The Cavalier Daily
Serving the University Community Since 1890

DUREGGER: Lo absurdo del sistema de calificaciones estadounidense

La introducción de calificaciones en los sistemas escolares solo disminuye el potencial académico de sus estudiantes

Durante un semestre normal, los estudiantes tienden a capitalizar la proximidad física de los profesores en sus aulas, llegando a dar clase unos minutos antes o demorándose después para conversar.
Durante un semestre normal, los estudiantes tienden a capitalizar la proximidad física de los profesores en sus aulas, llegando a dar clase unos minutos antes o demorándose después para conversar.

El artículo no expresa las opiniones o posiciones de los traductores. El artículo es una versión traducida del artículo que se encuentra a continuación: enlace

Escritora original: Grace Duregger

Traducido por: Diana Albarracin

No hay nada como esperar para recibir una calificación. Ya sea que envíe un proyecto, entregue un examen final o simplemente complete la tarea, siempre parece haber un aire de inquietud después de completar cualquier tarea. Las horas se convierten en días y los días en semanas de analizar en exceso cada pregunta, tratando desesperadamente de recordar qué respuesta se dio para cada pregunta con la esperanza de que satisfaga al instructor. Y luego sucede. Durante una revisión de rutina del libro de calificaciones en línea, la calificación cambia. Tan rápido como comienza el angustioso proceso, termina, todo con un solo número. Luego se reanuda el período de inquietud, no por una calificación sino por el futuro porque un estudiante cree que todo su destino está en manos de su posición académica. Qué meticuloso, existencial y desgarrador debe sentirse eso. 

Es decepcionante pensar que esta es la realidad que enfrentan muchos estudiantes durante sus carreras académicas. Desde tercer grado, cuando la mayoría de los estudiantes tenían estrellas doradas reemplazadas por calificaciones con letras, el éxito académico ha sido impulsado por los líderes de la comunidad educativa. Los estudiantes se enfrentaron entre sí en concursos académicos que juzgaron quién podía leer la mayor cantidad de libros en un mes, quién podía deletrear la mayor cantidad de palabras sin errores o similares, todo antes de llegar a la pubertad.

La historia del sistema de calificación en Estados Unidos no es clara. Se cree que los adjetivos descriptivos fueron utilizados por primera vez por el presidente de la Universidad de Yale en 1785. Sin embargo, no fue hasta 1830 que la Universidad de Harvard comenzó a utilizar una escala numérica para evaluar a sus estudiantes. Se comenzó a experimentar con nuevas escalas de mérito durante la década de 1850 y se adoptaron formalmente en 1897 cuando Mount Holyoke College en Massachusetts inició el sistema de letras descriptivas y porcentajes que conocemos hoy. Desde entonces, el sistema de calificación se ha mantenido, evaluando la inteligencia de los estudiantes con letras del alfabeto. 

Sería fácil decir que el sistema de calificación estadounidense está desactualizado. Pero desafortunadamente, nunca debería haberse promulgado en primer lugar. Ashley Lamb-Sinclair, entrenadora de instrucción de la escuela secundaria, dice que "el problema radica cuando el producto en sí se eleva por encima del proceso". Desde su concepción, este sistema tradicional ha valorado la excelencia en forma de notas altas, que luego se correlacionan con altos niveles de inteligencia y, por lo tanto, de éxito. ¿Por qué se les enseña a los estudiantes durante más de una década a recibir buenas calificaciones cuando no se entregan calificaciones en el mundo real? En el mundo real, las calificaciones no son el fin de la vida. Una encuesta realizada por The Chronicle of Higher Education muestra que las pasantías fueron el atributo mejor calificado considerado por los empleadores, mientras que la reputación universitaria y el GPA fueron los más bajos. 

No solo eso, sino que las calificaciones ni siquiera logran lo que se supone que deben hacer: evaluar el nivel de dominio de los estudiantes. Los estudiantes están tan atrapados en querer obtener calificaciones más altas que se están alejando de la motivación intrínseca de aprender por el conocimiento, lo que lleva a la desmotivación académica. Los distritos escolares de todo el país están comenzando a darse cuenta de esto y han comenzado a emplear el aprendizaje basado en el dominio en sus aulas. Estos programas alientan a los estudiantes a dominar por completo un conjunto de habilidades antes de pasar al siguiente. No hay aprobación ni fracaso, solo aprendizaje y crecimiento. 

Tener éxito no depende de las calificaciones. La existencia de calificaciones en sí mismas es ineficiente y no hace más que crear estándares universales y poco realistas que se espera que los estudiantes cumplan. Lo que verdaderamente importa es el esfuerzo. Tomemos a Albert Einstein como un ejemplo principal: abandonó la escuela a la edad de 15 años y, cuando solicitó ingresar a la escuela politécnica más tarde, reprobó su examen. Albert Einstein, un físico de renombre mundial que ganó un Premio Nobel de Física, introdujo la teoría de la relatividad y sentó las bases para la mecánica cuántica, entre muchas otras cosas, reprobó un examen. En realidad, el sistema académico le falló al no atender sus necesidades de desarrollo y, en cambio, tachó una letra en una sola evaluación y descartó su potencial. 

Así que hoy, cuando la mala calificación finalmente aparezca en el libro de calificaciones, tómese un segundo para pensar por qué podría ser. Tal vez podrías haber estudiado más. A menudo, sin embargo, es el profesor, el maestro o el propio sistema escolar el que tiene la culpa. Es responsabilidad de quienes tienen un rango educativo reformar su enseñanza, eliminar las calificaciones y repensar el papel del éxito académico en el mundo real. 

Grace Duregger es columnista de opinión de The Cavalier Daily. Puede comunicarse con ella en opinion@cavalierdaily.com.

Las opiniones expresadas en esta columna no son necesariamente las de The Cavalier Daily. Las columnas representan únicamente las opiniones de los autores.

Comments

Latest Podcast

Today, we sit down with both the president and treasurer of the Virginia women's club basketball team to discuss everything from making free throws to recent increased viewership in women's basketball.