ASCH: Los demócratas necesitan sacar sus cabezas de las nubes

1599px-Sanders_presidential_campaign_kickoff,_May_2015_Bernie_Sanders_(24317249194)

Unfortunately leading progressives, like Bernie Sanders, have decided to double down on unrealistic left wing policies. 

Courtesy Wikimedia Commons

El artículo no expresa las opiniones o posiciones de los traductores. El artículo es una versión traducida del artículo que se encuentra a continuación:

http://www.cavalierdaily.com/article/2018/06/asch-democrats-need-to-get-their-heads-out-of-the-clouds

Escritor original: Jacob Asch

Traducido por: Jordan Brooks

Se ha discutido mucho sobre qué demócratas retarán al Presidente Donald Trump y se presentarán a la presidencia en 2020. Así que muchos nombres han sido arrojados alrededor de que parece como si los demócratas están a punto de tener una gran primaria con varios contendientes, al igual que los republicanos tenían en 2016. Aunque todos los candidatos potenciales tienen cualidades distintivas, muchos de los candidatos principales parecen estar usando una estrategia similar: complacer al ala más progresista del electorado al abogar por ideas de política insuperables y sorprendentemente partidistas. Algunas de estas políticas incluyen el cuidado de la salud y universidad gratuita para todos los que, como he mencionado antes, son políticas de bien significado, pero es increíblemente improbable que se conviertan en ley y es posible que no funcionen según lo previsto.

Desafortunadamente, los líderes progresistas han decidido duplicar las políticas poco realistas de izquierda al proponer legislación para financiar un programa de empleo garantizado. Específicamente, se han presentado dos piezas de la legislación de Bernie Sanders (Independiente de Vermont) y Cory Booker (Demócrata de New Jersey), aunque difieren en su carácter expansivo. Estas propuestas son una prueba de que muchos de los principales demócratas han decidido mostrar sus credenciales progresistas a la base a expensas de ofrecer soluciones a los problemas de este país que están fundamentados en los hechos. Analizar el programa de empleo garantizado propuesto en el contexto de la economía de Estados Unidos hoy hace que esta tendencia sea dolorosamente clara.

La idea detrás del programa de empleos garantizados es dar un trabajo a cualquiera que quiera uno en Estados Unidos con la esperanza de que, entre otras cosas, ayudará a aumentar los salarios y disminuir la desigualdad. Estos son objetivos nobles, pero una garantía de empleo no resolverá ningún problema eficazmente. Una de las principales razones es que la economía se encuentra en medio de una larga expansión y experimenta niveles extremadamente bajos de desempleo, tanto en su conjunto como entre los grupos minoritarios, y el desempleo afro-norteamericano alcanzó mínimos históricos el mes pasado. De hecho, los empleadores privados están informando de una escasez de trabajadores calificados, lo que les deja incapaces de llenar algunas vacantes y les pide que aumenten sus salarios. 

El gobierno también puede desempeñar un papel en el tratamiento de la creciente desigualdad en este país que continúa a pesar de nuestra reciente expansión económica. Para ello, es necesario aplicar políticas para garantizar que los que viven fuera de los códigos postales más ricos y urbanos tengan una oportunidad en el sueño americano. Algunos ejemplos de cómo se podría hacer esto incluyen el establecimiento de un programa de universidades comunitarias gratuitas como he mencionado anteriormente, la ampliación de los créditos de ingresos y de impuestos para niños, ayudando a las localidades a construir unidades de vivienda más asequibles, el cierre de las muchas lagunas en el código tributario que favorezcan a los ricos y proporcionen una opción de atención médica pública. Ninguna de estas ideas son radicales y van muy lejos en la solución de muchos de nuestros problemas económicos actuales.

Afortunadamente, varios demócratas están ofreciendo propuestas a este efecto. El candidato anunciado del año 2020, John Delaney (Demócrata de Maryland) se está ejecutando en este tipo de moderación. En el Congreso, los senadores Tim Kaine (Demócrata de Virginia) y Michael Bennet (Demócrata de Colorado) propusieron un programa de Medicare X para proporcionar una opción de salud pública para los estadounidenses. El ex vicepresidente Joe Biden también propuso una universidad comunitaria gratuita y la eliminación de ciertas disposiciones en el código tributario que favorecen a los ricos. Estas políticas son prácticas y tienen la capacidad de unir a todo el partido demócrata, e incluso traer algunos republicanos al redil.

Con el fin de convertirse en un partido exitoso, los demócratas deben ser capaces de crear una agenda que aborde los graves problemas que enfrenta este país y que probablemente se convierta en ley. Es esencial que la política pública no se convierta en una serie de palabras utilizados meramente para excitar la base. Para contrarrestar esa tendencia, los próximos líderes de los demócratas deben cambiar de rumbo. Si no lo hacen, los liberales no sólo ponen en peligro sus posibilidades de ganar en elecciones críticas, sino que también dificultan su gobierno en un sistema político concebido para fomentar el compromiso. Con muchos avances democráticos predecibles en 2018, los liberales tienen la oportunidad de hacer un cambio en este país y abordar muchos de sus problemas fundamentales: sería una lástima que lo desperdiciaran.

Jacob Asch es un editor de Opinión para el The Cavalier Daily. Él puede ser contactado en j.asch@cavalierdaily.com.
 

related stories