EDITORIAL: Con la llegada de los patinetes eléctricos, Virginia debe cambiar sus leyes con respecto a la negligencia

Teniendo en cuenta el aumento de los accidentes causados por los patinetes, debe de haber una manera más justa para recibir compensación de los daños.

0210-scooter-translation

Hace pocos meses dos compañías de patinetes eléctricos, Lime y Bird, lanzaron sus productos en la ciudad de Charlottesville.

Christina Anton | Cavalier Daily

El artículo no expresa las opiniones o posiciones de los traductores. El artículo es una versión traducida del artículo que se encuentra en este enlace.

Escritor original: el Consejo Editorial

En los últimos meses la seguridad de los vehículos eléctricos se ha convertido en un tema particularmente importante para la Universidad de Virginia, especialmente después de que Lime y Bird - dos compañías de patines eléctricos, lanzaron sus productos en la ciudad de Charlottesville. Aunque los peatones y ciclistas constituyen un porcentaje importante de los accidentes automovilísticos, otros vehículos como segways, cualquier tipo de patinetes eléctricos y patinetas regulares también forman parte de la ecuación. Esto queda claro viendo el aumento reciente en visitas a la sala de emergencia por la parte de los usuarios de los patinetes eléctricos en varias ciudades de los Estados Unidos. Dado que estos accidentes están sucediendo con una frecuencia alarmante, los individuos deben tener la habilidad de recibir compensaciones a base de su propio nivel de culpabilidad. Desafortunadamente, este proceso es demasiado exigente en Virginia.

En la secuela de un accidente automovilístico, el partido accidentado, sea un peatón, ciclista o usuario de un vehículo no motorizado, generalmente busca una compensación por la parte del demandado. Sin embargo, en Virginia las leyes de negligencia contributiva que gobiernan los accidentes automovilísticos indican que si el demandante es tan solo 1% responsable por la causa del accidente, este no puede demandar una compensación del otro partido. La negligencia concurrente es excesivamente severa, dado que si el demandante se encontrara ligeramente culpable estaría automáticamente excluido de recibir alguna compensación del demandado para pagar gastos médicos, daños materiales, o días de trabajo faltados a causa del accidente.

Aunque Alabama, Carolina del Norte, Washington D.C., Maryland y Virginia continúan aplicando el principio de negligencia contribuyente al emplear normas de culpa para casos de accidentes automovilísticos, el resto de los estados han abandonado la norma a favor de un principio de negligencia comparativa. La negligencia comparativa asigna compensación a individuos de acuerdo a sus proporciones respectivas de culpabilidad después de un accidente. Por ejemplo, si un peatón tiene el 15% de culpabilidad en un accidente, la persona será otorgado 85% de compensación por los daños. Tomando en cuenta que la negligencia comparativa aún considera el papel del demandante en un accidente automovilístico, esta norma adjudica gastos por daños de acuerdo a un principio mucho más justo que la negligencia contribuyente. Considerando la importancia de mantener la seguridad de los peatones tanto dentro y fuera del campus de la Universidad de Virginia, la Universidad debería solicitar que el estado de Virginia adopte leyes de negligencia comparativa para gobernar accidentes automovilísticos a fin de velar por la seguridad y la equidad al momento de la compensación. 

Unos legisladores recientemente hicieron la transición de la negligencia para adoptar unos estándares “modificados” de negligencia comparativa. Por ejemplo, Washington D.C. pasó el Motor Vehicle Collisions Recovery Act [Acto de la Recuperación de la Colisión de los Vehículos de Motor] en 2016, que sostiene que los peatones, ciclistas y usuarios de coches no motorizados pueden recuperar los daños y perjuicios después de un accidente automovilístico siempre y cuando estén debajo del 50% de la culpabilidad, aunque la negligencia contributiva todavía se aplica en los accidentes que involucran solamente automobiles. Aunque esta ley de “negligencia comparativa modificada” le prohíbe a los demandantes de recibir daños si están sobre el umbral de 51%, este estándar por lo menos provee la oportunidad para los demandados de cobrar unos daños siempre y cuando su nivel de culpabilidad no sea atroz. La ley también “expresamente conserva la doctrina de ‘la última oportunidad clara’, permitiendo al demandante de la negligencia contributoria recuperarse todavía si el acusado estaba en un puesto de observar el peligro del demandante y tenía la oportunidad de evitar el daño”. Además, el Consejo de la Ciudad de Washington, D.C. está otra vez intentando reformar las leyes de negligencia para considerar el Vulnerable User Collision Recovery Amendment Act of 2019 [el Acto de Enmiendo de la Recuperación de la Colisión de Usuarios Vulnerables de 2019] para permitir a los conductores de los vehículos con motores eléctricos como los patinetes y las bicicletas, para buscar daños debajo el estándar fijado en la ley de 2016.

Hacer estos cambios legislativos es particularmente importante para la comunidad de la Universidad, especialmente considerando la propensión de los estudiantes universitarios de portarse imprudentemente. Aunque Lime y Bird sugieren que los usuarios usen casco, pocos estudiantes cumplen con esta sugerencia. Algunos estudiantes también fallan a reconocer los peligros de seguridad que surgen cuando más de una persona anda en un patinete. Además, se prohíbe andar en las aceras dentro y fuera del campus de la Universidad y de andar en estos patinetes mientras están bajo la influencia de las drogas o el alcohol. Aunque todos estos escenarios involucran varios niveles de negligencia por parte del usuario del patinete, no debe ser prohibido recibir alguna recompensa como resultado, especialmente si el otro individuo involucrado en el accidente fuese negligente también.

La legislatura estatal de Virginia tiene la responsabilidad de pasar y mantener las leyes que sean justas y de principios. En este momento, las leyes de Virginia con respeto a la negligencia contributiva son injustas porque no deja que los acusados reciban compensaciones aún siendo poco culpables en un accidente. Para mantener la seguridad de los estudiantes y la comunidad, especialmente dada la aumenta de los patinetes en Charlottesville, la Universidad de Virginia debe solicitar al estado de Virginia adoptar leyes de negligencia comparativa como un modo de asegurar un estándar razonable para alocar daños compensatorios.

El Consejo Editorial de Cavalier Daily está compuesto por el Editor Ejecutivo, la Jefa de Redacción, los dos Editores de Opinión y sus Asociados Superiores. La junta puede ser contactada mandándoles un correo electrónico a eb@cavalierdaily.com.

related stories