Tell The History Of Now
The Cavalier Daily
Serving the University community since 1890

Littlejohn's: un clásico del Charlottesville Corner en crisis

Los miembros de la comunidad de Charlottesville se unen para salvar Littlejohn’s Delicatessen, una de las muchas empresas afectadas económicamente por el COVID-19

<p>Fundada por el ex alumno John Crafaik Jr. en 1976, la tienda de sándwiches es querida por los estudiantes, los residentes de Charlottesville y los turistas por sus sándwiches al estilo de Nueva York y su ambiente acogedor.</p>

Fundada por el ex alumno John Crafaik Jr. en 1976, la tienda de sándwiches es querida por los estudiantes, los residentes de Charlottesville y los turistas por sus sándwiches al estilo de Nueva York y su ambiente acogedor.

El artículo no expresa las opiniones o posiciones de los traductores. El artículo es una versión traducida del artículo que se encuentra a continuación: enlace

Escritores originales: Charlie Teague y Anna Heyse

Traducido por: Giuliana Rejalaga y Micaela Vilanova

A menudo descrito como un clásico del Corner de la Universidad, Littlejohn’s Delicatessen en University Avenue tiene una base de clientes fieles desde hace mucho tiempo. Fundada por el ex alumno John Crafaik Jr. en 1976, la tienda de sándwiches ha sido uno de los lugares favoritos de los estudiantes por mucho tiempo. Los residentes de Charlottesville y visitantes lo aman por sus sándwiches al estilo de Nueva York y su ambiente acogedor.

Por lo tanto, fue una tragedia para muchos cuando Littlejohn's cerró temporalmente sus puertas esta primavera debido a la pandemia de COVID-19. Sin embargo, Littlejohn's tiene una comunidad extendida que presiona para mantener viva la tienda de sándwiches.

El restaurador de Charlottesville, Bo Stockton, originario de Charlottesville y propietario de varios restaurantes en la zona, ha sido una figura destacada en el esfuerzo por salvar a Littlejohn's.

“Llevo casi dos décadas dirigiendo restaurantes en el Corner”, dijo Stockton. “Dirigí The Virginian durante 15 años. Dirigí The Biltmore durante 10 años mientras dirigía The Virginian, y compré Michael's Bistro en junio del año pasado, y Littlejohn's era nuestro vecino de abajo”.

Como alguien cuya vida temprana y ocupación lo han acercado a Littlejohn's, Stockton cree que la pequeña empresa tiene un valor único para los residentes de Charlottesville.

“Cuando empezó el COVID, [la ubicación de Littlejohn] se convirtió en un lugar aclamado para que otro corporativo potencial se mudase, y eso es lo que no permitiremos”, dijo Stockton. “Este es un clásico de Charlottesville y ha existido durante más de 40 años. A todos nos encanta, sabemos cómo mantenerlo, recaudemos algo de dinero”.

Stockton y sus socios lanzaron una campaña de recaudación de fondos virtual a través de GoFundMe, que se usará para los activos que el restaurante necesitaría para reanudar sus operaciones. El monto objetivo de GoFundMe es $85,000.

“Se necesita mucho capital operativo para poner en funcionamiento un restaurante”, dijo Stockton. “Tienes que mirar cosas como compras iniciales. Tienes que llenar tu tienda con ingredientes frescos. Tienes que llenar tu charcutería fría ... Tienes que tener una pasarela de efectivo para poder pagar a los empleados que contrates ... Cada centavo que ingrese en GoFundMe se destinará a la operación de Littlejohn's”.

Según Stockton, el esfuerzo de recaudación de fondos ya ha recibido considerable atención y apoyo de la comunidad.

“Tuvimos un jugador de fútbol de la Universidad de Virginia, que, creo, jugó en el equipo femenino de la Copa Mundial donar y comentar”, dijo Stockton. “Ha habido tantas respuestas geniales, como el equipo de lacrosse, Kip Turner, tanta gente ... que nos han hecho, como grupo, sentir que estamos haciendo lo correcto”.

Otra de las fans del negocio es Lara Morris, nativa de Charlottesville y alumna de la Universidad, que comenzó a comer en Littlejohn’s desde su infancia.

“La primera vez que fui a Littlejohn’s era diminuta”, dijo Morris. “Pero lo recuerdo porque era muy quisquillosa con la comida en ese momento. Me gustaban los sándwiches simples, así que prepararon algo especial para mí, y le pusieron un nombre para que no sintiera que estaba pidiendo un sándwich aburrido. Fue un momento especial”.

Ese recuerdo es el primero de muchos queridos para Morris, que continuó comiendo en Littlejohn’s durante toda su infancia y, finalmente, durante su tiempo como estudiante en la Universidad. Los sentimientos de Morris por la vida de Littlejohn’s y la Universidad han superado la prueba del tiempo.

“[Littlejohn’s] fue uno de los primeros lugares en los que me llevé todas mi compañeras de cuarto cuando les estaba dando un recorrido”, dijo Morris. “Una de mis cosas favoritas que hacia el año pasado era, después de una noche de salir, agarrar un Pollo Chipotle y ... muffins de arándano, así [tendría] un muffin de arándano a la mañana siguiente en mi bolsa ... el mejor regalo de todos”.

La estudiante de segundo año de ingeniería Julia Joachim también recuerda su primera de muchas veces a la delicatessen.

“Littlejohn’s siempre tendrá un lugar especial en mi corazón porque fue uno de los primeros lugares en los que comí cuando recorrí U.Va. cuando era una estudiante de secundaria”, dijo Joachim. “Después de venir a U.Va., siempre era un lugar donde la gente iba a conseguir buenos sándwiches y simplemente pasar el rato”.

Más allá de todos los buenos recuerdos que hacen Littlejohn’s un lugar especial para tantas personas, el compromiso de la empresa con las prácticas éticas no puede ser ignorado. Stockton enfatizó la importancia financiera del negocio para sus empleados.

“Una de las cosas que más nos preocupa es pagar a [los empleados] un salario digno", dijo Stockton. “[Littlejohn] ofrece más dinero del que vas a ganar en cualquier otro lugar en ‘The Corner’ ... Si eres un lavaplatos a tiempo parcial que funciona para nosotros y necesitas ayuda, vamos a ayudarte”.

Morris también subrayó los beneficios monetarios relacionados con Littlejohn’s, ya que el restaurante vende su comida a precios generalmente accesibles. 

“[Con Littlejohn’s], el precio es justo”, dijo Morris. "Puedes ir a Littlejohn’s y ver una sección completa de Charlottesville y U.Va., y creo que en tiempos como este es importante aferrarse a esos lugares que nos hacen sentir a todos muy bienvenidos y muy felices”.

Como uno de los muchos residentes de Charlottesville que aman a Littlejohn’s y lo consideran parte de la identidad de la ciudad, Stockton insta a los miembros de la comunidad a seguir aportando al GoFundMe para salvar el negocio.

“Charlottesville ha estado rodeado en los últimos tiempos por la agitación”, dijo Stockton. “Ha sido representado en los medios nacionales con negatividad ... Es una representación de las personas que viven aquí y quienes somos, y no voy a quedarme de brazos cruzados y ver cómo fracasa”.

Comments