The Cavalier Daily
Serving the University Community Since 1890

REED: El autogobierno estudiantil sin restricciones no conduce a la democracia

La controversia reciente en torno al Comité de Honor debería dejarnos preocupados por la validez de la representación estudiantil y la extralimitación organizativa

El artículo no expresa las opiniones o posiciones de los traductores. El artículo es una versión traducida del artículo que se encuentra a continuación: enlace

Escritor original: Kyle Reed

Traducido por: Carla Betancourt y Pablo Calvo

Durante los últimos meses, Andy Chambers, presidente del Comité de Honor y estudiante universitario de cuarto año, ha sido la causa más notable de estancamiento en el Comité de Honor, afectando directamente a tres de las organizaciones estudiantiles más importantes de la Universidad. Entre su negación a modernizarse y adaptarse a las demandas de los estudiantes, retrasando las donaciones a Ayuda Mutua de U.Va. y el obstruccionismo de la Junta de Elecciones de la Universidad (concocida como la UBE), las Cámaras han interrumpido gravemente el flujo de autogobierno estudiantil. Por muy tentador que sea culpar al propio Chambers, el problema más importante aquí es que existe una posición de poder en la Universidad que permitiría que un solo estudiante tenga este nivel de influencia.

El autogobierno es muy apreciado por la administración y el alumnado de la Universidad. Se podría argumentar que sus patrones de delegación y burocracia modelan el sistema federal de la nación que todos conocemos y amamos. El problema es que este sistema tampoco le sirve a la gente. Cuando un individuo se aprovecha de su influencia, llega el momento de cuestionar la eficacia y la equidad de nuestros sistemas existentes.

La disfunción del Comité de Honor y su rechazo a cambiar es flagrante: la cantidad desproporcionada de estudiantes de minorías que se informa cada semestre conduce al castigo desproporcionado de esos mismos estudiantes. Cuando UBE instaló cambios para aumentar la accesibilidad y la eficacia de la votación, se citó a Chambers diciendo: “ambos cambios están abaratando el autogobierno de los estudiantes y las salvaguardas establecidas en las instituciones”. ¿Los cambios propuestos? Rebajar las firmas requeridas para una petición de referéndum y permitir firmas virtuales. Luego, Chambers declaró que si se aprobaba la petición, votaría no por los vicepresidentes de UBE propuestos, convirtiéndose efectivamente en un miembro no activo y ocupando espacio en la Junta.

Otra controversia este otoño se centró en la eliminación propuesta de la expulsión como sanción por una violación de Honor. Debido a la sanción desproporcionada de los estudiantes de minorías por parte del Comité, uno pensaría que sería una obviedad detener la expulsión: un sistema que sirve para expulsar a estudiantes de minorías a una tasa más alta que sus contrapartes blancas debe ser desmantelado. Sin embargo, Chambers se negó a permitir que los miembros del Comité asistieran y votaran virtualmente durante las reuniones, lo que impidió que se aprobaran referéndums.

Este es un patrón de comportamiento de Chambers, ya que retrasó significativamente donaciones importantes a la Ayuda Mutua, un fondo que entrega becas a estudiantes que necesitan libros para cursos, comida, renta y otras necesidades. Chambers teme que los miembros del Consejo Estudiantil se interpongan a los referéndums del Comité que no quiere que se aprueben. Si bien es poco probable que los comentarios de Liu tengan un efecto en los procedimientos del Comité, al restringir el flujo efectivo a la Ayuda Mutua, Chambers efectivamente compró el silencio. 

Mientras que sea tentador simplemente pedir la renuncia de Chambers para resolver los problemas de Honor, el punto importante aquí es que cualquier reemplazo tiene el mismo potencial de obstruccionismo. Cuando un individuo tiene el poder de bloquear la UBE, interrumpir las becas a los estudiantes necesitados y negar un castigo más justo y equitativo a los estudiantes acusados de infracciones de Honor, nuestro sistema de autogobierno ya no sirve al grupo estudiantil- está sirviendo a aquellos que participan por su propio interés. 

No tengo ninguna duda de que a la mayoría de los estudiantes les gustaría ver que la financiación de la Ayuda Mutua sea consistente y no esté atada a la política de la Universidad. Tampoco tengo ninguna duda de que a la mayoría de los estudiantes les gustaría ver la eliminación de la expulsión de sanción única. Pero si el presidente del Comité de Honor puede evitar que cualquiera de estos temas llegue a votación, la Universidad no puede pretender ser una democracia estudiantil. El autogobierno sin nuestro aporte – o incluso el aporte de otros funcionarios estudiantiles – es solo gobierno, y es un gobierno que salió mal.

No estoy abogando por la eliminación del gobierno estudiantil. De hecho, apoyo todo lo contrario. Eliminar la influencia de estos puestos mediante la desburocratización de estas instituciones permitiría una mayor participación de los estudiantes. Ser juzgado por un jurado de sus compañeros, en este caso, otros estudiantes universitarios, tiene sentido, pero sólo cuando esos estudiantes no están en un viaje de poder. Sacar a un estudiante de la Universidad afecta toda su vida. Tal como están las cosas, los estudiantes que hacen trampa en los exámenes reciben la misma sentencia que alguien declarado culpable de agredir sexualmente a otra persona. El segundo innegablemente debería eliminarse, pero ¿El primero?

Examinar a estos funcionarios estudiantiles antes de que lleguen a su puesto es casi imposible. Este no es un problema que se pueda resolver con la intervención – debe resolverse mediante la prevención. Cuando los líderes estudiantiles tienen la capacidad de impedir que otros reciban asistencia financiera o participen plenamente en la política universitaria, es hora de devolver el poder al cuerpo estudiantil. Habrá otro estudiante dispuesto a preservar la tradición y evitar que la equidad y la justicia se arraiguen en la política universitaria. No podemos darnos el lujo de permitirlo.

Kyle Reed es un alumno de tercer año en el Colegio de Artes y Ciencias. Lo puedes contactar a través de opinion@cavalierdaily.com

Comments

Latest Podcast

Today, we sit down with both the president and treasurer of the Virginia women's club basketball team to discuss everything from making free throws to recent increased viewership in women's basketball.