HESS: The New College Curriculum [el Nuevo Currículo de la Facultad] no es la respuesta

El Nuevo Currículo de la Facultad no beneficia a los estudiantes; de hecho, es una manera de perder el tiempo y los recursos de la Universidad y una pérdida de tiempo y oportunidades para los estudiantes.

str-101519-newcurriculum

Escritor original: Hunter Hess

Traducido por: Caroline Narvaez y Christine Siu 

El semestre pasado, escribí una columna sobre los problemas del Nuevo Currículo de la Facultad, lo cual busca unir los currículos Tradicional y Forum. El escritor Noah Strike publicó una respuesta defendiendo el Nuevo Currículo e incluso reclamó que debería ser adoptado por completo en la Facultad. Aunque el currículo ofrece una nueva forma para satisfacer los requisitos de la educación general, los beneficios son pocos. De hecho, el currículo resulta en complicaciones en los horarios académicos y fuerza los estudiantes a inscribirse en actividades insatisfactorias. El Nuevo Currículo está hecho para dedicar más tiempo a la creatividad y exploración en las académicas, pero lo que crea es una barrera para que los estudiantes se involucren en nuevas materias y que salgan de sus zonas de comodidad. 

El 18 de octubre, los miembros de la Facultad darán sus votos para la implementación del Nuevo Currículo. El voto determinará si el Nuevo Currículo se implementará completamente en la Facultad, o si su mandato terminará en el año 2023. El Nuevo Currículo es un programa relativamente nuevo, empezó cuando los estudiantes de la clase 2021 se ingresaron en la Universidad. Los dos componentes esenciales para este programa son los <Engagements> y <Literacies and Disciplines>. El componente de Engagements son cuatro cursos que requieren la participación activa, innovativa, y divertida durante un semestre del año académico. Los Literacies and Disciplines son cursos parecidos a los del currículo Tradicional. Aunque la intención es matricularse en cursos en cada área, el componente de Engagements en el Nuevo Currículo lo hace difícil. 

La implementación del currículo en la Facultad sería un error bastante grande porque impone un currículo desorganizado y limitante para los estudiantes. Cuando comencé en la Universidad, estaba emocionada por el Nuevo Currículo, pero después de terminar mi primer año era claro que yo, y muchos otros, hice un error en no escoger el Currículo Tradicional. 

El componente de Engagements da poco valor académico para los estudiantes. Ellos deben de matricularse en un curso en cada de las áreas de Engagements: estética, diferencia, ética y empirismo. Aunque los nombres suenan atractivos, hay pocas diferencias entre la estructura de estos cursos y los otros cursos ofrecidos por la Facultad. Varias veces, los profesores están obligados a apresurarse a completar los temas, dejando a los estudiantes con una comprensión muy baja del tema u obligando a los profesores a asignar una cantidad excesiva de lecturas por semana para cubrir una cantidad adecuada del material.

Aparte de los problemas con el material del curso en sí, las clases también plantean un gran problema para los horarios académicos. Dado que sólo son cursos de medio semestre, los estudiantes típicamente deben hacer un horario con cada curso de Engagement a horas diferentes, bloqueando los estudiantes con dos periodos de setenta y cinco minutos en sus horarios, donde podrían estar tomando otros cursos que les interesan o cumplen sus requisitos del programa. Estos cuatro créditos dedicados a los Engagements cada semestre quitan tiempo costoso que podría ser utilizado para explorar la amplia variedad de clases de la Facultad y fuerza a los estudiantes a tomar clases breves, apagados y totalmente decepcionantes. Estos cursos también no ayudan a los estudiantes que están indecisos sobre sus especialidades porque los tópicos son a menudo tan abstractos y generales que no pueden captar el sujeto en cuestión.

El Nuevo Currículo de la Facultad está tratando de mejorar — este año, quitó las sesiones de discusión que eran impopulares para los estudiantes de primer año. Reemplazaron esas sesiones y crearon grupos de laboratorio, en los cuales los estudiantes trabajan a través del año para formular un proyecto de investigación detallado, pero más bien parecen estar tan desorganizados como los cursos de Engagement. Los grupos no están en el mismo curso todo el año — haciendolo dificil a reunirse, y la guía que reciben en sus proyectos es muy escasa y todavía no es útil. Mientras que los laboratorios pueden ser nuevos, el Nuevo Currículo de la Facultad no parece haber preparado lo suficiente para instituirlos adecuadamente, dejando los estudiantes perjudicados por el currículo. Intentos por la administración del programa a tener discusiones de mentalidad abierta y expandir el visión del mundo de los estudiantes resultó ser apresurado e improductivo.

Las partes del Nuevo Currículo de la Facultad que lo hace diferente comparado con el Currículo Tradicional es que son desorganizadas, no deseadas por los estudiantes y simplemente confusas. Queriendo avanzar la educación es una noble aventura, pero forzando a los estudiantes a participar en un currículo que es desorganizada y limitante está tomando la educación en contramano. La Facultad de Artes y Ciencias debe votar a terminar el programa pilota del Nuevo Currículo y regresar al tablero de dibujo para buscar otra opción potencial para probar en el futuro. El Nuevo Currículo de la Facultad fue un experimento interesante, pero ha fallado la clase de 2023 en la Facultad de Artes y Ciencias — es hora de dejarlo ir.

Hunter Hess es un columnista de opiniones para The Cavalier Daily. Se puede contactar por opinion@cavalierdaily.com

related stories