The Cavalier Daily
Serving the University Community Since 1890

El Comité Judicial de la Universidad se reestructura para prepararse para un mayor número de casos

El nuevo proceso virtual utiliza Zoom y Microsoft Teams para manejar casos en caso de que un estudiante acusado elija no asistir al juicio en persona

Después de que se presenta una denuncia, el Comité revisa el incidente y decide si tiene jurisdicción sobre el caso.
Después de que se presenta una denuncia, el Comité revisa el incidente y decide si tiene jurisdicción sobre el caso.

El artículo no expresa las opiniones o posiciones de los traductores. El artículo es una versión traducida del artículo que se encuentra a continuación: enlace 

Escritor original: Luke Stone

Traducido por: Giuliana Rejalaga y Micaela Vilanova

Las nuevas pautas relacionadas con la pandemia obligaron al Comité Judicial de la Universidad (UJC) a ajustar sus operaciones a principios del verano. Por esa razón, la estudiante de cuarto año de Batten, Gabby Cox, quien preside el Comité Judicial, dijo que la línea de comunicación entre la Oficina del Decano de Estudiantes (ODOS) y la UJC ha sido constante.

“Ambos estábamos lidiando con un problema similar de tratar de averiguar cómo adjudicar los casos que pueden surgir”, dijo Cox. “Son y siempre han sido un gran recurso para nosotros. Realmente no se puede adjudicar la legislación creada por la administración sin tener una comunicación constante dentro de estos procesos”.

Desde que los estudiantes y el profesorado regresaron a Grounds para recibir instrucción parcial en persona a principios de este mes, la UJC y ODOS han comenzado a atender casos de incumplimiento de los estudiantes con las regulaciones relacionadas con COVID-19. Los detalles de esos casos son confidenciales, pero el decano de estudiantes Allen Groves dijo en un correo electrónico a The Cavalier Daily que todas las suspensiones emitidas han sido provisionales.

“La Universidad no lleva un recuento continuo de todos los informes en todas las plataformas, ya que la intención es responder a los informes a medida que llegan en lugar de compilarlos”, dijo Wes Hester, diputado portavoz y director de relaciones con los medios de la Universidad. “Muchos de los informes son duplicados y muchos se cierran inmediatamente por falta de información. Algunos otros están fuera de la jurisdicción de la Universidad”.

El proceso de denuncia para los casos de incumplimiento de COVID-19 es el mismo que para los casos disciplinarios estándar. Los reporteros envían quejas a través del sitio web de UJC, Just Report It o SafeGrounds. Los tres sistemas requieren que los reporteros inicien sesión con su identificación informática de la Universidad a través de NetBadge o al menos dejen su información de contacto si no están afiliados a la Universidad.

Después de que se presenta una queja, el Comité revisa el incidente y decide si tiene jurisdicción sobre el caso. Si lo tiene, al estudiante acusado se le asigna un número de caso, una fecha de juicio, una ubicación y un consejero de la UJC. Además, las personas acusadas deben reunirse con un investigador de la UJC para compartir su versión del incidente. En el juicio, los estudiantes pueden declararse inocentes para trasladar la audiencia a un juicio por culpabilidad o declararse culpables y trasladar la audiencia a un juicio por sanción.

Para manejar un volumen de casos descrito como “más alto en este punto del semestre” que ha sido en otros, el Comité ha cambiado sus operaciones para llevar a cabo todo el proceso virtualmente cuando es necesario. Si los estudiantes no quieren aparecer en un juicio en persona, tienen la opción de aparecer en una sala de Zoom algo modificada que restringe quién puede ingresar y no monitorea los chats privados entre los participantes. Al igual que las típicas grabaciones de audio que la UJC mantiene de los procedimientos para sus registros, los juicios virtuales también se grabarán y guardarán con fines de archivo. El papeleo también se ha migrado a una plataforma virtual, ya que toda la información del caso se almacena de forma segura en Microsoft Teams, donde la UJC puede controlar exactamente quién tiene acceso para ver ciertos documentos.

Mientras que la organización está lista para manejar más casos en todos los frentes, Cox dijo que espera que los estudiantes puedan seguir ejerciendo su propio peso en la defensa de las directrices de la Universidad, haciéndose responsables unos a otros.

“Entiendo que los estudiantes pueden sentirse incómodos confrontando a otros, pero es muy útil si ven a otro estudiante sin máscara, o si ven a un grupo de 16 estudiantes en el Lawn, caminar hacia ellos y pedirles que [se pongan una máscara] o [se diviertan en grupos más pequeños]”, dijo Cox. “He visto bastante de eso y ha sido una conversación muy civilizada”.

La Universidad actualizó sus directrices sobre COVID-19 el 22 de septiembre para restringir aún más las reuniones en persona a no más de cinco personas, prohibir los viajes hacia y desde Charlottesville y mandó llevar siempre una máscara aunque no esté en el dormitorio de uno o mientras se ejercita fuera o de acuerdo con las directrices de una instalación de IM-Rec.

Tales interacciones informales pueden funcionar para incidentes aislados o no intencionales, pero UJC mantiene su posición en informes anteriores en el The Cavalier Daily que “el nivel de severidad en un caso reportado determinará si una respuesta es necesaria.” Sin embargo, ese nivel de gravedad puede variar dependiendo del contexto más amplio de una situación. Los casos menos graves de incumplimiento pueden resultar en una conversación con ODOS, mientras que las ofensas más graves o repetitivas pueden resultar en Investigación y Juicio de UJC que podrían culminar en suspensión provisional.

“Puedes no usar su máscara alrededor una vez, eso puede ser considerado infrecuente. Pero si constantemente sigues ese comportamiento, ahí es cuando estás poniendo a otros en riesgo, y ahí es cuando se convierte en un problema más importante”, dijo Cox. “[Por otro lado], no podrías hacer algo con frecuencia y realmente estimular un evento importante que es imprudente para la salud y la seguridad de otros estudiantes.”

Aunque Dean Groves ha declarado que las “violaciones más graves y flagrantes” son aquellas que violan las restricciones de la escuela en las grandes reuniones, UJC cree que todas las regulaciones relacionadas con COVID-19 son importantes porque no usar máscaras, el distanciamiento social y los límites de tamaño de las reuniones constituyen en las violaciones de las Normas de Conducta Estudiantil de la Universidad de Virginia, específicamente las normas dos, seis, 10 y 12, que estipulan que los estudiantes no deben participar en “conducta que intencionalmente o imprudentemente pone en peligro la salud o la seguridad de otros”, viola “las políticas o regulaciones de la universidad”, viola “la ley federal, estatal o local”, o no “cumple con las instrucciones de los funcionarios de la universidad.”

“Hubo mucho trabajo duro durante el verano por parte de grupos estudiantiles y la administración para hacer que las políticas de COVID sean más una norma social”, dijo Cox. “Eso no siempre funciona, así que tienes que tener procesos punitivos para lidiar con situaciones que no se cumplen. Si nos fijamos en U.Va. como una institución en comparación con otras instituciones en Virginia, parece que tenemos una buena respuesta general a lo que está pasando.”

Comments