Después de 15 meses de recuperación, los sobrevivientes del ataque automovilístico del 12 de agosto de 2017 recuentan sus experiencias

Varios de las personas que hablaron sobre sus experiencias expresaron su gratitud por la fundación Heal Charlottesville [Curen a Charlottesville] durante sus recuperaciones

img-1393

Survivors Lisa, who declined to give her last name, and Tay Washington embrace each other after sharing their stories with attendees at the First United Methodist Church Friday. 

Sahana Bhagat | Cavalier Daily

El artículo no expresa las opiniones o posiciones de los traductores. El artículo es una versión traducida del artículo que se encuentra a continuación: enlace

Escritor original: Amanda Pallas y Sahana Bhagat

Traducido por: Caroline Narvaez y Jordan Brooks

El viernes por la noche, los sobrevivientes del ataque automovilístico, que ocurrió después de la manifestación de supremacistas blancos, contaron sus historias de ese día tan trágico en el santuario de la Primer Iglesia Metodista Unida para recaudar fondos para el Heal Charlottesville Fund [Fondo de Curen a Charlottesville].

El atropello de los manifestantes contra la supremacía blanca fue causado por James Alex Fields Jr. en el Centro Comercial de Downtown durante la caótica manifestación de la supremacía blanca Unite the Right [Unid a la Derecha]. El ataque acabó con la vida de Heather Heyer, una residente de Charlottesville, y más de treinta personas resultaron heridas. 

Fields fue acusado con asesinato de primer grado y con treinta crímenes de odio federales. El resultado de estos crímenes podría resultar con la pena de muerte.

El fondo Heal Charlottesville fue creado después de los ataques provocados por la manifestación Unite the Right. Estos fondos proveen ayuda financiera para las víctimas del atentado del vehículo. El fondo es fundado por la Charlottesville Area Community Foundation (CACF) [Fundación Comunitaria del Área de Charlottesville] que practica y promueve la filantropía para mejorar las vidas de los residentes de Charlottesville. 

Además de ofrecer ayuda para los heridos, Heal Charlottesville brinda asesoramiento sobre traumas, y apoya a la comunidad judía contra el racismo. El recaudador de fondos fue organizado por las víctimas del ataque que siguen o han recibido ayuda de Heal Charlottesville.

Cinco de los sobrevivientes hablaron sobre sus experiencias y hablaron sobre el gran impacto que Heal Charlottesville ha tenido en sus vidas.

Lisa, una de las víctimas, le contó al público que ella no estaba enterada de la gravedad de la situación cuando ocurrió.

“Creo que yo tuve suerte de no haber estado consciente para enterarme de la seriedad del ataque ese mismo día porque ahora que veo los videos, en especial cuando veo a esa persona que grita ‘¡Médico! ¡Médico!’, me siento agradecida de que no estaba consciente de todo que estaba pasando”, cuenta Lisa.

Lisa sufrió heridas extensas, y todavía lidea con algunas de ellas el dia de hoy. 

“El me rompio las dos piernas y la mano izquierda. Tenía una herida sobre mi ojo”, dijo Lisa. “El accidente también me causó una hematoma muy grave a través de mi abdomen, lo cual es un moretón profundo, y todavía lo tengo. Mi mandíbula se salió de lugar, dos de mis coronas y uno de mis dientes estaban rotos”.

Lisa, junto con otros sobrevivientes, contó que ella sentía que no merecía los fondos de Heal Charlottesville. Sin embargo, la realidad financiera de su situación la presiono a tomar la ayuda tan necesaria.

“Mi terapia física y de mano salió tan cara que yo hubiera tenido que usar uno de mis cheques de sueldo entero para pagarlo. Mi seguro médico solo cubre treinta visitas… [Heal Charlottesville] pagó los 100 dólares por visita que mi seguro no cubrió”, dijo Lisa. 

Las historias de los individuos que hablaron inspiraron a otras víctimas de ese día a hablar. Tay Washington, otra sobreviviente a quien le chocaron durante el ataque, dijo que la comunidad de sobrevivientes se han apoyado mutuamente desde el ataque. Después del hablar sobre el apoyo que ella ha recibido de esta comunidad, ella abrazó una de las víctimas que estaba presente.

“Estoy muy agradecida por la valentía de todos ustedes que han compartido sus historias de ese día porque yo no hubiera hablado sobre lo que me pasó. Ustedes me han ayudado en mis tiempos más difíciles”, dijo Washington.

Washington enfatizó que el apoyo de la comunidad fue lo que le ayudó a seguir adelante, añadiendo que Heal Charlottesville ha sido una parte esencial de su recuperación. 

“Lo que me dio valentía fue el ver a alguien con un soporte de cuello, con la espalda lastimada, y que a pesar de eso tenían una actitud positiva”, dijo Washington. “Me dijeron: ‘Se valiente, vamos a estar bien’. Y sentí que el hecho de que hubiéramos pasado por tal experiencia y que aun así alguien tuviera el valor para decir eso, cuando todo estaba en tan malas condiciones, debía de haber un Dios cuidandonos desde allá arriba”.

Washington añadió que las manifestaciones violentas de los supremacistas blancos de aquel día siguen siendo espeluznantes para ella. 

“Esto ha sido horrible, y empezó con la raza”, ella dijo acerca de las concentraciones sobre la violencia. “Y realmente no entiendo cómo eso puede pasar. No creo querer entender cómo sucedió”. 

Star Peterson, otro beneficiario del Fondo de Heal Charlottesville, fue atropellado por el coche y sufrió múltiples heridas, incluyendo dos muñecas rotas, dos huesos rotos de su espalda y dos piernas rotas. Estas heridas incluyeron estancias largas en el hospital, junto con cinco cirugías y probablemente una sexta cirugía en un futuro próximo.

En una entrevista con The Cavalier Daily, Peterson dijo que Heal Charlottesville ha cubierto los gastos de todos los sobrevivientes que todavía no pueden trabajar.

“Ellos pagan la renta, pagan la luz, pagan la cuenta del teléfono, envían tarjetas de regalo para ir al supermercado cada dos semanas, pagan el seguro del coche”, Peterson dijo. “La Navidad pasada nos dieron tarjetas de regalo para poderles comprar regalos a nuestro hijos”.

Anna Wolz, una estudiante de tercer año quien asistió al evento, dijo que los oradores fueron muy conmovedores e informativos.

“No tenía idea de que había sobrevivientes que todavía sufren física, mental, y económicamente”, dijo Wolz. “Las historias que los sobrevivientes contaron fueron espeluznantes y gráficas y horribles, pero su fuerza y valentía hablando de ellas me dio esperanza”.

Los sobrevivientes juntaron donaciones para el Fondo de Heal Charlottesville durante el evento, y motivaron a los asistentes a conseguir el apoyo de la comunidad. En el último año, Heal Charlottesville ha distribuido más de $300.000 a cada sobreviviente.

“Espero que todo mundo salga de aquí esta noche con un mejor entendimiento de cómo los impactos locales del dia del 12 de agosto siguen estando presentes para varias personas en nuestra comunidad, de cómo en verdad necesitamos apoyo y de lo urgente que es”, dijo Kendall, quien se negó a dar su apellido. Kendall fue asaltada por un supremacista blanco el 13 de agosto del año pasado.

Ella añadió que, aunque las manifestaciones de los supremacistas blancos del 11 y 12 de Agosto ocurrieron hace más de un año, hay muchas víctimas todavía necesitan apoyo.

“Tu eres un catalizador para otros en la comunidad… tienes la oportunidad, y hasta me animaria a decir la obligación, de ayudar a que nuestra comunidad entienda la necesidad de apoyarnos los unos a los otros quienes tuvieron el valor suficiente para resistir el 12 de agosto y quienes todavía están luchando el día de hoy”, ella dijo.

related stories