The Cavalier Daily
Serving the University Community Since 1890

CANO-SANTIAGO: Todos los estudiantes de U.Va. tienen derecho a un seguro médico

La lucha por una atención médica accesible en la Universidad no ha terminado

<p>El compromiso de la Universidad con una extensión de 129.500 pies cuadrados para los programas de salud y bienestar de los estudiantes es un progreso.&nbsp;</p>

El compromiso de la Universidad con una extensión de 129.500 pies cuadrados para los programas de salud y bienestar de los estudiantes es un progreso. 

El artículo no expresa las opiniones o posiciones de los traductores. El artículo es una versión traducida del artículo que se encuentra a continuación: enlace

Escritora original: Yssis Cano-Santiago

Traducido por: Diana Albarracin

El otoño pasado, el Consejo Estudiantil negoció con éxito una subvención a partir del próximo otoño para aproximadamente 270 a 320 estudiantes de bajos ingresos en la Universidad. Este gran logro se produjo después de años de defensa por parte de Political Latinxs United for Movement and Action [Políticos Latinx Unidos por el Movimiento y la Acción], y brindará alivio a muchos estudiantes de bajos ingresos en todo Grounds. Si bien este es un paso importante, el hecho de que estas negociaciones tuvieran que llevarse a cabo exige un mayor escrutinio y una introspección más profunda. Además, estas negociaciones sólo culminaron en una prueba de cuatro años del programa, lo que significa que los futuros estudiantes de bajos ingresos no tienen garantizado el seguro bajo esta nueva póliza. La Universidad debe garantizar que los estudiantes de bajos ingresos de las generaciones venideras estén protegidos y asegurados; ningún estudiante debería tener que preocuparse por cómo pagará su seguro médico o los costos médicos.

Es importante reconocer primero los logros y las implicaciones de esta nueva subvención. Esta es una hazaña trascendental de la defensa dirigida por los estudiantes y tiene implicaciones positivas para los muchos estudiantes de bajos ingresos que pueden depender de diversas formas de ayuda basada en la necesidad para pagar su matrícula. En consecuencia, es posible que también hayan tenido problemas para pagar un seguro de salud, que a menudo cuesta más de $13.000 durante cuatro años, según lo exige la política de la Universidad. Es igualmente importante comprender el alcance de la nueva subvención. La subvención comenzó como una resolución propuesta durante una reunión del Consejo Estudiantil de otoño de 2021, que solicitó a la Universidad que aprobara $1.5 millones por año para cubrir los costos del seguro médico bajo Aetna Student Health para estudiantes elegibles dentro y fuera del estado. La Universidad acordó una subvención de seguro de salud de $ 1 millón por año.

A pesar de todos los aspectos positivos, la atención médica puede seguir estando fuera del alcance de muchos estudiantes de bajos ingresos. Es imperdonable que miles de exalumnos de bajos ingresos hayan tenido que graduarse con una deuda de $13.000 o más debido a su incapacidad para comprar un seguro. También está la cuestión de la accesibilidad a esta asistencia sanitaria para los estudiantes actuales. Dentro de Charlottesville, los estudiantes tienen la posibilidad de visitar el Edificio de Student Health para obtener varios servicios de salud sin costo alguno. Sin embargo, muchos estudiantes, especialmente los estudiantes internacionales y de otros estados, pueden seguir teniendo dificultades para pagar un seguro cuando buscan atención fuera de Charlottesville. De manera similar, el seguro actúa más como un plan de descuento en servicios tales como cuidado de la vista y dental, pero no sustituye a otros planes de seguro médico como Medicaid estatal o planes de seguro privados. 

Como estudiante de bajos ingresos que tengo la suerte de asistir a la Universidad con una beca completa que incluye un plan de seguro médico, sé que la lucha para pagar las visitas médicas no termina con tener un seguro médico. Tengo un seguro médico para estudiantes de Aetna, pero el deducible anual de $350 me ha impedido usar mi seguro fuera de Grounds, algo de lo que no tenía que preocuparme con mi seguro emitido por el gobierno, que solo podía usar en mi estado natal. Bajo el programa de Medicaid de mi estado, es posible que no haya tenido una gama de proveedores para elegir, pero mis visitas médicas y recetas a menudo tienen un costo de $0. Bajo Aetna, estoy pagando costosas visitas médicas de mi bolsillo por primera vez. Muchos estudiantes de bajos ingresos en la Universidad han aceptado trabajos solo para pagar la matrícula, y aunque es posible que ya no tengan que preocuparse por el costo inicial del seguro, los costos adicionales de atención pueden seguir siendo una carga. 

La realidad es que el acceso a la atención médica sigue siendo una barrera no solo para los estudiantes, sino también para las personas de todo el país. Las personas de bajos ingresos son las más vulnerables a las enfermedades, especialmente a las enfermedades crónicas que continúan abrumando a los sistemas de atención médica a nivel mundial. La mayoría de estas enfermedades se pueden prevenir, pero con más de 30 millones de estadounidenses sin seguro que carecen acceso a chequeos anuales, que pueden proporcionar una detección temprana y salvar vidas, nuestro sistema actual no es equitativo. Además, no todos son elegibles para el seguro estatal o tienen un trabajo que brinda atención médica. Estas barreras, así como los costos médicos, que solo aumentan con cada año sucesivo, a menudo disuaden a los estadounidenses sin seguro de buscar atención médica.

Es insondable que en medio de una pandemia global, todavía estemos debatiendo si la accesibilidad a la atención médica es o no un derecho humano. A pesar de las inclinaciones políticas de uno, es fundamentalmente poco ético creer que uno debe trabajar, lograr o tener éxito para estar saludable. Con el vasto conocimiento de la ciencia médica que existe, no hay ninguna razón por la que solo un grupo selecto de ciudadanos de alta deba tener acceso a recursos y servicios que a veces salvan vidas.

Si bien no es razonable esperar que la Universidad resuelva la crisis nacional de atención médica, no debería haber tomado hasta una pandemia para que la Universidad reconociera y priorizara la salud de algunos de sus estudiantes más vulnerables. Sin embargo, la Universidad puede hacer su parte en el futuro para garantizar que sus estudiantes anteriores y actuales no se vean agobiados por la inaccesibilidad a la atención médica perdonando préstamos de seguros anteriores para estudiantes anteriores de bajos ingresos, trabajando con aquellos que luchan por pagar los costos médicos y comprometiéndose a más de una prueba de cuatro años de la subvención del seguro de salud. Ningún estudiante, especialmente aquellos que luchan por pagar los costos universitarios o pagar deudas estudiantiles, deben verse obligados a poner en riesgo su salud. 

Yssis Cano-Santiago es columnista de opinión de The Cavalier Daily. Puede comunicarse con ella en opinion@cavalierdaily.com. 

Las opiniones expresadas en esta columna no son necesariamente las de The Cavalier Daily. Las columnas representan únicamente las opiniones de los autores. 

Comments

Latest Podcast

Today, we sit down with both the president and treasurer of the Virginia women's club basketball team to discuss everything from making free throws to recent increased viewership in women's basketball.