HELLER: La Universidad debería aceptar más estudiantes de otros estados

Los estudiantes de otros estados traen tremendos beneficios a la Universidad y deberíamos tener más de ellos.

str-022020-oos
Cada año, más estudiantes de otros estados aplican a la Universidad en comparación a los residentes de Virginia. Raymundo Mora | Cavalier Daily

El artículo no expresa las opiniones o posiciones de los traductores. Esta columna es una versión traducida del artículo que se encuentra a continuación: enlace

Escritor original: Matt Heller                                                                    

Traducido por: Giuliana Rejalaga and Micaela Vilanova

La Universidad está obligada por la ley estatal de Virginia a mantener una mayoría de dos tercios de residentes sobre no residentes. Los niveles de aceptación de la clase de 2023 fueron de 36 por ciento para los residentes y de 19 para aquellos de otros estados. Cada año, más estudiantes de otros estados aplican a la Universidad de Virginia en comparación a los residentes de Virginia  y cada año estos enfrentan un grupo de aplicaciones cada vez más competitivas que impone una cupo máximo en su matriculación. 

Una justificación para aceptar más estudiantes de Virginia es que los residentes tienen derechos a ello, ya que sus impuestos ayudan a financiar la Universidad. Sin embargo, hoy en día los financiamientos del estado cuentan por solo alrededor de 8.3 por ciento del presupuesto de la Universidad, una disminución de 22.6 por ciento de financiamiento por el estado hace tan solo veinte años. Con menos dólares de Virginia entrando a la Universidad, el argumento a favor de su admisión se está volviendo anticuado. Después de todo, si el estado apenas está proveyendo financiamiento, porque la Universidad debería seguir apoyando leyes que favorecen a los residentes del estado?

Esto es especialmente importante cuando uno se da cuenta que los estudiantes de otros estados pagan más del doble del costo estimado a comparación de los residentes, acumulando un valor de ingreso mucho mayor de aquel proveído por un número equivalente de estudiantes del estado. Una mayor cantidad de estudiantes de otros estados pueden cubrir más becas, subsidios para investigación y hasta profesorados. Estos estudiantes hasta pueden traer más ingresos, ayudando a mantener la matrícula para residentes tan baja como ya está. Financieramente, los beneficios de aceptar a más estudiantes de otros estados a la Universidades son tremendos.

Estas ventajas no solo quedarían en la Universidad, ya que aceptar a más estudiantes de otros estados beneficiaria a la Commonwealth entera también. Por esto, los legisladores del estado deberían apoyar la revocación del cupo máximo. Los estudiantes de otros estados en la Universidad podrían potencialmente permanecer en el estado en el futuro, contribuyendo a la economía y beneficiando a sus casas adoptadas dentro de Virginia. Ya existe una alta tasa de migración entre los egresados universitarios en Virginia y más estudiantes de otros estados consiguiendo entrar con seguridad ayudaría a aumentar eso.

Además, un número mayor de estudiantes que vienen de fuera del estado contribuirá a un cuerpo estudiantil más diverso, y cuanto más se numeren, mayor será el efecto que tendrán en la escuela. Los estudiantes de otros estados, incluidos los estudiantes internacionales, exponen a la gente de Virginia a nuevas culturas y tradiciones. Les brindan la oportunidad de aprender sobre nuevos lugares que de otro modo no lo harían, y construir redes sociales y profesionales más expansivas. La diversidad geográfica de los estudiantes en el estado a menudo se ha puesto en tela de juicio; seguramente esta diversidad podría aumentarse al atraer a más estudiantes de todo el país.

Asimismo, otra razón para aumentar la matriculación de estudiantes de fuera del estado en la Universidad tiene que ver con esa mala palabra en las admisiones a la universidad: clasificaciones. Los estudiantes de fuera del estado que fueron admitidos a la Universidad superan consistentemente a los estudiantes del estado en las pruebas estandarizadas y el promedio de calificaciones de la escuela secundaria. Si su número aumentará, también podrían aumentar los promedios para los estudiantes en general, siempre que esas calificaciones permanezcan en los niveles actuales, lo que a su vez podría conducir a un aumento en la posición de la Universidad en el ranking universitario. Esto comenzaría un ciclo de retroalimentación que alentaría a los solicitantes más destacados a elegir postularse a la Universidad, tanto dentro como fuera del estado. A medida que la Universidad aumente en las clasificaciones, los estudiantes más destacados querrán solicitar el factor de prestigio, que solo aumentará aún más las clasificaciones de la Universidad. Estos aumentos beneficiarán más a los estudiantes del estado, ya que seguirán pagando una matrícula de costo reducido para una escuela más prestigiosa de lo que obtendrían si pagaran el costo de una escuela privada.

Una mejor posición en los rankings también beneficia a los estudiantes. Años de investigación han demostrado que el prestigio de una escuela afecta directamente las ganancias y los resultados futuros de sus estudiantes. Si esto es justo o no, es ciertamente un tema de debate, pero hasta que algo cambie, el ranking de la universidad  beneficia enormemente a los estudiantes. Esto es aún más importante dado que la Universidad se ha deslizado en algunas clasificaciones de pregrado, quedando atrás de universidades como la Universidad de Michigan, que está compuesta por un porcentaje más alto de estudiantes de otros estados que esta universidad. Por supuesto, eso podría ser una coincidencia, pero hay razones para sospechar que esta correlación tampoco está completamente vacía.

Tal vez sea hora de que Virginia elimine el mandato de un cupo máximo de admisiones para estudiantes que viven fuera del estado. Por supuesto, aumentar el número de estudiantes de otros estados no tiene que ser explícitamente a expensas de nadie. Dado que el ingreso a la universidad no es un juego de suma cero, se puede agregar a la clase a más estudiantes de fuera del estado de una manera que mantenga la misma cantidad de estudiantes dentro del estado. Los estudiantes de fuera del estado también se pagarían a sí mismos a través de sus matrículas más altas; tanto la Commonwealth como la Universidad claramente se beneficiarán al aumentar la inscripción de estos estudiantes.

Matt Heller es un escritor de puntos de vista para The Cavalier Daily. Se le puede contactar en opinion@cavalierdaily.com.

Las opiniones expresadas en esta columna no son necesariamente aquellas de The Cavalier Daily. Las columnas representan únicamente los puntos de vista de los autores. 

related stories