SIEGEL: Hay que terminar con Denver Riggleman

Charlottesville merece un mejor congresista

str-022620-siegel
Denver Riggleman, Republicano de Charlottesville (R-Charlottesville), ha representado el 5to Distrito de Virginia, la cual incluye Charlottesville, por más de un año. Courtesy Wikimedia Commons

El artículo no expresa las opiniones o posiciones de los traductores. El artículo es una versión traducida del artículo que se encuentra a continuación: enlace

Escritor original: Jeremy Siegel

Traducido por: Lucy Hoak y Diego Blanco

Denver Riggleman, R-Charlottesville, ha representado el 5to Distrito de Virginia, la cual incluye Charlottesville, por más de un año. Durante este año, nos ha mostrado exactamente porque no es capaz de representar esta comunidad en el Congreso. Desde el principio de su término, su campaña política y su historial de voto, ha mostrado que su lealtad recae en sus donantes en vez de los ciudadanos de Charlottesville. 

Riggleman frecuentemente critica los cabilderos y la corrupción dentro de la política, diciendo que tienen demasiado control del sistema. Escribió en su página web sobre las “regulaciones violentas creadas por cabilderos”. Sin embargo, falla en publicar las grandes cantidades de dinero donadas a su campaña y a sus aliados políticos de parte de auspiciadores corporativos. En el ciclo 2019-2020, recibió más de 35,000 dólares de múltiples empresas de petróleo y gasolina como ExxonMobil, el Koch Foundation y Valero Energy. Dichas empresas tienen mala fama por querer cortar las regulaciones del medio ambiente. Además, de los 600,000 dólares que recibió de Super PACs en el último ciclo electoral, más de 80% de aquellas donaciones vinieron de empresas tales como estas. Sin embargo, algunos de estos Super PACs son ejemplos de su interés propio. 

Uno de estos Super PACs, el PAC de restablecer fundamentos económicos, le llama a Riggleman como la persona de contacto. Este PAC le da miles de dólares durante varias elecciones. Mientras no es tan raro que un candidato tenga su propio PAC, algunos de sus gastos son bastante problemáticos. Riggleman, que posee su propia destilería, patrocinó el PAC en varios proyectos de leyes de cortar regulaciones. Algunas de los proyectos de ley patrocinados por REF aumentarían cantidades de alcohol servidas, aumentarían comisiones pagados a destiladores y cortaría regulaciones en destilerías. Su propio Super PAC fue usado para reducir regulaciones en el negocio que aporta ganancias para su familia. 

No obstante sus problemas de finanza personal, Riggleman presenta una multitud de problemas con su historia de voto en el Congreso. Una gran parte de sus votos van en contra de su política declarada hacia varios asuntos. Por ejemplo, votó contra protecciones de Medicaid y un proyecto de ley desaprobando de la política de Medicaid de Trump, mientras que afirmaba que continuaba a apoyar protecciones gubernamentales de seguro de salud. Además, apoya la posición de Trump en 94.1 por ciento de votos, según un sitio de web encuestador FiveThirtyEight. Algunos de estos votos representan decisiones de política graves. En un voto polémico, fue en contra de enviar ayuda a Puerto Rico, quien todavía se está recuperando de un huracán desastroso de hace dos años, principalmente porque el apoyo ha sido bloqueado por Trump. Además, continuamente ha apoyado la política de la frontera de Trump con México, y al vez ha rechazado apoyo humanitario a los más afectado en la frontera al sur. 

Riggleman intenta presentarse como un republicano moderado que está dispuesto a trabajar con cualquiera persona para terminar las cosas, pero ha demostrado por sus votos que su lealtad pertenece a su partido en vez de sus electores.

Además, sus argumentos  contra la destitución del presidente eran absurdos. Denunció el proceso como “partidista” y llamó el acuerdo de EEUU, Mexico, y Canada como una razón principal por la cual no destituir a Trump, a pesar de que el acuerdo que ha sido evaluado por muchos economistas como una versión debilitada de NAFTA que hará daño a exportaciones americanos. Durante el proceso entero, Riggleman ignoró cada hecho presentado en varios juicios. Incluso intentó criticar la cantidad de dinero gastado por la destitución, lo cual se estimó a ser $3 millones, mientras se quedaba completamente en silencio sobre los $20 millones que ha gastado el gobierno para los bienes de Trump.

Mientras que Riggleman se presenta como un republicano moderado y tipo trabajador, a favor de cooperación bipartidista y contra el uso de dinero de corporaciones en la política, consistentemente vota con el bloque republicano en el Congreso y denuncia esfuerzos bipartidistas. Su campaña también toma cienes de miles de dólares de auspiciadores corporativos y vota en su favor. Acepta dinero de grandes empresas petroleras y consistentemente vota como desean ellos. Acepta dinero de grandes bancos y vota en contra de protecciones para los consumidores que son esenciales para la economía. Durante su tiempo en el Congreso, ha votado como un republicano, para intereses propios, mientras disimulándose como un “moderado”. Ya es hora que salga.

Jeremy Siegel es Escritor de Opinion para The Cavalier Daily. Se puede contactar por correo electrónico a continuación: opinion@cavalierdaily.com.

Las opiniones expresadas en este artículo no son las opiniones de The Cavalier Daily. Los articulos de opinion solo expresan las opiniones de los escritores.

related stories