Riggleman reúne a la base republicana en el condado de Nelson antes de las elecciones del martes

Riggleman enfatizó su participación previa en la política como elemento central de su candidatura

5608373a-ef25-4ede-be14-3c78cc2f0ec3-sized-1000x1000

El artículo no expresa las opiniones o posiciones de los traductores. El artículo es una versión traducida del artículo que se encuentra a continuación: enlace

Escritor original: Erica Sprott, Geremia Di Maro y Riley Walsh 

Traducido por: Josefina Waquin y Hannah Fernandez

El republicano Denver Riggleman, candidato para el Quinto Distrito Congresional, habló con unos 20 simpatizantes en la cervecería Wood Ridge Farms en el condado de Nelson el domingo por la noche, en un esfuerzo para movilizar a los votantes antes de las elecciones de mitad de período del martes. Riggleman se basó ampliamente en su experiencia como propietario de un pequeño negocio y en el rechazo del elitismo político como componentes claves de su campaña.

Riggleman compite contra la demócrata Leslie Cockburn por el puesto del Quinto Distrito de Virginia. El distrito, que incluye localidades desde el condado de Fauquier hasta la frontera de Carolina del Norte, incluyendo Charlottesville, elegirá a Cockburn o a Riggleman el martes después de que el republicano Tom Garrett anunció en mayo que no buscaría la reelección.

Riggleman habló sobre la importancia del condado de Nelson y su cultura en la configuración de sus políticas. Después de varios años como oficial de inteligencia y contratista de defensa, Riggleman y su esposa fundaron Silverback Distillery [Destilería de Silverback] en Nelson en el 2014. Riggleman dijo que tiene raíces en los condados cercanos de Albemarle y Fluvanna, y agregó que a menudo cazaba con su padre en el condado de Nelson cuando era un adolescente.

"Creo que lo que la gente quiere ver es que quieren a alguien con quien puedan hablar sobre los problemas locales, los problemas que tienen, las regulaciones", dijo Riggleman a sus partidarios. “Donde hablan de trabajo, donde hablan de inmigración, ¿verdad? Donde hablan de salud. Quieren a alguien que pueda hablar con ellos sobre el ejercicio de esos derechos, alguien que haya tenido que obtener atención médica... y alguien que entienda el costo de la vida todos los días".

También hizo hincapié en la importancia del discurso directo a los votantes, que dijo que lo distinguirá de otros representantes si es elegido.

"[Los votantes] también entienden que voy a hablar directamente con ellos, y que hay una manera virginiana", dijo Riggleman. "E incluso si no estoy de acuerdo con ellos, y soy cortésmente confrontacional, no significa que no los siga amando. No significa que no podamos seguir siendo amigos".

Anna Freshwater, residente del Condado de Albemarle, dijo que ve la honestidad y la disposición de Riggleman a desafiar al Partido Republicano como un atributo positivo de él como representante, pero tiene algunas dudas sobre su posible efectividad.

"Creo que hay muchos buenos muchachos que están sentados allí... pero lo único que hacen es hablar”, dijo Freshwater. "No sé cuánto se puede hacer, [pero] puede construirse una reputación y, con suerte, permanecer allí... y marcar la diferencia".

Otro de los partidarios de Riggleman, Will Kiley, vio el estatus de extraño y la mentalidad local de Riggleman como un gran beneficio para el distrito, especialmente para los propietarios de empresas pequeñas.

"[Los representantes están] listos para la reelección en dos años, necesitan estar en contacto con la gente, en contacto con la base, necesitan saber lo que está sucediendo", dijo Kiley. "Al crecer en Virginia, ha habido una cierta desconexión entre los políticos en Washington, no solo de Virginia, y las personas que representan en ambos lados del pasillo".

Kiley también enfatizó la postura de Riggleman sobre la política económica como el tema más importante para su campaña, que incluye llamadas a la reducción de impuestos y menos regulaciones para estimular el desarrollo de las empresas pequeñas.

“El habla mucho sobre la regulación, e impuestos y cosas que afectan a negocios y pienso que es excelente porque el tiene experiencia propia para hablar de esas cosas, con su propia destilería y negocio pequeño y todo eso”, afirmó Kiley. “Yo pienso que realmente le da una perspectiva propia acerca de los problemas que enfrenta la gente de su distrito con respecto a avanzar con su propio negocio”.

La mayoría de la política económica de Riggleman, al igual que su motivación para presentarse como candidato para el Congreso, es el producto de su experiencia en haber abierto la  Silverback Distillery. Riggleman ha dicho que el haber entrado a la política puede ser atribuido a sus batallas previas con la burocracia del gobierno y grupos de presión del licor durante el establecimiento de su destilería en el 2014.

“Después de servir a mi país, empezar y vender mi propia compañía, y hacer todas estas cosas, no me habia dado cuenta de lo terrible que era intentar empezar un negocio con todas las regulaciones y todas las cosas que pasamos”, dijo Riggleman en una entrevista con The Cavalier Daily.

Riggleman dijo que él había intentado cambiar las leyes con respecto a los negocios pequeños y los impuestos de manera independiente por los últimos cuatro años, pero dijo que sus esfuerzos habían sido obstruidos intensamente por grupos de presión especiales. 

“Cuando empecé a interactuar con todos los miembros de grupos de presión, lo que descubrí fue que, con estos amigotes, si no pagaba para entrar al juego, no podía lograr nada”, indicó Riggleman. “Yo pensé que era la falta más grande de la historia”.

“Pensé que mi servicio había terminado después de que salí del ejército, pero vi que tal vez alguien como yo, quien odiaba la política, tenía que involucrarse”, añadió.

Riggleman dijo que su experiencia como dueño de un negocio pequeño y como ciudadano americano regular es lo que atrae a muchos votantes moderados de media clase en el Quinto Distrito. También añadió que, especialmente entre votantes jóvenes en el distrito, la mayoría de los votantes están “radicalmente en el medio” y prefieren la política basada en soluciones a la división partidaria.

“Yo creo que lo que le gusta a la gente es que soy real”, expresó Riggleman. “Pienso que la gente ve la transparencia y la honestidad y piensan ‘tal vez este hombre hará lo correcto por nosotros porque es obvio que él no es un político’”.

Zach Deatherage, un seguidor de Riggleman, repitió esta idea de tener a un representante que habla de los problemas locales del Quinto Distrito, especialmente de las zonas rurales.

“Es la Casa de Representantes, quieres alguien que representa eso, sencillamente las ideas y la composición de ese distrito, los valores”, dijo Deatherage. “Yo creo que eso es algo que es atractivo del señor Riggleman, es que el es un niño local del Condado de Nelson. El es alguien quien en verdad sabe de los problemas del distrito”. 

Riggleman dijo que él se distingue de otros políticos a través de su disposición a servirle al prójimo, añadiendo que él nunca quiso ser un político durante cualquier punto de su vida hasta recientemente.

“Todos solo quieren tener poder”, dijo Riggleman. “Es posible que yo soy el único candidato que no quiere poder, lo que quiero es ayudar a la gente porque puedo hacerlo”. 

related stories