GRIM: Hay que cambiar el nombre de Hereford College [El dormitorio residencial Hereford]

El viejo presidente de la Universidad Frank Hereford se puso continuamente en contra del progreso.

str-021720-hereford
Con decir que Hereford merece ser reconocido, la Universidad refunde su legado. Daniel Ahn | Cavalier Daily

El artículo no expresa las opiniones o posiciones de los traductores. El artículo es una versión traducida del artículo que se encuentra a continuación: enlace

Escritor original: Adam Grim

Traducido por: Aldo Barriente

En el 1970, según un reportaje en marzo del mismo año por The Cavalier Daily, el presidente de la Universidad Edgar Shannon condenó la política del ejército americano en la región del sudeste asiático por medio de un discurso. Esta acción por Shannon causó descontento estudiantil hacia la decisión del presidente Richard Nixon de invadir a Camboya. Este discurso llegó después de reticencia del presidente Shannon de criticar la administración presidencial, pero aun así fue un momento de valor político. Ese mismo mes, el Board of Visitors [la Junta de Visitantes] casi decidió despedir el presidente Shannon, pero la decisión no pasó por un voto.

No fue hasta el 2013 que la Universidad decidió nombrar un dormitorio en su honor. Décadas después, la Universidad nombró un dormitorio residencial en el nombre del siguiente presidente, Frank Hereford Jr. Hereford era el quinto presidente de la Universidad, quien tuvo el puesto del 1974 hasta el 1985, pero quien también era un presidente con política ingenua o incapaz. Estas dos cualidades muestran las razones por las cuales no merece un dormitorio en su nombre.

Hereford tuvo algunos éxitos notables, como, por ejemplo, una campaña beneficiosa de capital, un aumento de estudiantes de grupos minoritarios, y la creación del Office of Afro-American Affairs [Centro de Asuntos Afro-americanos]. A pesar de sus éxitos, los fracasos de Hereford son inculpatorios. Hasta el 1976, Hereford se quedó en un club de campo restringido a los blancos a pesar de oposición del público. También engañó a estudiantes para que no fueran al Minority Affairs Open Forum [el Foro Abierto de Asuntos de Minoridades] hecho por la Junta Estudiantil en al 1975. Además, corrió a periodistas estudiantiles fuera de Grounds, y consideró el despido de Bob Elkins, un Resident Advisor  [assistente de residencia] por ser homosexual.

La manera de defender los edificios nombrados en el nombre de las figuras históricas problemáticas normalmente se basa en lo que se permitía en su tiempo. Esta defensa explica que porque la esclavitud, la eugenesia, y la discriminación racial antes eran lo normal y lo aceptado, nombrar edificios en honor a dueños de esclavos, de eugenistas, y personas que apoyaban la discriminación racial muestra el problema con su tiempo, no el de nosotros. Esta manera de racionalizar es dudable, ya que quita la culpa histórica de todos. Además, es engañoso porque muchos no lo aplican al pasado reciente. Nadie lo aplica a personas como Hereford.

Como la esclavitud de Jefferson, la eugenesia del primer presidente de la Universidad Edwin Alderman, y la segregación del tercer presidente Colgate Darden, algunas políticas de Hereford fueron dañosas en su tiempo pero siguen afectando el presente. A pesar del progreso en cada sucesor de la presidencia de la Universidad, Hereford representó una pérdida de progreso comparado a su antecesor, quien implementó la educación mixta, resignó su membresía con el club de campo de Farmington, y criticó la administración de Nixon por “estar en contra del intelectualismo y dejar crecer una mentalidad militarista en el gobierno federal de los Estados Unidos”.

La Universidad reescribe el legado de Hereford cuando defienden que Hereford merece su reconocimiento. Esta revisión histórica se extiende a la bibliografía oficial de la Universidad sobre Hereford, la cual ignora su conflicto con periodistas estudiantiles y Elkins pero a la vez propone que su compromiso “hacia el aumento de estudiantes y profesores Africano-americanos…incluyó su resignación del club de campo de Farmington cuando esfuerzos fallaron para cambiar las reglas del club que prohibieron la membresía de africano-americanos”.

A pesar de que Hereford no quiso resignar su membresía de una manera simbólica, después se resignó de Farmington sin mostrar nada ya con años de alinearse con el racismo. Si Hereford era sincero en su oposición contra la discriminación y las acciones falsas, la falta de promover el cambio en Farmington fue un gran fracaso de su liderazgo. Honrar a los que no tiene honor muestra que la Universidad falsamente percibe la pérdida de morales como un éxito moral.

Por medio de su membresía de Farmington y discriminación contra Elkins, Hereford validó el racismo y la homofobia. No era hasta el 1991 bajo el presidente John Casteen III que la Universidad agregó la discriminación por orientación sexual a su política contra la discriminación. Entonces, nombrar un dormitorio en el nombre de Hereford está en contra de los valores de la inclusividad que la Universidad dice promover.

El caso de Elkins empeora el hecho de nombrar el dormitorio residencial por Hereford. Estudiantes homosexuales, incluso los asistentes de residentes, han vivido en Hereford por muchos años, y entonces nombrar el dormitorio residencial en su nombre quita la culpa de su homofobia. Aunque Elkins se quedó en su posición como asistente de residentes, el conflicto con Hereford reveló a la familia de Elkins que era homosexual, lo cual forzó que se resignara como presidente del Gay Student Union [la Unión de Estudiantes Homosexuales]. Según Elkins, la controversia destruyó su vida personal.

El liderazgo también se trata de entender el ambiente político y de esperar cambio. Dado esta idea, Hereford continuamente no pudo entender el descontento estudiantil. Este descontento vino de su membresía con Farmington, de su tratamiento de Elkins, y su falta de atención hacia los asuntos de estudiantes de minoridades. Cuando Hereford y la Junta de Visitantes obligó al Media Board [la Junta de Comunicaciones] a censurar las ideas en periódicos estudiantiles, el presidente no pudo anticipar las consecuencias políticas de nuevo, y los estudiantes colgaron Hereford simbólicamente en el Lawn.

La Universidad tiene mucho trabajo que hacer para hacer los nombres de sus edificios más inclusivos. Las discusiones más recientes se tratan de los nombres de edificios en la Universidad con nombres de dueños de esclavos, de personas que defienden la supremacía de la raza blanca, y eugenistas, los cuales están muy en el pasado. Pero a la vez la Universidad debe considerar el pasado más reciente. Los primeros presidentes, como Alderman, son más problemáticos que Hereford. Pero esta realidad no exonera a Hereford, porque la falta de arreglar un problema no quiere decir que se puede evitar de arreglar otro.

Hay precedente en cambiar el nombre de un dormitorio residencial, como Brown College [El dormitorio residencial Brown], que antes se nombró en el nombre del presidente James Monroe hasta el 1994. De hecho, el dormitorio residencial Hereford primero tenía el nombre del New College [el dormitorio residencial Nuevo] en el 1992. Entonces, nombrar un dormitorio residencial en nombre de Hereford parece honrar sus decisiones problemáticas. Aunque la Universidad ha cambiado desde el tiempo que Hereford era el presidente, eso no lo exonera del daño que causó como presidente. Hay que nombrar el dormitorio residencial Hereford en nombre de alguien que merece el reconocimiento, en nombre de otro presidente, de otro profesor, de un estudiante. Alguien quien no se quedó en un club de campo restringido a los blancos hasta el 1976, quien no intentó censurar periodistas estudiantiles, o quien no consideró despedir un asistente de residentes por ser homosexual merece ese reconocimiento.

Adam Grim es un Escritor de Perspectiva para The Cavalier Daily. Se puede contactar por correo electrónico: opinion@cavalierdaily.com

Las opiniones expresadas en esta columna no forzosamente representan aquellas de The Cavalier Daily. Las columnas solamente representan las opiniones del autor. 

related stories