Estudiantes preocupados por la falta de acceso al internet y seguridad laboral durante la transición a clases en línea

Un vistazo a cómo los estudiantes y los profesores se están adaptando a nuevas reglas de la Universidad

str-031920-onlinetransitionconcerns
Se alienta a los estudiantes que no tienen acceso a WiFi a que busquen una ubicación alternativa que disponga de WiFi o que pidan a su proveedor celular un punto de acceso a WiFi. Emma Klein | Cavalier Daily

El artículo no expresa las opiniones o posiciones de los traductores. El artículo es una versión traducida del artículo que se encuentra a continuación: enlace

Escritor original: Patrick Roney

Traducido por: Carla Betancourt y MJ Corvalan

Hace dos semanas, Skylar Wampler, una estudiante de la Facultad de tercer año, asistía a clases en Grounds y trabajaba 20 horas a la semana para pagar la renta de un apartamento fuera de Grounds. Ahora, debido a la respuesta de la Universidad a la propagación del COVID-19, que incluye continuar el resto del semestre en línea y posponer los Ejercicios Finales, Wampler y todos los demás estudiantes tendrán que adaptarse a un nuevo estilo de vida. 

Para Wampler, eso incluye volver a su ciudad natal rural para asistir a clases en línea con un acceso a internet poco confiable mientras trabaja para pagar la renta de una vivienda que ya no usa. 

“Se siente raro seguir pagando la renta de un lugar donde no vivo”, dijo Wampler. 

La situación de Wampler exemplifica una de las muchas historias en una universidad que se ajusta a una pandemia que ha alterado las actividades de todo el mundo. 

“Es bastante difícil para algunos estudiantes, yo incluida, saber cómo continuar y manejar los cambios que están ocurriendo”, dijo Wampler. 

Acceso al internet 

Uno de los mayores cambios creados por la respuesta de la Universidad al COVID-19 será un cambio a instrucción virtual, un método de enseñanza que transmitirá los cursos de la Universidad en línea a través de Zoom, una aplicación de video y audio conferencia. Sin embargo, esta solución requiere que los estudiantes tengan acceso a una conectividad confiable. 

El Profesor Asociado de Estudios de Medios Christopher Ali actualmente investiga la norma con respecto a la accesibilidad de áreas rurales a la banda ancha, la transmisión de información digital de alta capacidad de una conexión a Internet. Ali está preocupado por los estudiantes que tal vez no tengan acceso a banda ancha de calidad, que él define como una banda ancha que admite una conexión a Internet siempre activa que ejecuta descargas y cargas de 100 megabits por segundo, porque no tendrían un sistema que permita clases en vivo via Zoom. 

“No podrían participar en clases en vivo”, contó Ali a The Cavalier Daily. “Qué significa eso para su experiencia educacional? Creo que en este apuro a usar Zoom no hemos tomado en cuenta todas las capacidades o habilidades de banda ancha de nuestros estudiantes”.

Según Broadband Now, el nueve por ciento de los habitantes de Virginia no tienen acceso a la banda ancha por cable, lo que afecta particularmente a las comunidades más al sur. 

El lunes, la Universidad subió respuestas a las preguntas de tecnología de los estudiantes, incluyendo qué hacer si un estudiante no tiene acceso a una computadora o WiFi. Se alienta a los estudiantes que no tienen acceso a WiFi a que busquen una ubicación alternativa que disponga de WiFi o que pidan a su proveedor celular un punto de acceso a WiFi. Los estudiantes también pueden completar una solicitud para Servicios Financieros de Estudiantes para pedir ayuda para cubrir los costos relacionados a la tecnología. 

Ali mencionó que la dependencia de la Universidad en elegir instrucción virtual podría imponer un problema para estudiantes como Wampler, cuyos hogares no tienen internet de alta velocidad. Para completar su trabajo académico durante la transición a instrucción virtual, tendrá que ir a la biblioteca de su iglesia local, una decisión que teme que pondrá en peligro a su comunidad debido a la capacidad de COVID-19 de infectar a las personas fácilmente.

“En términos de logística, como manejar sesiones de Zoom, tuve que encontrar lugares locales en mi comunidad a los que puedo ir para tener acceso al internet”, dijo Wampler. “Entonces siento que, de alguna manera, estoy poniendo más en riesgo a mi propia comunidad al salir de Charlottesville”.

Ali sugirió que una solución al acceso de internet poco confiable de Wampler sería que la Universidad pusiera a disposición puntos de acceso al internet. De hecho, algunas bibliotecas en áreas rurales, pero no la de Wampler, ya tienen puntos de acceso a internet disponibles para compensar por la mala conexión en sus áreas. 

“Esta estudiante no puede simplemente hacer que ese [punto de acceso al internet] exista”, dijo Ali. “Como comunidad universitaria, tenemos que hacer que eso suceda para ella, y es por esto que necesitamos tener este tipo de conversaciones, y debemos asegurarnos de que la estudiante no sea privada de su experiencia educativa”.

Calidad educativa

En cuanto a la experiencia educativa, el estudiante de la Facultad de quinto año Mark Felice no cree que sus seminarios de política y cursos de aprendizaje basados en discusiones se imparten también a través de la instrucción virtual. Le preocupa la capacidad de algunos profesores para administrar la tecnología en la que ahora la Universidad confiará para educar a los estudiantes.

"Creo que la mayoría de la gente en U.Va. estaría de acuerdo en que muchos de sus profesores ... no son expertos en tecnología", dijo Felice. "Así que la transición a cursos totalmente en línea plantea muchos desafíos, especialmente si eres alguien como yo ... en los cursos de política de nivel superior que se concentran en discusión, donde es realmente difícil hacer todo en línea cuando estoy tratando de interactuar con material y también compañeros de clase".

Para contrarrestar preocupaciones como la de Felice, Ali quiere que los estudiantes sepan que a los profesores se les sugirió asegurar que la experiencia del estudiante no sea comprometida durante la transición. Ali mencionó que las bibliotecas organizaron talleres el lunes para ayudar a los profesores en la creación de cursos en línea. De lo contrario, la Universidad ha confiado en los profesores para guiarse a sí mismos y los estudiantes en la siguiente fase de las clases.

"Desde el lado del profesor, estamos haciendo todo lo que podemos", dijo Ali. "Estamos haciendo lo mejor que podemos para asegurarnos de que nuestros estudiantes obtengan lo que creemos que necesitan de nuestros cursos para seguir adelante. Pero todos estamos haciendo lo mejor que podemos. Sé que pasaré la mayor parte de la próxima semana adaptando mis cursos a una experiencia en línea, pero también asegurándose de que mi experiencia en línea coincida con lo que mis estudiantes pueden acceder".

Wes Hester, director de relaciones con los medios de comunicación y portavoz adjunto de la Universidad, declaró que la Universidad está ayudando a la facultad durante la transición. Por ejemplo, cada escuela tiene un contacto designado para la asistencia de la facultad, además de los esfuerzos actuales de cada escuela para agrupar herramientas para la instrucción virtual.

La Universidad también ha reunido recursos para que la facultad ayude con la instrucción virtual, incluyendo una lista de verificación de los requisitos tecnológicos de los Servicios de  Información de Tecnología, que explica cómo conectarse a WiFi y Zoom, así como consejos que describen cómo prepararse para las sesiones en línea y las aplicaciones que los profesores deben utilizar. Hester también mencionó que el Centro para la Excelencia Docente llevará a cabo sesiones que notan cómo los instructores de la Universidad pueden maximizar su instrucción educativa.

Seguridad laboral

Además de ser un estudiante a tiempo parcial, Felice también trabaja hasta 40 horas a la semana como camarero en el Corner y en una sala de cine cercana. Sin embargo, debido a la amenaza COVID-19, cree que el restaurante puede cerrar cualquier día de estos, por lo que está preocupado sobre su fuente de ingresos.

"Durante la última semana he estado contemplando irme", dijo Felice. "Sé que varias personas en mi lugar de trabajo se sienten de la misma manera. Ya hemos tenido gente hablando de irse o ya se han ido porque están preocupados por pagar la renta o las necesidades básicas de la vida".

Después de la entrevista, Felice fue despedido y la sala de cine cerró hasta nuevo aviso.

Mientras Felice estaba ansioso por perder su trabajo que depende de que clientes compren bebidas, finalmente quiere que los estudiantes que quieren salir de fiesta en el Corner piensen en los efectos de sus acciones. El Centro para Control de Enfermedades sugiere que el distanciamiento social es la mejor manera de prevenir la propagación del COVID-19, y la administración universitaria, al igual que otras escuelas de todo el país, ha sugerido fuertemente a los estudiantes a abandonar Grounds. Este anuncio incluyó la cancelación de todos los eventos de la Universidad de 100 personas o más. Sin embargo, los estudiantes han seguido reuniéndose en grupos grandes tan tarde como el martes por la noche.

"Piensa en las implicaciones de lo que estás haciendo y en cómo hay muchos estudiantes que van a tener que volver a casa y que financieramente no pueden permitírselo", dijo Felice. "Hay muchos estudiantes que tienen que trabajar a tiempo parcial y a tiempo completo además de ir a la escuela y que están siendo afectados por esto. No seas estúpido".

Wampler dijo que quería tomar una decisión bien informada sobre dónde alojarse durante la suspensión de las actividades en Grounds. Decidió regresar a casa, lo que a pesar de sus dificultades, sabe que es la opción que protege a la mayoría de las personas.

"Me siento muy fuertemente sobre el hecho de que necesitamos limitar el contacto tanto como sea posible", dijo Wampler. "Creo que todos nosotros como estudiantes, una parte de esta comunidad, tenemos la responsabilidad de practicar alejándonos unos de otros. No quiero que mis lazos con mis amigos en Charlottesville pongan a nadie más en riesgo".

related stories