The Cavalier Daily
Serving the University Community Since 1890

La Universidad tiene dificultad en retener a facultad en una “lucha por el talento”

Actualmente la Universidad enfrenta tasas de puestos vacantes históricamente elevadas — un problema por el cual el Consejo de Visitantes propuso varias soluciones en una reunión reciente.

Hoy en día, la Universidad ha caído a alrededor del 29° percentil en términos salariales en comparación a competidores, contribuyendo a la pérdida de talento a medida que la facultad busca puestos mejor pagados en otros lugares.
Hoy en día, la Universidad ha caído a alrededor del 29° percentil en términos salariales en comparación a competidores, contribuyendo a la pérdida de talento a medida que la facultad busca puestos mejor pagados en otros lugares.

El artículo no expresa las opiniones o posiciones de los traductores. El artículo es una versión traducida del artículo que se encuentra a continuación: enlace

Escritor original: John Bedell

Traducido por: Sam Liss e Isabella Sheridan

La Universidad experimenta tasas de puestos vacantes históricamente elevadas entre la facultad y el personal debido a los efectos persistentes de la pandemia COVID-19 y el financiamiento estatal limitado. Se discutió este problema extensivamente en la reunión del Consejo de Visitantes el 23 de agosto, que incluyó una presentación del director ejecutivo, J.J. Davis, sobre esta llamada “lucha por el talento”. 

Una Solicitud de Libertad de Información completada por The Cavalier Daily reveló que un conjunto de datos de 3.195 miembros de la facultad universitaria tuvo un salario promedio de $136.013 anualmente, con un salario medio de un poco más de $100.000. Casi el 50 por ciento de toda la facultad enumerada gana $100.000 o menos, con aproximadamente el 5 por ciento de los profesores ganando $60.000 o menos. Estas cifras no incluyen estadísticas sobre la compensación del personal, pero el portal será actualizado con esta información. 

Los miembros de la facultad pertenecen a la categoría de enseñanza e investigación, o en la de profesores administrativos y profesionales. Los empleados que no pertenecen a estas categorías son clasificados como personal — el cual incluye personal operativo y administrativo, personal directivo y profesional, y otros. 

En 2013, el Consejo resolvió asegurar que la Universidad se ubicara en el percentil 20° superior de los competidores en términos salariales de la facultad. Hoy en día, la Universidad ha caído a alrededor del percentil 29°, lo que contribuye a la pérdida de talento a medida que la facultad busca puestos mejor pagados en otros lugares. 

En la Universidad de Pennsylvania, Harvard y Columbia, los salarios de la facultad promedian alrededor de $200.000.

Algunos líderes de la facultad ganan significativamente más que el promedio — incluso Craig Kent, el vicepresidente ejecutivo de los asuntos sobre la salud, quien gana $1.045.000 al año, e Ian Baucom, el vicepresidente ejecutivo y rector, quien gana $730.000 al año. 

Subvocera de la universidad Bethanie Glover citó la gran selección de causas llevando a estos puestos vacantes históricos — incluyendo a empleados retirándose después de décadas de servicio, los cambios del trabajo, la conclusión de contratos, y la competencia por el talento. 

Esta competencia, notó Glover, ahora es más intensa que nunca. 

“U.Va. atrae a facultad brillante, clínicos calificados y líderes de atención al paciente y personal talentosos”, dijo Glover. “Nuestra fuerza laboral es esencial para nuestra operación, y la competencia por empleados como los que tenemos en U.Va. ha llegado a nuevas alturas tanto regional como nacionalmente en una lucha por el talento”. 

Según Davis, las tasas históricas de puestos vacantes en la división académica rondaban el siete u ocho por ciento – este año, son casi el doble de esas cifras. 

La división académica, la administración del complejo y el personal de apoyo administrativo se han visto afectados por el aumento de las tasas de puestos vacantes del profesorado.

“En este momento, estamos experimentando las mayores tasas de puestos vacantes en algunos de nuestros puestos operativos claves en la División Académica”, dijo Glover. “Estamos buscando cubrir numerosos puestos de la administración del complejo para personal de oficios especializados y servicios de conserjería, así como puestos de personal de apoyo administrativo, administradores de investigación y personal de apoyo técnico [y] de IT”.

Davis citó COVID-19 como una de las principales causas de la disminución de los salarios en relación con los competidores – la Universidad tuvo que establecer la congelación de la contratación y rescindir los aumentos salariales previstos.

Para ayudar a resolver el problema, la Universidad aumentó los salarios del profesorado un 5 por ciento este julio y continuará con tres años de aumento de la compensación base anual del 5 por ciento – una decisión autorizada por el estado. Sin embargo, la Universidad sólo recibirá 30 millones de dólares del Estado para financiar estos aumentos. El resto debe ser financiado por la propia Universidad.

Actualmente, la Universidad genera ingresos para financiar los salarios del profesorado a través de tres métodos diferentes. La mayor categoría es los fondos institucionales, que incluyen la dotación. La segunda categoría más importante es la de las matrículas – tanto estudiantes de posgrado como de pregrado –  y, por último, las asignaciones estatales del estado.

“Creo que lo que esperamos es que con el apoyo del estado, y con nuestra capacidad de utilizar nuestras otras fuentes de ingresos, podamos hacer un progreso significativo en la compensación del profesorado y del personal”, dijo Davis.

El aumento de la matrícula será inevitable para financiar el incremento salarial, señaló el Consejo de Visitantes. El grupo enfatizó un deseo de seguir cubriendo el 100 por ciento de las necesidades financieras demostradas para que la carga financiera de un aumento de la matrícula no se traslade a los estudiantes de bajos ingresos.

El Presidente de la Universidad, Jim Ryan, propuso gastar una mayor parte de la dotación en la ayuda financiera para que el dinero de las matrículas pueda utilizarse principalmente para financiar los salarios del profesorado.

“Si se suma la cantidad que hemos recaudado – y luego contribuido con la dotación – tanto en las becas como en la cátedra de la facultad, son más de mil millones de dólares en este momento, lo cual es estupendo para el futuro, en términos de poder atraer a estudiantes y profesores con talento, pero también es estupendo porque es una forma de mantener los costos bajos y la matrícula”, dijo Ryan.

En general, Davis enfatizó la necesidad de desarrollar un plan firme para seguir invirtiendo en talento. 

“Estamos viendo una lucha por el talento”, dijo Davis. “No puedo subrayar [lo suficiente], una de las cosas más importantes para nosotros en los próximos uno a tres años saliendo de esta pandemia es invertir en el talento, si no los perderemos”.

Comments

Latest Podcast

Today, we sit down with both the president and treasurer of the Virginia women's club basketball team to discuss everything from making free throws to recent increased viewership in women's basketball.