Y tú, ¿cuántas horas dormiste anoche?

str-031519-hoursnight

El columnista de comedia Heath Yancey describe la moneda de nuestra generación, no dormir.

Cortesía de Startup Stock Photos

El artículo no expresa las opiniones o posiciones de los traductores. El artículo es una versión traducida del artículo que se encuentra a continuación: enlace

Escritor original: Heath Yancey

Traducido por: Maria Aguilar y Josefina Waquin

A medida que las personas crecen, la moneda social que determina quién entra y quién sale evoluciona constantemente, dejando a muchas personas en el polvo tratando de mantenerse al día con las tendencias de la época. Para muchos de nosotros, cuando pensamos en la primaria y la secundaria, nos acordamos de Bakugan y Silly Bandz, y de la cantidad de tiempo y dinero que gastamos intercambiando y comprando estos artículos para impresionar a todos nuestros compañeros. Todos deseábamos tener aquello que nadie más tenía. Todo esto formaba parte de nuestra tendencia de preocuparnos por ser ‘cool’, o sea ser respetado y admirado por los demás. Ahora, la mayoría de nosotros se emociona cuando pensamos en lo que el futuro nos traerá. Nos emociona pensar en el momento en el que estos artículos que tanto anhelamos se convertirán en casas, coches, vacaciones en lugares exóticos y un buen sueldo. Pero hasta ahora estamos en limbo. Ya no queremos aquello que queríamos cuando éramos pequeños, pero aún no llegamos a esa etapa futura en nuestras vidas. Entonces, ¿qué hacemos? Por ahora hacemos lo que podemos con lo que tenemos, nosotros superamos a todos los que están a nuestro alrededor a través de la nueva moneda, la falta de sueño, y mientras menos duermas, más ganas.

En un mundo en el que estar involucrado lo es todo, quedan pocas oportunidades de encajar con nuestros compañeros. Si quieres impresionar a tus amigos, habla sobre lo poco que dormiste anoche. Hay aquellos que dicen que lo que cuenta es formar parte de una organización prestigiosa, o entrar en una sociedad secreta o una carrera selectiva. Considerando que hay tantas actividades distintas en la Universidad, el único club en el que todos podemos entrar es el club de no dormir. Tener ojeras significa haber ido a batalla, un bostezo simboliza tu grito de guerra contra la noche, y tu arma es la cafeína. Tu ejército está compuesto de esos compañeros con los que compartes la biblioteca abierta las 24 horas. Una interacción tiene significado solamente si el tema de discusión es cómo no haber dormido en toda la noche hace una semana ha arruinado tu ciclo de sueño durante los siguientes diez días; o si hablas de todas las horas de sueño que perdiste a causa de tu parcial de sociología. 

La mejor manera de hablar con tus amigos sobre tus horarios de sueño horribles comienza con tu atuendo. Para las muchachas, las polainas y una sudadera son el camino a seguir. La mayoría piensa que la gente solo sabrá que te quedaste despierta toda la noche si no hiciste el esfuerzo de maquillarte por la mañana. Falso. ¡La mejor estrategia para poner a todos celosos es usar tu maquillaje del día anterior! Para los hombres, el mejor look es un pantalón de pijama y algún tipo de zapato sin cordones, ya sean sandalias o pantuflas. Los hombres no tienen el lujo de poder usar el maquillaje de ayer, por lo que tienen que compensarlo con su incapacidad de siquiera atarse los zapatos. Para ambos chicos y chicas, asegúrense de lucir sus lentes si los tienen. Muéstrenle al mundo que no tenían la energía para ponerse los lentes de contacto. Todos admirarán lo poco que dormiste, y querrán ser como tú. 

Asegúrate de aprovechar todas las oportunidades que puedas para hablar sobre cuánto trabajo tienes que hacer y cuánto tiempo de tu noche será consumido por tus obligaciones y trabajo académico. Siempre estudia en lugares públicos. En cada grupo al que te unas, querrás establecer dominio sobre los miembros de tu grupo diciéndoles lo poco que dormiste la noche anterior para terminar todas las cosas que tenías que hacer. Sonará como si estuvieras quejándote, pero verán tu estrategia por lo que realmente es: les estás diciendo que eres superior a ellos. Asegúrate de enumerar todas las formas alternativas y normales de cafeína que consumes para continuar.

Para aquellos que no estén convencidos o interesados en cómo los ven los demás, tengan en cuenta que las Facultades de Comercio y de Batten, las pasantías e incluso las escuelas profesionales están considerando colectivamente el promedio de horas de sueño para calificar la participación y ética de trabajo del estudiante. ¡Si estás durmiendo, claramente no estás trabajando lo suficiente! Las compañías de Fortune 500 han declarado que es una de las mejores cosas que puedes discutir durante una entrevista para demostrar tu dedicación. A pesar de que la vida profesional y social de la Universidad pueden ser difíciles de navegar, ten la seguridad de que una buena manera para asegurar que la gente sepa que eres de los mejores es que se presuma continuamente que no duermes. Funciona siempre. Dulces sueños.

Heath Yancey es un Columnista de Humor en The Cavalier Daily. Puede ser contactado por  humor@cavalierdaily.com.

related stories