Tell The History Of Now
The Cavalier Daily
Serving the University community since 1890

“No tendremos un semestre normal el otoño que viene”: el Presidente Ryan discute los planes para el semestre de otoño en Face the Nation

Las consideraciones incluyen asegurar la capacidad de pruebas para los estudiantes, la facultad, y el personal, tanto como historia de contacto y esfuerzos de aislamiento para controlar el virus

El presidente Ryan sugirió que la U.Va. quizás implementará pruebas para estudiantes y facultad en cuanto regresen a Grounds.
El presidente Ryan sugirió que la U.Va. quizás implementará pruebas para estudiantes y facultad en cuanto regresen a Grounds.

El artículo no expresa las opiniones o posiciones de los traductores. El artículo es una versión traducida del artículo que se encuentra a continuación: enlace

Escritora original: Jenn Brice

Traducido por: Aldo Barriente

El presidente de la Universidad Jim Ryan platicó con la moderadora de Face the Nation de CBS, Margaret Brennan, una ex alumna de la Universidad, en la mañana el domingo sobre cómo el COVID-19 afectará los planes de dejar regresar los estudiantes a Grounds. Reconociendo que la Universidad no cancelará el semestre de otoño ni todos los cursos del verano, Ryan dijo que alcanzar una decisión depende de los reglas determinadas por las preocupaciones de la salud pública, la cual puede requerir pruebas para toda la Universidad, la capacidad de investigar la historia del contacto de personas afectadas por el virus, y maneras de aislar personas afectadas.

“También tendremos que implementar muchos protocolos sobre el distanciamiento social, como la distancia necesaria entre estudiantes en las salas de clases o en las salas de comida”, agregó Ryan. “Como puedes imaginar, es algo complicado. Las universidades son un lugar complicado y difícil para los virus contagiosos”.

El decano de estudiantes Allen Groves envió un cuestionario a los estudiantes de pregrado el 3 de mayo, donde solicitó las opiniones de tres escenarios posibles que se pueden hacer realidad para el semestre de otoño. Por ejemplo, se puede retrasar el comienzo de clases, se puede comenzar las clases en línea pero poco a poco transicionar a clases en persona, o se puede dividir ciertos cursos intensivos en dos módulos de siete semanas, lo cual dejará enseñar otros cursos en persona. Además, el cuestionario sugirió ciertos esfuerzos para mitigar el virus por parte de los estudiantes, como lavarse las manos más que normal, el distanciamiento social, o tomarse la temperatura a menudo.

“No creo que, ni aunque todos los estudiantes regresen a Grounds, será un semestre normal”, dijo Ryan. “No será un semestre normal el otoño que viene sin importar el camino que tomamos”.

Además, Ryan dijo que se mantiene en contacto con el departamento de educación y otros colegas en otras instituciones en Virginia, y expresó que espera una colección definida de guías para todas la universidades de reconocer. Al igual, notó que ciertas circunstancias como el número de estudiantes y la ubicación de la universidad quiere decir que unas universidades pueden tener diferentes tiempos para comenzar.

Ryan subrayó a Brennan que, sin importar el plan para el semestre de otoño, estudiantes internacionales, estudiantes fuera de Virginia, y también estudiantes locales quienes no pueden regresar seguramente a Grounds para el otoño tendrán acceso a su educación por medio de clases en línea. A pesar de la incertitud del futuro, Ryan indicó que la solicitación de estudiantes de primer año y estudiantes transferidos se ha aumentado comparado a años pasados.

Brennan también preguntó por qué la Universidad, que tiene una dotación de $9.6 mil millones, no ha seguido el mismo camino de otras universidades grandes de rechazar los fondos del acto federal Coronavirus Aid, Relief, and Economic Security [el apoyo, alivio, y seguridad económica ante el COVID-19].

En una conferencia de prensa en abril, el presidente Trump sugirió que la Universidad de Harvard, que tiene una dotación de $40.9 mil millones y quien recibió $8.6 millones del acto, debe rechazar el apoyo ya que no era para “grandes compañías públicas”. Poco despues, Harvard anunció que no “buscará ni aceptará” los fondos.

Ryan dijo que la Universidad, quien recibió casi $12 millones del acto, aceptara los fondos porque “ayuda a nuestros estudiantes”. El acto requiere que la mitad de los fondos va directamente a estudiantes con necesidad financiera, y la mitad que queda es para aliviar los $12 millones que la Universidad uso para el reembolso del alojo estudiantil y los planes de comida.

“En serio estamos pasando estos fondos a nuestros estudiantes”, dijo Ryan. “Y creo que eso es algo bueno”.

Comments