Tell The History Of Now
The Cavalier Daily
Serving the University community since 1890

Música a distancia con la Wertland Street Band

Cómo una banda de estudiantes está encontrando una manera creativa de compartir su música

La Wertland Street Band actúa en el porche de la pianista Nikki Gerszten ante una multitud socialmente distanciada.
La Wertland Street Band actúa en el porche de la pianista Nikki Gerszten ante una multitud socialmente distanciada.

El artículo no expresa las opiniones o posiciones de los traductores. El artículo es una versión traducida del artículo que se encuentra a continuación: enlace

Escritor original: Will Gunderson

Traducido por: Diana Albarracin

Cualquiera que caminara cerca de la cuadra 1200 de Wertland Street el viernes por la noche habría estado al tanto de una rara instancia de música en vivo durante la pandemia, cortesía de Wertland Street Band. Nikki Gerszten, estudiante de cuarto año de Batten, Chris Benedetti, estudiante de cuarto año de comercio, Alex Hails, estudiante de segundo año de ingeniería y Caroline Strickland, estudiante de cuarto año de la Facultad, han estado tocando en conciertos emergentes en el porche de la calle Wertland de Gerszten, hogar de una muchedumbre distanciada desde el inicio del semestre. A menudo anunciados sin previo aviso en la banda Instagram, les han dado a sus vecinos y a la comunidad universitaria algo que esperar en un momento en que la música en vivo es difícil de conseguir.

"Simplemente significa mucho que podamos tocar música", dijo Strickland. "Y significa mucho para mí que la gente todavía quiera escuchar".

La Wertland Street Band surgió de las sesiones de improvisación de primer año entre Strickland y Gerszten, agregando a Benedetti y Hails en el transcurso de dos años para formar una banda completa. Comenzaron a tocar en funciones para la fraternidad de Gerzsten en el otoño de 2019 antes de graduarse en la escena del bar Corner. Cuando llegó el semestre de primavera de 2020, tocaban casi todos los fines de semana en bares como Coupes y Crozet. Cuando los estudiantes fueron enviados a casa después de las vacaciones de primavera, la banda quedó devastada. Estaban planeando espectáculos después de las vacaciones de primavera que les entusiasmaba mucho y no estaban seguros de cómo afectaría la cuarentena a los espectáculos en vivo del cuarto año de Gerszten, Strickland y Benedetti. Sus conciertos emergentes en Wertland Street, y el nombre de su banda, surgieron de esta frustración.

El concierto de este viernes estaba programado para comenzar a las cinco, pero, como cualquier buen espectáculo, la banda llegó tarde y le dio a la gente tiempo para emocionarse. Cuando comenzó la prueba de sonido, la gente había sacado mantas para sentarse junto a la acera y los vecinos llenaban los techos y patios a lo largo de Wertland Street.

“Es divertido porque con la pandemia en curso, muchas de nuestras actividades sociales han sido restringidas”, dijo Benedetti, quien toca la guitarra para la banda, en una breve entrevista antes del concierto. “Sé que toda la banda se divierte mucho tocando en Coupes y Crozet y esas cosas. Así que esta es una oportunidad para seguir jugando juntos y que la gente nos observe y, con suerte, entretenga a algunas personas". 

Si el objetivo era simplemente entretener, la Wertland Street Band cumplió su misión. Mucha gente acampó para ver todo el espectáculo, pero muchos más transeúntes también se detuvieron para disfrutar solo de una parte del set de 39 canciones antes de continuar con su noche. La multitud, aunque imperfecta, se apegó en gran medida a la solicitud de la banda de observar las pautas de distanciamiento social establecidas por la escuela. Con frecuentes instancias en Instagram para "enmascararse", la multitud hizo todo lo posible por involucrarse. Canciones como "Tiny Dancer" de Elton John y "Electric Love" de Børns mantuvieron al público en pie, y una versión más lenta de "Runaway" de Kanye West fue recibida con gran entusiasmo cuando un amigo de la banda intervino en el verso de rap de Kanye. Los dos originales sin título de Wertland Street Band fueron una sorpresa para la multitud y se encontraron con un interés genuino, a pesar de estar intercalados entre versiones.


 Cortesía Blythe Engel 


Este fue uno de los primeros shows emergentes que ha realizado Wertland Street Band, y el primero después de una pausa de casi un mes debido al límite de cinco personas impuesto para partes de septiembre y octubre. También fue el primer programa que han anunciado activamente, ya que una compañera de cuarto año de la Universidad, Blythe Engel, creó un gráfico para correr la voz. A medida que comienzan a compartir algo de su propia música original, además de adherirse a las portadas que le encantaron al público, la banda espera seguir tocando en espectáculos espontáneos en el porche delantero de Gerszten. 

"[Si] la gente sigue apareciendo, seguiremos haciéndolo", dijo el baterista Hails justo antes del show.

La música en vivo ha sido durante mucho tiempo parte de la  escena social de la U.Va., con bares y locales que atraen a grandes multitudes de estudiantes cada fin de semana. A pesar de que muchos de estos espacios no eran seguros durante la pandemia, la Wertland Street Band ofreció un gran espectáculo. La música en vivo es un bien escaso este semestre, y mientras la multitud se mantenga segura, la banda está emocionada de continuar ofreciendo conciertos gratuitos a la comunidad universitaria. 

"Con suerte, podremos seguir haciéndolo", dijo el pianista Gerszten. "Pero eso depende principalmente de la gente que mira".

A medida que este semestre comienza a concluir y la pandemia continúa, es refrescante ver las formas creativas en que los estudiantes como los miembros de Wertland Street Band se adaptan a estos tiempos inusuales y brindan alegría a los demás.

Comments