The Cavalier Daily
Serving the University Community Since 1890

ANÓNIMO: El costo humano de la expulsión

La expulsión tiene un costo demasiado alto para los estudiantes, las familias y la comunidad

El artículo no expresa las opiniones o posiciones de los traductores. El artículo es una versión traducida del artículo que se encuentra a continuación: enlace

Escritora original: Jane Doe 

Traducido por: Carla Betancourt y Pablo Calvo

Advertencia desencadenante: esta columna analiza los pensamientos suicidas.

Hace 15 años me expulsaron de U.Va. por plagio. Sé de primera mano que la expulsión tiene un gran costo. Es aislante. Destruye la salud de los estudiantes acusados ​​y sus familiares. Puede tener consecuencias económicas devastadoras, especialmente para los estudiantes con recursos económicos limitados. Y crea un estigma de que los estudiantes acusados ​​y culpables son parias, individuos sin el potencial de aprender de los errores, corregir errores de comunicación o, en última instancia, contribuir nuevamente a la Universidad o la sociedad. Mi experiencia con Honor comenzó con orgullo. Pero terminó en agonía. Déjame contarte mi historia.

Supe por primera vez de los ideales de nuestra “comunidad de confianza” en mi orientación de verano. Con el tiempo, llegué a apreciar los beneficios prácticos de Honor, como la libertad de dejar mi computadora portátil en la biblioteca o completar los exámenes en casa. También llegué a creer de todo corazón en Honor como una representación del autogobierno de los estudiantes.

Mi idealización del sistema de Honor se derrumbó cuando fui acusada y finalmente condenada y expulsada por plagio. Estaba sentada en la Biblioteca Alderman estudiando para los exámenes finales de primavera cuando recibí un correo electrónico de mi profesora de psicología, quien también había sido una asesora y mentora cercana, informándome que me había denunciado por una violación de Honor.

Espera.

¡¿Qué?!

Tomé mi computadora portátil y corrí a Gilmer Hall. Tal vez si pudiera hablar con ella, podríamos resolver esto. Había citado todo, o eso creía. Podríamos revisar el documento juntas, podría mostrarle mis notas, podríamos resolver esto, pero mi profesora, en quien confiaba como mi asesora y mentora, se negó incluso a hablar conmigo. Mi destino quedó en manos del Comité de Honor. Me dejaron esperando durante casi seis meses, mi caso se retrasó durante las vacaciones de verano del Comité de Honor.

Fui un desastre todo el verano. Perdí mi pelo. No comí ni dormí. Desarrollé infecciones renales y ataques de pánico. No podía concentrarme en mis trabajos de verano, amigos o actividades extracurriculares.

Consideré seriamente quitarme la vida.

Ser una estudiante acusada es un aislamiento brutal. Los defensores de mi honor no estaban capacitados para manejar mis cargas emocionales. Los consejeros de los Servicios de Consejería y Psicología de la Universidad no lograron comprender la enormidad de mi lucha. Mi profesora se negó a hablar conmigo. Francamente, sentí que no tenía a nadie a quien acudir en la Universidad.

Mi juicio de Honor se llevó a cabo en octubre, casi dos meses después del semestre de otoño. Dos jurados se quedaron dormidos. La presidenta del juicio puso los ojos en blanco durante mi testimonio. Me interrumpían constantemente. Tampoco pude presentar evidencia clave. Ni una sola vez me sentí escuchada o respetada durante el proceso de Honor.

Además, un grupo de extraños decidió que no era un miembro digno de la "comunidad de confianza" sin saber quién era yo como persona. No se me permitió decirles a estos jurados que yo era una asesora residente, que participé en Alternative Spring Break o que me despertaba todos los sábados por la mañana para realizar servicio comunitario. Todo lo que yo era en sus ojos era un artículo con errores de citación.

Los meses posteriores a mi expulsión fueron los más oscuros de mi vida. Perdí mi vivienda y mis mejores amigos. Me despojaron de mi beca, mi trabajo y mis puestos de liderazgo comunitario. Renuncié a los miles de dólares de matrícula que ya había pagado por el semestre en el que se llevó a cabo mi prueba, un semestre por el cual no recibí ningún crédito de cursos. Mi visión del futuro se hizo añicos: la vida que conocía había terminado. El impacto de la expulsión también lo sintió toda mi familia. Mis padres sufrían de ansiedad al ver que su hija, una vez vivaz, se convertía en un caparazón.

Cuando finalmente me atreví a reconstruir mi vida, supe que no quería que ningún otro estudiante pasara por lo que yo pasé. Por mi cuenta, investigué escuelas, me reuní con consejeros de admisiones, solicité becas, trabajé para pagar mi deuda y eventualmente me transfirieron y me gradué en otra escuela estatal. Luego realicé estudios de posgrado y obtuve mi Maestría en Administración de Educación Superior. Y en la escuela de posgrado, trabajé con estudiantes acusados ​​de deshonestidad académica y ayudé a crear un taller de citas para los acusados ​​de plagio. Irónicamente, aprendí más sobre las reglas de citación que se me acusaba de haber violado al ayudar a estos estudiantes que en la Universidad.

Ahora, durante casi una década, he trabajado con innumerables estudiantes en todo el país. Me reúno con los estudiantes y los aconsejo, doy forma a las políticas para educar sobre el plagio y superviso a los administradores que deciden el destino de los estudiantes acusados. Lo que más valoro de mi trabajo es ayudar a los estudiantes a sentirse escuchados y respetados, como personas con experiencias complejas, tensiones comunes y un potencial ilimitado. Sé que mi trabajo asegura que los estudiantes se beneficien y aprovechen al máximo sus segundas oportunidades.

Si bien es difícil imaginar cómo sería la vida sin esta experiencia, me marcará para siempre, como el hecho de que todavía me preocupan, 15 años después, las citas. Otras cicatrices son más visibles. En el décimo aniversario de mi prueba de Honor, me hice un tatuaje: "Succisa Virescit", en latín, "lo que se corta crece más fuerte".

He emergido más fuerte; otros pueden no tener tanta suerte.

Jane Doe es una ex alumna que fue expulsada de la Universidad. Su identidad ha sido retenida por privacidad.

Comments