The Cavalier Daily
Serving the University Community Since 1890

DUREGGER: Aumenta la disponibilidad de CAPS

Después de un año tan tumultuoso, se debe satisfacer la preocupación de los estudiantes por recursos más accesibles y mejores de salud mental

El artículo no expresa las opiniones o posiciones de los traductores. El artículo es una versión traducida del artículo que se encuentra a continuación: enlace

Escritxr original: Grace Duregger

Traducido por: Mica Vilanova y Carla Betancourt

Crecer es difícil. Ya se trate de adquirir un oficio, asistir a la universidad o trabajar a tiempo completo, nadie dice lo difícil que es realmente. La transición a una institución como esta Universidad con su rigor y a menudo una intensa competencia, puede ser especialmente difícil. En la escuela secundaria, los adultos manejan casi todo - los consejeros de orientación ayudan a escoger clases, los padres normalmente alojan y alimentan a sus hijos y maestros proporcionan innumerables oportunidades para rendir bien. Hay espacio para el error en la escuela secundaria - los estudiantes a menudo son mimados. Pero tan pronto como comienzan las clases universitarias, ese apoyo desaparece. De repente a los estudiantes se les dice que crezcan y se arreglen por sí mismos. Puede ser estresante - incluso aterrador- para navegar solo por la experiencia universitaria.

Afortunadamente la mayoría de las escuelas, incluyendo la Universidad, ofrece programas para ayudar a sus estudiantes. Servicios de Consejería y Psicológicos (CAPS) proporciona apoyo de salud mental a través de terapia individual o grupal, servicios psiquiátricos, consultas de bienvenida, servicios de emergencia y crisis y más. La misión de CAPS es “hacer sus servicios accesibles a tantos estudiantes como sea posible.” Por muy prometedora que suene esta misión, CAPS se queda corto en sus esfuerzos. CAPS permite a los estudiantes programar citas de terapia ya sea por teléfono o a través del portal University HealthyHoos. Y aunque CAPS todavía se anuncia digitalmente, su disponibilidad parece estar casi totalmente reservada en el portal. Los estudiantes han expresado sus preocupaciones acerca de este tiempo de espera prolongado, señalando que toma semanas para finalmente recibir un lugar de cita. Además, el hecho de que la Universidad haya seguido ignorando este tema ilustra lo invisibles que son las necesidades de los estudiantes.

La necesidad de ampliar los servicios de salud mental no es nueva. De hecho, ha sido un problema constante durante más de una década. Russ Federman, el ex director de CAPS, testificó ante el Senado de EE.UU. en 2007 por mayores recursos de salud para combatir la afluencia de necesidades estudiantiles. Avanzando rápidamente a 2018, los estudiantes expresaron sus frustraciones con los tiempos de espera tanto que CAPS respondió contratando personal adicional. En la primavera de 2021, la Evaluación de Salud de la Universidad Nacional (NCHA) concluyó que el 78 por ciento de los estudiantes de pregrado y el 87,4 por ciento de los estudiantes de posgrado encuestados dijeron que consideran buscar ayuda de un profesional de salud mental. Hay más de 27.000 estudiantes en la Universidad y sólo 25 miembros del personal de CAPS que están tomando pacientes. Esto se traduce a un terapeuta por cada 1.080 estudiantes. Incluso si la mitad de esos estudiantes decidieran buscar ayuda - un número mucho menor de lo que sugiere NCHA - todavía sería inviable. Además, CAPS no provee servicios los fines de semana, lo que reduce su disponibilidad de citas. Si bien su sitio web proporciona un número de teléfono las 24 horas del día, los 7 días de la semana para llamar, su uso principal es para consultas de crisis y emergencia y no alivia la necesidad de sesiones de terapia general.

Tratar de programar una cita con CAPS es como ir al supermercado al final del día. Estás agotado mientras esperas en la fila para pagar, intentando equilibrar la torre de comestibles que has elegido. Excepto que, en este caso, los alimentos son sus preocupaciones de salud mental acumuladas, y en lugar de esperar minutos, está esperando semanas solo para llegar al frente.

Tomar la iniciativa para obtener ayuda para la salud mental es un logro personal tan importante que a menudo se pasa por alto en el ojo público. Entre navegar por el trabajo escolar, el impacto persistente de COVID-19 y tratar de darle sentido a la edad adulta, es vital para la Universidad satisfacer plenamente las necesidades de salud mental de los estudiantes. El presidente Jim Ryan y la directora de CAPS Nicole Ruzek no solo deben satisfacer estas necesidades, sino también celebrarlas. Hacer que los estudiantes esperen semanas enteras solo para acceder a la atención está lejos de ser una celebración. La disponibilidad de citas en persona en CAPS debe ampliarse para satisfacer la demanda. Ya sea que CAPS contrate más terapeutas, agregue lugares para citas los fines de semana o ambos, las demandas de los estudiantes deben cumplirse. Este problema ha persistido durante décadas y la falta de iniciativa organizada para lograr una recuperación rápida es decepcionante.

Para todos los que se han tomado el tiempo de ponerse en contacto con CAPS y buscar ayuda médica, sepan que su iniciativa y naturaleza proactiva no pasan desapercibidas, eso es algo en sí mismo de lo que hay que estar orgullosos. Ahora, le corresponde a la administración de la Universidad garantizar que todos los estudiantes tengan recursos y atención de salud mental accesibles y de calidad.

Grace Duregger es columnista de opinión de The Cavalier Daily. Puede ser contactada en opinion@cavalierdaily.com.

Comments