The Cavalier Daily
Serving the University Community Since 1890

El mundo del deporte reacciona al conflicto en Ucrania

Dos profesores ayudan a explicar el contexto del conflicto entre Ucrania y Rusia y el impacto que han tenido los atletas profesionales

El ucraniano Ruslan Malinovskyi celebra un gol mostrando su apoyo a su país de origen.
El ucraniano Ruslan Malinovskyi celebra un gol mostrando su apoyo a su país de origen.

El artículo no expresa las opiniones o posiciones de los traductores. El artículo es una versión traducida del artículo que se encuentra a continuación: enlace

Escritor original: Sam Liss

Traducido por: Giuliana Rejalaga

Vestidos de azul y lila como ropa de calentamiento por el Mes de la Historia Negra, los jugadores de la Asociación Nacional de Baloncesto de los Denver Nuggets y los Sacramento Kings se reunieron en la cancha central antes de un partido el 25 de febrero para unirse en solidaridad con Ucrania. La última vez que los jugadores participaron en una demostración de este tipo fue en la burbuja de la NBA de 2020. Un día antes, al otro lado del Atlántico, el ejército ruso, siguiendo las órdenes del presidente Vladimir Putin, invadió Ucrania, reiniciando una guerra que había durado más de ocho años.

Así como ESPN, la compañía de medios deportivos más grande de los EE.UU., cubrió las demostraciones de los atletas en la Burbuja, ESPN también destacó la declaración conjunta de los Nuggets y los Kings en su cuenta de Instagram de 22,2 millones de seguidores. Desde Instagram hasta Twitter y TikTok, muchos estudiantes universitarios han digerido la guerra en Ucrania a través de sus redes sociales. Para algunos, los atletas profesionales y sus plataformas de redes sociales han ofrecido el contenido más poderoso e identificable.

Laurent Dubois, profesor John L. Nau III en Historias y Principios de la Democracia, describió la capacidad de los atletas conocidos para utilizar plataformas en línea para generar conciencia sobre diversas causas.

“Los atletas populares tienen miles de seguidores en las redes sociales y pueden transmitir sus mensajes de inmediato”, dijo Dubois. “La última década ha visto un tremendo aumento en el activismo de los atletas en todo el mundo, impulsado por las acciones de Colin Kaepernick en los EE. UU. Los equipos de la Premier League continúan arrodillándose en protesta contra el racismo al comienzo de los juegos”.

Hoy, los atletas de todo el mundo están reaccionando ante las horribles escenas que están ocurriendo en Ucrania. Las reacciones del deporte más popular del mundo, el fútbol, ​​se han puesto al frente y al centro.

“Han habido respuestas realmente notables y rápidas”, dijo Dubois sobre las reacciones del mundo del fútbol a la guerra en Ucrania. “Esto es testimonio de las formas en que los atletas sienten cada vez más que es su responsabilidad hablar sobre cuestiones políticas y sociales más amplias”.

Como uno de los jugadores más talentosos de la selección nacional de fútbol de Ucrania, el fullback Oleksandr Zinchencko ha utilizado su cuenta de Instagram para crear conciencia sobre la guerra y atacar al presidente ruso, Vladimir Putin, con contenido transmitido a 1,6 millones de seguidores.

“Mi país pertenece a los ucranianos y nadie puede apoderarse de él”, dijo Zinchenko en una publicación de Instagram el 25 de febrero. “Este es mi país... en el que nací y me crié... cuyos colores represento... [y] cuya frontera debe permanecer intacta.”

Nacido en 1996, en Radomyshl, Ucrania, Zinchenko, como muchos otros ucranianos, ha temido la amenaza de la agresión rusa toda su vida. Hoy, sin embargo, los temores más grandes de su nación se han hecho realidad.

Kyrill Kunakhovich, profesor de historia en la Universidad y experto en la Guerra Fría en la Europa moderna, proporcionó un análisis de los desarrollos en curso en Ucrania. Si bien Putin había hecho avances hacia Ucrania previamente en la historia, Kunakhovich explicó cómo el presidente ruso ha ido más lejos esta vez.

“Ninguna de [las incursiones anteriores de Putin en Ucrania] ha sido suficiente”, dijo Kunakhovich. “Ahora está tratando de derrocar al gobierno elegido democráticamente de Ucrania e instalar un régimen títere”.

Según la ONU, entre el 24 de febrero y el 15 de marzo han habido más de 1.900 bajas civiles y más de tres millones de refugiados han huido del país. El mes pasado, equipos y jugadores de todo el mundo del deporte, tanto ucranianos como no ucranianos, recurrieron a las redes sociales para animar a los ciudadanos ucranianos e informar a los jóvenes de todo el mundo sobre los horrores de la guerra.

Roman Yaremchuk, delantero del club portugués Benfica y de la selección ucraniana, fue uno de los primeros deportistas en dar la noticia al mundo. El 24 de febrero, Yaremchuk anotó un gol crítico en el minuto 79 del partido de la Liga de Campeones del Benfica y procedió a quitarse la camiseta, dejando al descubierto una camiseta negra con el emblema del escudo de armas de Ucrania.

Tres días después, el 28 de febrero, los 65.000 seguidores del Benfica saludaron al nacional ucraniano con un estruendoso rugido cuando se sustituyó durante la segunda mitad del partido del Benfica contra el Vitoria F.C. Mientras Yaremchuk caminaba hacia su lugar en el campo, un video, luego publicado en Twitter, capturó al jugador de 26 años conteniendo las lágrimas mientras observaba a un mar de fanáticos que sostenían carteles contra la guerra.

Con casi 30.000 retuits y 165.000 me gusta, este video se unió a una avalancha de contenido en las redes sociales que capturó la reacción decisiva del mundo del deporte ante la guerra.

​​“No importa el tema... las redes sociales parecen elevar la temperatura”, dijo Kunakhovich. “[Esto] traerá mucha más atención a este conflicto, y los deportes realmente pueden generar conciencia, especialmente en países como los EE.UU., donde la mayoría de la gente sabe poco sobre Ucrania”.

Publicadas en la cuenta de Instagram de ESPN poco después de la invasión de Rusia, las imágenes de los famosos boxeadores ucranianos Vasiliy Lomachenko y Oleksandr Usyk, ataviados con equipo de combate, demostraron la gravedad de la guerra en Ucrania a la audiencia mayoritariamente estadounidense de la cuenta. Acostumbrados a ver a estos boxeadores competir en el ring, los estadounidenses presenciaron a dos de los boxeadores más renombrados del mundo tomar las armas por su país.

Si bien el gobierno ucraniano recientemente le otorgó a Usyk permiso para abandonar el campo de batalla a fin de entrenar para una próxima pelea, Lomachenko debe permanecer en el fragor del combate junto con todos los demás hombres ucranianos de entre 18 y 60 años. Mientras luchan contra Rusia, muchos de sus familiares (esposas, hijos, hermanas y padres) han huido de Ucrania, escapando a cualquier país que los acepte.

Treinta y cinco futbolistas brasileños se encontraron en medio de esta crisis de refugiados. Acampados en un hotel en la capital, Kiev, la tarde del 24 de febrero, los jugadores de los clubes de la Liga Premier de Ucrania y sus familias pidieron ayuda al gobierno brasileño en sus páginas de redes sociales para salir de Ucrania.

“Escuchamos el ruido de los aviones de combate, el ruido de las bombas... Fue una situación horrible”, dijo Shakhtar Marlon Santos, defensa del equipo ucraniano F.C. “Pero habían personas que estaban dispuestas a correr riesgos, como [un compañero de equipo], que logró ir tras comida, pañales para niños”.

En los días que pasó huyendo de Ucrania a Brasil, Santos publicó videos en su cuenta de Instagram para mantener actualizados e informados a sus seguidores sobre su experiencia al huir de Ucrania. Sin embargo, a diferencia de Santos u otros futbolistas brasileños, los ucranianos que escaparon de la guerra no tienen otro hogar al que regresar.

En cambio, la BBC informa que la abrumadora mayoría de los refugiados ucranianos, más de tres millones y contando, se dirigieron a Polonia, el vecino occidental de Ucrania. Mientras su nación abría sus brazos a estos refugiados ucranianos, el atleta más condecorado de Polonia, el futbolista Robert Lewandowski, hizo una declaración en su cuenta de Instagram expresando su solidaridad con Ucrania.

“Como atleta, no puedo fingir que no pasa nada”, dijo Lewandowski a sus 24,5 millones de seguidores en Instagram el 26 de febrero.

Para poner en perspectiva la influencia de Lewandowski, LeBron James es el único atleta estadounidense que tiene más seguidores en Instagram que la estrella polaca. Por lo tanto, la voluntad de Lewandowski de hablar sobre la guerra ha repercutido en todo el mundo del fútbol. Además de empoderar a sus seguidores, su mensaje, junto con los de otros atletas, ha forzado la mano de los agentes de poder del fútbol, ​​organizaciones que tienen la capacidad de influir en la política internacional.

El mismo día de la publicación de Instagram de Lewandowski, la selección polaca de fútbol anunció su negativa a jugar contra Rusia en su próximo partido de clasificación para la Copa Mundial. Dos días después, la Federación Internacional de Fútbol Asociación prohibió indefinidamente a Rusia de la Copa del Mundo y la UEFA prohibió indefinidamente a los clubes rusos de competir en cualquier competencia europea.

Según Dubois, la FIFA no ha tomado tal posición contra un país desde que la organización prohibió a Sudáfrica participar en cualquier torneo internacional en 1957 debido a la reacción mundial contra su sistema de apartheid. La economía rusa, sin embargo, está mucho más entrelazada con el mundo del fútbol hoy que la de Sudáfrica en la década de 1950.

“Putin ha recibido un tremendo impulso político a nivel mundial al albergar eventos deportivos internacionales, particularmente la Copa del Mundo de 2018”, dijo Dubois. “Así, las instituciones deportivas han sido cómplices de la manera en que el régimen [de Putin] se ha posicionado en el escenario mundial. El dinero ruso, más obviamente en la propiedad del Chelsea por parte de Roman Abramovich, [también] juega un papel fundamental en la actual economía mundial del fútbol”.

A medida que los países de todo el mundo instituyeron sanciones económicas paralizantes contra Rusia en las últimas semanas, los clubes de fútbol individuales también han tomado medidas para desvincularse de las empresas afiliadas al estado ruso. Además, bajo la inmensa presión social de los aficionados y los medios, Roman Abramovich, oligarca ruso y propietario del Chelsea F.C., anunció el 1 de marzo que venderá el club valorado en 3.1 billones de dólares. Perennemente un equipo superior en la Premier League inglesa, según Forbes, Chelsea es el 25º equipo deportivo más valorado del mundo.

“La política tiene mucho que ver con las historias y el simbolismo”, dijo Dubois. “Obviamente, el fútbol por sí solo no puede cambiar drásticamente el contexto político, [pero] a través de las acciones de los atletas, las de las federaciones y confederaciones, y las de los clubes privados, el mundo del [fútbol] indudablemente... tendrá un papel importante en la configuración de cómo [la guerra] finalmente se desarrollará”.

Independientemente del efecto real que el mundo del deporte tendrá sobre el resultado de la guerra, está claro que la gente es más consciente del conflicto en Ucrania debido a la presencia en las redes sociales de atletas, clubes y empresas de medios deportivos. Desde Cristiano Ronaldo hasta Lebron James, los atletas tienen el poder de lograr cambios en millones de personas, sin embargo, la pregunta es sobre qué elegirán hablar. 

Comments