The Cavalier Daily
Serving the University Community Since 1890

“Nací para defender los derechos de las mujeres”: El LSC recibe a Laura Aragón

Estudiantes reunidos en el Centro de Estudiantes Latinx para conocer la trayectoria de la Dra. Aragón abordando el tema de la violencia de género

Como directora de Mujeres y Género de la Fundación Panamericana para el Desarrollo y fundadora de sus propias ONG, Aragón tiene décadas de experiencia en la defensa de los derechos de las mujeres en los EE. UU. y en su estado natal de Chihuahua, México.
Como directora de Mujeres y Género de la Fundación Panamericana para el Desarrollo y fundadora de sus propias ONG, Aragón tiene décadas de experiencia en la defensa de los derechos de las mujeres en los EE. UU. y en su estado natal de Chihuahua, México.

El artículo no expresa las opiniones o posiciones de los traductores. El artículo es una versión traducida del artículo que se encuentra a continuación: enlace

Escritora original: Jia Williams 

Traducido por: Carla Betancourt y Pablo Calvo

Laura Aragón se unió a los estudiantes en el Centro de Estudiantes Latinx el martes por la tarde para hablar sobre su participación en la esfera de defensa de las mujeres y la violencia de género. Se animó a los estudiantes a disfrutar de la comida preparada por Chimm Thai y escucharon a Aragón charlar sobre su trabajo con las Mujeres de la ONU, la Fundación Panamericana de Desarrollo y otras organizaciones no gubernamentales.

Como directora de mujeres y género de la Fundación Panamericana de Desarrollo y fundadora de sus propias ONG, como Mukira, Aragón tiene décadas de experiencia en la defensa de los derechos de las mujeres en los EE. UU. y en su hogar de Chihuahua, México. Además, Aragón también tiene experiencia como especialista en género para las Mujeres de la ONU, la Organización Mundial de la Salud y varios proyectos para la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional.

“Creo que el trabajo que hago es la razón por la que nací”, dijo Aragón. “Nací para defender los derechos de las mujeres. Es lo que más disfruto y es lo que me llena. Y ahora que tengo una hija, la miro a los ojos y sé que no tengo alternativa y que esto es lo que necesito hacer. Mi trabajo es mi pasión en la vida y la razón por la que siento que estoy en este mundo”.

Aragón pudo visitar la Universidad a través del Programa de Mentores Globales de la Oficina Global de la Universidad, que permite a los profesores traer mentores de todo el mundo que trabajan en campos como agencias gubernamentales, grupos de defensa y ONG para ofrecer a los estudiantes experiencias globales en Grounds. Aragón imparte su conocimiento de estas experiencias al co-enseñar un seminario introductorio en el departamento de historia titulado “Violencia basada en género en Latinoamérica”, con profesor asistente visitante Lean Sweeney.

Su clase se enfoca en las desigualdades de poder y las normas culturales que crean las condiciones para la violencia de género e inspiraron el evento. La pareja se asoció con Servicios Estudiantiles Multiculturales para ayudar a organizar la charla.

Hannah Luviano, estudiante universitaria de segundo año y miembro de la clase de Sweeney y Aragón, jugó un papel importante en la organización de la charla. Antes de tomar el curso, sabía poco sobre cómo la violencia afectaba a las mujeres migrantes, indígenas y migrantes, pero se familiarizó más con el tema a través de su investigación en la clase.

Luviano espera que otros estudiantes universitarios también tengan la oportunidad de aprender más sobre el tema, especialmente en el contexto del Mes de la Historia de la Mujer, para reconocer las culturas únicas y diferentes que conforman los EE. UU.

“Tenemos una población diversa en U.Va., y si bien es importante que estemos al tanto de las cosas que suceden en otras partes del mundo, también debemos saber las cosas que suceden en los Estados Unidos porque la violencia de género es no solo confinado a Latinoamérica”, dijo Luviano. “Siempre tratamos de enfatizar que este no es un problema de país, es un problema de cultura”.

A lo largo del evento, Aragón utilizó historias para pintar un cuadro de las normas culturales que contribuyen a la devaluación de las mujeres en Latinoamérica. Temas como el “machismo”, una palabra en español para el orgullo masculino fuerte y agresivo, el doble rasero para hombres y mujeres y la priorización de la productividad sobre la salud de las mujeres fueron temas recurrentes en sus historias.

Melinda Wong, estudiante de primer año de la universidad y miembro de la clase, pensó que el estilo de la charla informal de Aragón era atractivo e informativo. Al igual que Luviano, antes de asistir al curso, Wong no sabía mucho sobre la violencia de género en Latinoamérica y sobre cómo el aspecto humano del problema puede llevar a algunas familias a emigrar a los Estados Unidos.

"No sabía mucho sobre la violencia de género en Latinoamérica antes de tomar esta clase", dijo Wong. "Escuchar cómo Laura estaba interactuando con las víctimas fue realmente importante para mí porque cuando estás haciendo la investigación en clase, te metes tanto en las estadísticas y la política de la misma, por lo que sólo ser recordado de la experiencia humana fue realmente importante para mí en adelante".

A lo largo de sus relatos, Aragón destacó la fuerza y la resistencia de los supervivientes y las familias con las que ha trabajado a lo largo de su carrera. Describió cómo su trabajo le enseñó que muchos supervivientes—lo supieran o no—habían sido ellos mismos activistas en la lucha contra la violencia de género a través de su resistencia a la injusticia civil. 

Uno de los principales objetivos de Aragón al hacer esto era cambiar la narrativa que rodea la violencia contra las mujeres y alterar la imagen de las mujeres como víctimas indefensas. Luviano coincidió en que era necesario un cambio de cultura para que las mujeres se sintieran empoderadas y recibieran el reconocimiento y la justicia adecuada.  

"Tenemos que empoderar a las mujeres para que sean capaces de denunciar a sus agresores, tanto si se trata de violencia doméstica como de violencia por parte de un extraño, y recibir la justicia adecuada", dijo Luviano. "Ese es un problema que vemos en todos los ámbitos de la violencia doméstica: las mujeres no reciben justicia".

Al recapitular su trayectoria profesional hasta llegar al evento, Aragón incorporó varios llamamientos a la acción para los estudiantes.  

"Espero que los estudiantes se sientan inspirados para cambiar el mundo y que sepan que para hacerlo pueden empezar con cosas muy pequeñas, inmediatas y concretas", dijo Aragón. "Ya sea organizando eventos o asistiendo a ellos o aprendiendo sobre asuntos de justicia social y derechos humanos y luego actuando en consecuencia".

Pratha Purushottam, estudiante de primer año de la Universidad y miembro de la clase, se sintió obligada por la historia de Aragón y sus palabras de aliento.

"Una de las cosas que me llevé fue que cualquier tipo de activismo es genial, no importa lo pequeño que sea o la forma que adopte", dijo Purushottam. "Laura habló de muchas maneras diferentes en las que se ha involucrado, ya sea trabajando directamente con las víctimas o trabajando con el estado... Creo que especialmente en una comunidad universitaria como la de U.Va. hay mucho potencial para el activismo. Así que el hecho de que la gente se acerque a ellos y organice [eventos] es súper importante".

Comments