad latinacomunidad y la nativa americana son los grupos raciales menos asegurados en la nación, con un 27 por ciento y un 30 por ciento sin seguro, respectivamente. La comunidad Latinx a menudo exhibe tasas más altas de afecciones de salud preexistentes que pueden aumentar la gravedad de los síntomas de COVID-19. Finalmente, un estudio encontró que solo el 34 por ciento de las personas latinas confían en la seguridad de las vacunas. Las estadísticas son abrumadoras: como sociedad, debemos lidiar con la larga historia médica de nuestra nación, racismo que ha causado esta desconfianza en el sistema médico. 

Debemos comprometernos a proteger y garantizar la calidad de vida, no solo para los ricos, y no solo para ciertos grupos raciales. Asimismo, la comunidad médica debe trabajar para deshacer la historia del racismo sistémico y comenzar o continuar reconciliarse con las comunidades minoritarias, especialmente cuando se trata de la vacunación. La Asociación Médica Estadounidense identificó 13 factores que contribuyen a la desigualdad racial en la medicina, incluidas las políticas y la retórica contra la inmigración que afectan directamente a la comunidad latina. Los profesionales médicos pueden ampliar más ampliamente su enfoque de la atención y el tratamiento, como algunos han comenzado a hacer, desmantelando el enfoque estrictamente eurocéntrico de la medicina. Finalmente, deben reconocer que las comunidades minoritarias pueden beneficiarse de un enfoque culturalmente sensible a la atención médica que puede ayudar a generar la confianza que tanto necesitan. 

Asimismo, la atención médica debe abordarse desde múltiples facetas, incluido el trabajo para reducir la inseguridad alimentaria y aumentar el acceso a viviendas asequibles. La AMA enumera estrategias para ayudar a combatir estas disparidades para los profesionales de la salud y las comunidades en general. Una solución incluye aumentar o expandir el acceso a programas de salud pública para la comunidad Latinx de una manera culturalmente relevante. Con respecto a la pandemia de COVID-19, existen soluciones a corto plazo, incluida la provisión de pruebas gratuitas a las comunidades minoritarias. Además, las comunidades minoritarias más afectadas por la pandemia deben seguir a los trabajadores de primera línea, los ancianos y los trabajadores esenciales en el acceso a la vacuna. Para combatir la desconfianza con respecto a la vacuna, se debe permitir que las comunidades minoritarias participen en la discusión y compartan sus preocupaciones. Finalmente, Health Affairs Journal [El periódico de asuntos médicos] propone que los de la CDC creen y rastreen datos demográficos sobre la distribución de vacunas para garantizar la equidad en la distribución de vacunas a pesar de las diferencias raciales o económicas. Actualmente, Virginia está rezagada en la recopilación de datos demográficos sobre las vacunas COVID-19.

Al entrar en los últimos meses antes de que esté disponible una vacuna ampliamente distribuida, debemos prestar especial atención y cuidado a las comunidades minoritarias desatendidas. Para prevenir una pandemia futura, debemos reconocer que la atención médica en este país no se crea de manera equitativa ni se distribuye por igual. A nivel nacional, el gobierno debe comprometerse a aumentar la accesibilidad a la atención médica para las comunidades que de otro modo no tendrían acceso a estos recursos. A nivel local, existen métodos para ayudar a cerrar la brecha en la atención médica accesible entre la comunidad Latinx y otros. Esto incluye fortalecer las alianzas e invertir en organizaciones que sirven a la comunidad Latinx y conocen sus necesidades directas. 

La comunidad de Charlottesville debe apoyar a organizaciones locales como Sin Barreras y UVA Latino Health Initiative que han se comprometieron a mejorar las vidas de los miembros de la comunidad Latinx. Sin embargo, los fondos suelen ser escasos. Podemos apoyar mejor a la comunidad Latinx en cualquier nivel. Esto incluye a través de financiación. Sin embargo, en un momento de gran estrés financiero después de las vacaciones o las condiciones económicas generales, el apoyo a la comunidad puede verse diferente. Ofrézcase como voluntario para estas organizaciones o incluso eduque a su familia sobre la disparidad racial en este país. Asimismo, la Universidad puede ayudar a generar confianza con las comunidades minoritarias como la comunidad Latinx al ayudar a proporcionar más recursos para estas organizaciones. Mientras Virginia coloca más COVID-19 restricciones, es en última instancia, nuestras propias acciones que tienen el potencial de hacer daño o para mejorar la vida de los demás.

Yssis Cano-Santiago es columnista de opinión de The Cavalier Daily. Puede ser contactada por correo electrónico:  opinion@cavalierdaily.com.

Las opiniones expresadas en esta columna no son necesariamente las de The Cavalier Daily. Las columnas representan únicamente las opiniones de los autores.

Comments