Tell The History Of Now
The Cavalier Daily
Serving the University community since 1890

U.Va. anticipa una pérdida de $18 millones en reembolsos de hospedaje y planes de alimentación

La Universidad también asegura $11,716,710 de la legislación CARES

La Universidad no ha tomado una decisión con respecto a la operación del semestre de otoño.
La Universidad no ha tomado una decisión con respecto a la operación del semestre de otoño.

El artículo no expresa las opiniones o posiciones de los traductores. El artículo es una versión traducida del artículo que se encuentra a continuación: enlace

Escritor original: Patrick Roney

Traducido por: Caroline Narvaez y Christine Sui 

La transición a clases en línea en el semestre de primavera 2020 le ha costado a la Universidad alrededor de $300,000 según Wes Hester, el director de relaciones de medios y portavoz adjunto de la Universidad. El dinero usado ha sido para incrementar el espacio de almacenamiento y obtener licencias para las plataformas en línea para la instrucción virtual que son Zoom y Panopto. El incremento en gastos también se debe a proporcionar computadoras portátiles a el cuerpo docente y empleados para que ellos puedan enseñar remotamente. 

Adicionalmente, con la mayoría de los estudiantes viviendo en casa, la Universidad ha reembolsado aproximadamente $18 millones para los estudiantes por sus hospedajes y planes de alimentación que no van a ser usados. La Universidad directamente financió $12 millones para los reembolsos, mientras Aramark, la compañía que proporciona la mayoría de los servicios de alimentación, financio el resto de los $6 millones. De todas maneras, la Universidad decidió en no reembolsar la matriculación para este semestre. 

“Los estudiantes siguen con sus clases y recibirán el crédito por el trabajo que han hecho en el semestre”, Hester le dijo a The Cavalier Daily. “La matriculación y las tarifas se usan para continuar pagando al cuerpo docente para seguir enseñando y para los costos asociados con enseñar virtualmente”.

Hester también noto que aunque uno pensaría que la Universidad ahorraría más dinero en esta primavera al no tener que mantener los edificios y auditorios, la Universidad no tendrá ahorros de corto plazo.

“La Universidad no está ahorrando ningún dinero temporariamente por facilitar las clases en línea”, dijo Hester. “Nosotros continuaremos pagando por los costos de clases en persona mientras también pagamos los costos de las clases en línea”. 

Esta pérdida de dinero está siendo contrarrestada por el plan fiscal del presidente de la Universidad Jim Ryan, que incluye la reducción de los salarios de los altos directivos en un 10 por ciento. Sin embargo, la Universidad no puede confirmar todavía si estos ajustes serán suficientes.

“Estamos evaluando el impacto general, que estas acciones son realmente herramientas para ayudarnos a adaptarnos a un nuevo entorno fiscal”, dijo Hester. “Sabremos más después de que las decisiones sobre el otoño sean hechas y terminamos haciendo otra presupuestación del año fiscal del 21”.

Una medida que ayudará a las finanzas de la Universidad es el Acto de Ayuda, Alivio, y Seguridad Económica para Coronavirus, una legislación recientemente aprobada por el Congreso. A la Universidad se le asignó $11.716.710 del gobierno federal a través del Acto CARES, la mitad de los cuales debe ir directamente a la ayuda financiera de emergencia, los costos de alimentos y la tecnología para los estudiantes que no pueden pagar durante la pandemia.

Hester también notó que la Universidad anticipa costos adicionales para los cursos de verano, que dice “implementará algunas ideas ‘Online 2.0’ y nuevas y mejores prácticas durante las sesiones de verano”. Los detalles de este esfuerzo se compartirán más adelante.

A medida que los estudiantes miran hacia adelante  y ven cómo el COVID-19 afectará el semestre de otoño, la Universidad no ha tomado una decisión con respecto a si las clases serán virtuales o no. Un modelo de la Universidad predice que el pico del brote de coronavirus ocurrirá a mediados de julio a finales de agosto si la orden de permanecer en casa dura hasta el 10 de junio.

Corrección: Este artículo ha sido actualizado para indicar que los estudiantes han recibido $18 millones en reembolsos de comida y vivienda y aclaró que la Universidad financió directamente $12 millones de esa cantidad.

Comments