The Cavalier Daily
Serving the University Community Since 1890

El fútbol de Virginia se desvanece en la segunda mitad, pierde ante BYU 66-49

Una aparente lesión en las costillas de Brennan Armstrong redujo las posibilidades de que los Cavaliers regresaran en el último cuarto

El corredor estudiante graduado Devin Darrington celebra después de anotar un touchdown en el segundo cuarto contra BYU el sábado por la noche.
El corredor estudiante graduado Devin Darrington celebra después de anotar un touchdown en el segundo cuarto contra BYU el sábado por la noche.

El artículo no expresa las opiniones o posiciones de los traductores. El artículo es una versión traducida del artículo que se encuentra a continuación: enlace

Escritxr original: Ben Anderson

Traducido por: Sam Liss y Leon Arceo

El regreso al hogar del entrenador Bronco Mendenhall no pasó exactamente como planeado para sus Virginia Cavaliers, con BYU abriendo con una ventaja de 21-0 aun antes de que el primer cuarto fuera a medio camino. Después de contraatacar para tomar la ventaja al medio tiempo, sin embargo, los Cavaliers (6-3, 4-2 ACC) no pudieron sostener un ataque que ellos lo  necesitaban para ir a la par de los Cougars (7-2), con BYU dejando atrás a los Cavaliers en el cuarto cuarto para ganar 66-49. 

BYU aplazó el lanzamiento de la moneda, y el mariscal de campo junior Brennan Armstrong lideró a la ofensiva de Virginia por primera vez contra los Cougars, pero un rápido tres-y-fuera devolvió el balón a BYU. El mariscal de campo de segundo año Jaren Hall tuvo un comienzo de ensueño desde lo más profundo de su propio territorio, destrozando a la secundaria de Virginia con la melodía de una serie de cuatro jugadas y 83 yardas que terminó con un touchdown terrestre de una yarda de Hall.

El comienzo de la pesadilla continuó para los Cavaliers, con el siguiente pase siendo interceptado por el apoyador del segundo año Peyton Wilgar para instalar a BYU en la zona de anotación donde el corredor del segundo año Tyler Allgeier anotó y amplió la ventaja de BYU a 14-0. 

Después de una tres-y-fuera por Virginia, Hall llevó los Cougars en una otra larga serie ofensiva, al cubrir 73 yardas antes de lanzar un propio pase de anotación al receptor abierto del segundo año Puka Nacua. Después de casi el peor comienzo que se puede imaginar, Virginia se atrasó 21-0 en un abrir y cerrar de ojos. 

Cuando ellos recibieron el balón la próxima vez, los Cavaliers tuvieron su primera serie ofensiva productiva de la noche. Armstrong lo tomó por sus manos en el viaje de Virginia hacia el campo, al ser la causa de 55 de las 75 yardas en total y el cumplió la serie con una carrera de anotación de cinco yardas para acortar la ventaja a 14. En un partido donde la ventaja quizás nunca pareció seguro para ninguno de los lados,  ver que los Cavaliers encontraron su ritmo tuvo que haber sido un vistazo escalofriante para BYU.

Después de la siguiente patada inicial, el buenísimo ataque de BYU no se enfrió, aunque la serie ofensiva duró más de dos minutos. En solamente más de cuatro minutos del tiempo de partido, Hall y los Cougars metódicamente desfilaron el campo para una campaña de 75 yardas la cual tomó diez jugadas y concluyó con otra más anotación por Allgeir. Cinco jugadas después, sin embargo, Armstrong encontró el receptor cerrado Jelani Woods, quien es estudiante de postgrado, para una anotación de 40 yardas, completando una serie ofensiva extrañamente rápida para hacer el marcador 28-14 BYU. 

La defensiva de Virginia — aunque no siempre se ponían en las mejores condiciones por su ataque — finalmente demostró un poquito de substancia, al forzar BYU a despejar por primera vez en toda la noche. Los Cavaliers necesitaban solo una jugada para responder esta vez, como el receptor abierto del segundo año Dontayvion Wicks agarró un pase de Armstrong de 70 yardas para una anotación, así llevar el marcador dentro de siete puntos por primera vez desde el comienzo del primer cuarto. 

La siguiente serie de BYU, aunque se ayudó por un penal cuestionable de palizar el lanzador contra Virginia, cayó mientras ellos estuvieron en la nota de anotación. Mientras que el pateador de segundo año Jake Oldroyd de hecho aumentará la ventaja a diez puntos con un gol de campo de 37 yardas, alguna serie que no concluyó en la zona de anotación para cada equipo se habría considerado una victoria para la defensiva. Ahora en un ritmo, la defensiva de Virginia golpeó rápidamente de nuevo, esta vez con una carrera de anotación de 49 yardas por cortesía del corredor posgrado Devin Darrington para llevar el marcador a 31-28. 

Después de una patada de despeje de los Cougars, Virginia aprovechó, esta vez con un touchdown de 30 yardas corriendo por Armstrong para dar a los Cavaliers su primera ventaja de la noche con 1:57 faltando en la mitad.  Después de estar abajo por mucho tan rápido, pocos pudieron predecir el giro que hizo Virginia en solo un cuarto. Esta ventaja no duró mucho, desafortunadamente, de nuevo BYU encontró su momento en el ofensivo, tomando sólo tres jugadas para obtener 75 yardas y volviendo a tomar la ventaja 38-35. 

Increíblemente, la primera mitad todavía no había terminado cuando Virginia recibió la subsiguiente patada, y Armstrong aseguró aprovechar, liderando los Cavaliers adelante del campo para anotar un último touchdown en poco más de un minuto de tiempo de partido para traer el marcador a 42-38 al medio tiempo .  

El marcador - aunque mostrando un total combinado de 80 puntos para los equipos en un cuarto de fútbol americano - no puede encapsular completamente la naturaleza verdaderamente explosiva  de la primera mitad en Provo. 13 jugadas fueron por más de 20 yardas, y Virginia no anotó un touchdown en una jugada más corta de 12 yardas en total del segundo cuarto.  Una increíble mitad de fútbol americano definitivamente tenía a los fans de los dos equipos emocionados por cómo iba terminar.    

Mientras Mendenhall fue encomiable del ofensivo de la conferencia después del partido, él expresó lo que los fans de Virginia han estado pensando durante toda la temporada. 

“El defensivo tiene que obtener paradas y jugar mejor”, dijo Mendenhall, resumiendo la temporada de los Cavaliers hasta ahora. 

La segunda mitad empezó igual de rápido para BYU, mientras los Cougars recibieron el balón e inmediatamente  adelanto del campo para un touchdown, con Allgeier aparentemente queriendo igualar a Darrington con un touchdown de 49 yardas. Después de una patada de despeje de Virginia, los Cougars parecieron preparados para anotar de nuevo, pero su posesión se estancó en la línea de 16 yardas de los Cavaliers antes de que Oldyard falló una  patada de gol de campo que pegó con el poste.  

Recibiendo el balón, el ofensivo de los Cavaliers parecía encontrar su equilibrio una vez más con Armstrong liderando Virginia adelante del campo  con su posesión más metódica del partido - nueve jugadas, 84 yardas de posesión que resultó en un touchdown de dos yardas al jugador de último año Keytaon Thompson. Un tercer cuarto rápidamente jugado terminó con BYU tocando la puerta de nuevo con el balón en la línea de 5 yardas de  Virginia mientras el reloj se fue a cero. 

Después de un castigo al comenzar el cuarto cuarto, BYU de nuevo encontró la zona de anotación, con Hall completando una pase de 10 yardas al jugador de primer año Isaac Rex para hacer el marcador 52-49 para los Cougars. Una pérdida de balón de Virginia dio a BYU otro campo corto, y Allgeier el cuarto touchdown corriendo de la noche casi haciendo el partido inalcanzable. BYU anotó una vez más en la noche, trayendo el resultado final a 66-49, pero la jugada más importante  del cuarto cuarto no tenía nada que ver con el balón cruzando la línea de anotación.  

Armstrong salió corriendo del campo con un dolor visible después de lanzar una intercepción en medio del cuarto cuarto. Agarraba sus costillas y parecía indicar que algo tal vez estaba quebrado. El mariscal del campo no regresaría el resto de la noche, mientras el mariscal de campo de primer año Jay Woolfolk entró, pero lo que los espectadores vieron fue indudablemente daba miedo para el principal pasador de la nación. Ninguna noticia ha salido todavía sobre la herida o una línea de tiempo potencial para Armstrong, pero todos esperan que regresara en plena forma para ayudar a Virgina recuperarse de la perdida loca que ocurrió el sábado por la noche en Utah.   

Los Cavaliers tomarán medidas en lo cual es considerado el partido más importante del año, Notre Dame vendrá a Scott Stadium el 13 de Noviembre, después de una merecida semana de descanso.  

Comments