Profesor visitante alemán incapaz de ingresar a los EE.UU., visa demorada indefinidamente

El distinguido erudito alemán Hajo Funke había planeado venir a la Universidad para impartir dos cursos de populismo de derecha y de la memoria colectiva política esta primavera.

str-021720-germanprof
Funke había viajado previamente a Irán para visitar a la familia de su esposa y con fines académicos. Courtesy Wikimedia Commons

El artículo no expresa las opiniones o posiciones de los traductores. El artículo es una versión traducida del artículo que se encuentra a continuación: enlace

Escritor original: Emma Scales

Traducido por: Diana Albarracin

El politólogo alemán Hajo Funke, profesor distinguido visitante del departamento alemán Max Kade, no puede ingresar a los Estados Unidos para enseñar en la Universidad porque el Departamento del Estado aún no le ha emitido una visa. Funke actualmente enseña dos clases junto con Jeffrey Grossman, el presidente del departamento alemán, sobre populismo de derecha extrema en Berlín a través de videoconferencia.

La investigación de Funke se centra en la cultura política en la Alemania moderna y el extremismo de la derecha. Funke es un intelectual público activo, y en noviembre recibió la Federal Cross of Merit  [Cruz del Mérito Federal] Alemana por su trabajo. 

"Conozco Charlottesville desde mi última estadía como un lugar maravilloso y agradable y aún más por los colegas y estudiantes", dijo Funke. 

Sus dos cursos, "Populismo de extrema derecha y la derecha extremista" y "Memoria histórica-política", están enlistados en los departamentos de Política y Alemán. Ambos continúan con la ayuda de Grossman y un asistente graduado que será contratado en breve. 

Grossman, quien tiene una larga relación profesional y amistad con el profesor Funke, acordó co-enseñar los cursos de Funke después de que su visa fuera retrasada. 

"Es desafortunado, es un hombre brillante y extremadamente conocedor, muy articulado, muy amigable", dijo Grossman. "También es muy triste, creo, que los estudiantes se pierdan esto".

Después de recibir una invitación oficial de la Universidad el 11 de noviembre, Funke presentó toda su información y los documentos correspondientes al Consulado de los Estados Unidos en Berlín para solicitar una cita. Presentó su pasaporte el 10 de diciembre con una solicitud de visa J-1 - Visitante de intercambio, categoría de no inmigrante que permite viajar a académicos o profesores que participan en programas de intercambio cultural. Funke recibió más preguntas del Consulado ese mismo día, pero antes de que pudiera enviar sus respuestas, se le devolvió el pasaporte con una carta que indicaba que su visa requeriría un "procesamiento administrativo adicional" que tomaría entre tres y seis meses adicionales.

Hasta la fecha, Funke no ha recibido más información o una explicación ni del Departamento del Estado, ni del Consulado. 

"No se le ha dado una razón ... sospechamos que es porque tiene un sello de Irán en su pasaporte", dijo Grossman. 

Funke había viajado a Irán recientemente para visitar a la familia de su esposa y con fines académicos. 

Sin embargo, utilizó el mismo pasaporte, con el sello de Irán, para solicitar una visa J-1 en el 2018, la cual se le otorgó rápidamente. Tuvo un período de dos meses como investigador en el Instituto Americano de Estudios Alemanes Contemporáneos en Washington, DC.

Allí, la investigación de Funke culminó en un artículo que hace comparaciones entre los eventos extremistas de derecha que ocurrieron en Charlottesville en agosto del 2017 y aquellos de Chemnitz, Alemania en agosto del 2018. Se produjo una reacción violenta contra los inmigrantes en Chemnitz cuando un solicitante de asilo iraquí y sirio fue acusado de un ataque mortal contra un hombre alemán. Las protestas neonazis estallaron en las calles, revelando la frustración de los extremistas de la derecha hacia la afluencia de inmigrantes que han ingresado a Alemania desde que se abrieron sus fronteras en el 2015.

Su artículo enfatiza las repercusiones públicas y políticas de estos eventos y destaca la amenaza que estos movimientos crean contra la democracia. El artículo también es muy crítico de la respuesta del presidente Donald Trump a la manifestación Unite the Right  [Unan a la Derecha] y su bienvenida de recepción por parte de líderes extremistas, describiendola como una "vindicación". 

"El hecho de que el pasaporte haya sido devuelto durante tres meses sin más explicaciones, independientemente de mis declaraciones escritas adicionales, me parece inconsistente y parece ser una expresión de la creciente arbitrariedad de las instituciones involucradas", dijo Funke. "En cualquier caso, esto despierta sospechas sobre el tratado equitativo que espero".

Grossman especula que la causa de la demora de la visa "tiene que ser" el sello iraní en su pasaporte, pero también plantea la preocupación de que podría deberse a su investigación sobre el extremismo de la derecha. 

"Tiendo a pensar que es menos posible... pero nunca se sabe ... especialmente porque no nos dirán nada", dijo Grossman. 

Los profesores universitarios de la Oficina del Provost y la Oficina del Decano de Humanidades han escrito cartas al Consulado y al Departamento del Estado, pero según Grossman, no han recibido una respuesta significativa.

El año pasado, la última vez que Funke obtuvo una visa J-1, ha habido una creciente preocupación por los retrasos en las visas tanto para profesores como para estudiantes internacionales. El artículo del New York Times de junio del 2019 detalla las consecuencias negativas de estos retrasos crecientes, incluyendo la pérdida de empleo, las dificultades financieras y el retiro de clases. 

"[Funke] quería venir a Charlottesville", dijo Grossman. "Es lamentable en términos educativos para nuestros estudiantes aquí en la Universidad de Virginia, pero el problema mayor que representa también es, por supuesto, muy inquietante y preocupante".  

related stories