Tell The History Of Now
The Cavalier Daily
Serving the University community since 1890

U.Va. restringe el acceso al cementerio y al monumento confederado en medio de la eliminación nacional de estatuas y monumentos confederados

Aunque oficiales del Departamento de Policía de la Universidad han sido vistos fuera del cementerio, no está claro si está siendo vigilado continuamente

La medida de restringir el acceso al Cementerio Confederado de la Universidad se produce en medio de semanas de protestas en todo el país que piden la eliminación, a veces por fuerza, de numerosas estatuas confederadas y otros monumentos considerados racistas.
La medida de restringir el acceso al Cementerio Confederado de la Universidad se produce en medio de semanas de protestas en todo el país que piden la eliminación, a veces por fuerza, de numerosas estatuas confederadas y otros monumentos considerados racistas.

El artículo no expresa las opiniones o posiciones de los traductores. El artículo es una versión traducida del artículo que se encuentra a continuación: enlace.

Escritor original: Geremia Di Maro

Traducido por: Carla Betancourt y MJ Corvalan


Actualización, Lunes 7:45 p.m.:  La puerta del cementerio cerca del monumento confederado ahora está abierta. Las barricadas permanecen alrededor del cementerio. 

A mediados de junio, se han instalado barricadas en la entrada principal del Cementerio Confederado de la Universidad, donde se encuentra el monumento de un soldado confederado, y en las entradas laterales cercanas al cementerio universitario, que se encuentra en la intersección de Alderman y McCormick cerca del comedor Observatory Hill. La puerta del cementerio más cercana al monumento confederado también fue cerrada y llaveada, aunque se observó que fue reabierta a partir del lunes por la noche. 

Normalmente abierto al público, la medida de restringir acceso al cementerio se produjo en medio de protestas por todo el país que piden justicia racial y el fin de la violencia policial a raíz del asesinato de George Floyd el 25 de mayo a manos de un ex oficial de policía de Minneapolis. En las últimas semanas, algunas protestas pidieron la eliminación, a veces a la fuerza, de numerosas estatuas confederadas y otros monumentos considerados racistas en todo el país, incluidas varias ciudades de Virginia como Alexandria, Fredericksburg y Richmond





En una declaración a The Cavalier Daily, Wes Hester, portavoz adjunto y director de relaciones públicas de la Universidad, dijo que UPD y la Administración de Instalaciones tomaron la decisión de poner las barricadas fuera del Cementerio Confederado después de que un hombre sufrió lesiones mortales en Portsmouth, Va. el 10 de junio como resultado de la caída de un monumento confederado por parte de los manifestantes de la ciudad. 

“Tras un incidente en Portsmouth en el que un hombre resultó gravemente herido por una estatua que cayó, el Departamento de Policía de la Universidad, en coordinación con la Administración de Instalaciones, comenzó a evaluar la integridad estructural de varias estatuas”, escribió Hester. “Como parte de esa evaluación, se pusieron barreras para controlar el acceso vehicular al cementerio. Estos pasos se tomaron por preocupación por la seguridad personal”.

En una entrevista con The Cavalier Daily, Jalane Schmidt, profesora asociada de estudios religiosos de la Universidad, dijo que quiere saber quién en la universidad dio la orden de poner barricadas y a qué le temen al permitir que el cementerio esté abierto como siempre. 

Schmidt agregó que la decisión es indicativa de las prioridades más amplias de la Universidad en términos de intentar activamente proteger el Cementerio Confederal y criticó cualquier uso de policías y otros recursos para proteger el cementerio. En un tweet de Schmidt en junio, dijo que vehículos policiales no identificados fueron vistos “custodiando” el cementerio como parte de una mayor presencia policial en el área durante una protesta de “Defund the Police” (Desfinancien a la Policía) que ocurrió fuera del John Paul Jones Arena el 13 de junio. En ese momento, las barricadas no estaban puestas, ni la puerta del cementerio estaba cerrada. 

Varias visitas al Cementerio Confederado por The Cavalier Daily durante varias noches a finales de junio y principios de julio no observaron inicialmente ninguna presencia policial en la vecindad del cementerio. Sin embargo, la noche del 3 de julio, tres vehículos del Departamento de Policía de la Universidad y un vehículo de seguridad fueron vistos fuera de la entrada principal al cementerio, aunque no está claro si respondieron a un incidente en el cementerio o lo vigilaron. 

En una entrevista con The Cavalier Daily, Tim Longo, el Jefe del Departamento de Policía de la Universidad (UPD) y vicepresidente adjunto de bienestar y seguridad, dijo que la policía de la Universidad y el personal de seguridad tienden a asumir “posiciones fijas” en varias ubicaciones a través de Grounds mientras hacen sus rondas, agregando que “las estatuas se han convertido en enfoque nacional” en semanas recientes. Sin embargo, no especificó si las estatuas de la Confederación, u otros monumentos de Grounds, estaban siendo vigiladas por el personal de UPD. 

Longo dijo que tomó la decisión de instalar barricadas en conjunto con el Departamento de Instalaciones después de oír acerca del incidente en Portsmouth y por evitar que un incidente similar ocurriera en la Universidad, en donde un vehículo podría ser usado para tumbar una estatua. 

“Eso me hizo dudar de la integridad estructural de nuestras estatuas, incluso aquella las famosas estatuas de la Confederación y de Thomas Jefferson, que tan firmes son estos monumentos, ¿y qué tan fácilmente podrán ser desestabilizadas?”, dijo Longo. “Fue entonces que le pedí a Instalaciones que pensaran en alguna forma de hacerlas mas estables para que si algo ocurre y se vuelven inestables y son tumbadas o se caen, mínimo nosotros tomamos medidas razonables e hicimos lo que pudimos para evitar que alguien salga herido. Hasta que esté convencido de que lo están, es por eso por lo que restringimos el paso a cualquier vehículo”.

Longo añadió que le Cementerio de la Universidad pertenece abierto para todos los peatones. 

“Tenemos que arreglar las cosas para que sea fácilmente accesible si se necesita, por lo tanto, las barricadas han sido instaladas para prevenir que un vehículo consiga acceso al cementerio e intente interrumpir o desestabilizar el monumento”, dijo Longo. “Al final de cuentas, el propósito aquí es proteger vidas y proteger la seguridad de la gente mas que cualquier otra cosa… no hay manera de eliminar el riesgo completamente, pero si lo podemos minimizar, desde luego que lo vamos a hacer”. 

En un análisis del 2018 escrito por Justin Greenlee, un recién graduado de doctorado del Departamento de Historia del Arte de la Universidad, escribió que cuando visitó el monumento por primera vez en agosto del 2018, un día después de que el monumento confederado  ‘Sam Silencioso’ fue derribado por manifestantes en la Universidad de Carolina del Norte, había un embajador de la Universidad que custodiaba la estatua.  

“UPD sabía lo que había pasado con Sam Silencioso la noche anterior y apreció los monumentos como vinculados”, escribió Greenlee. “Comprendieron, en cierto nivel, que algunos podrían considerar la estatua racista.  E intentar derribarla”.  

Según un folleto que se encuentra en el cementerio que sirve como guía turística por los terrenos, más de “900 distinguidos miembros de la facultad de la Universidad, personal y sus familias” están enterrados en el cementerio de la Universidad, así como cientos más enterrados alrededor de su perímetro. Al describir el cementerio, el folleto pregunta ¿Dónde más en Virginia Central puede ir alguien a encontrarse con tres presidentes de U.Va., profesores exitosos de toda carrera, un físico renombrado mundialmente, un amado entrenador, un general de brigada confederado, y un compilador literario?

Con respecto al Cementerio Confederado en particular, el folleto dice “Este lugar pacífico contiene los restos de 1,097 soldados confederados de regimientos que representan a 11 estados del sur, la mayoría de los cuales murieron durante la Guerra [Cívil] en el hospital general de Charlottesville. El hermoso monumento fue dedicado el 7 de junio de 1893".

El monumento está compuesto por una base de concreto, con los nombres de los muertos confederados más cercanos y sus estados de origen inscritos en placas de bronce a cada lado. Una estatua de bronce de un soldado confederado no identificado en reposo con una bayoneta se asienta sobre los cimientos de concreto. En la base del monumento de aproximadamente 10 a 15 pies de altura se lee la inscripción “El destino les negó la Victoria, pero los vistió de gloriosa inmortalidad”.

Según Greenlee, el monumento fue encargado por el capítulo del condado de Albemarle de la Ladies Confederate Memorial Association, formada por filántropos y enfermeras que habían atendido a heridos confederados en Charlottesville durante la Guerra Civil, en el 1890, como parte de una campaña para mantener mejor los cementerios confederados y asegurar su preservación y memorial en el futuro.

El día de su dedicación, los estudiantes y profesores de la Universidad se unieron a los miembros de la comunidad de Charlottesville y a los veteranos Confederados en una marcha desde el centro hasta el monumento, donde un antiguo mayor confederado pronunció entonces un discurso de apoyo a la narrativa "La Causa Perdida" de la Guerra Civil.

Sin embargo, no se mencionan en el folleto del Cementerio Universitario que las tumbas en su mayoría sin marcar son de al menos 67 trabajadores esclavizados y otros afroamericanos del área de Charlottesville. Las tumbas, que descansan fuera de las paredes del cementerio principal, cerca de los dormitorios de McCormick Road, fueron redescubiertas en el 2012, mientras que la Universidad se sometió a la expansión del cementerio, lo que provocó una mayor investigación arqueológica. Sin embargo, la Universidad no tiene registros que identifiquen de manera concluyente a las personas enterradas en el sitio, aunque se cree que alrededor del 40 por ciento de ellos son niños.

Una placa que proporciona una breve historia del cementerio ahora existe en el sitio y en parte lee, "La ubicación de estas tumbas y la evidencia de las investigaciones arqueológicas sugiere que representan una porción de cientos de afroamericanos esclavizados y libres que trabajaban en la Universidad en los años anteriores al 1865... No se sabe cuándo se estableció o dejó de ser utilizado el Cementerio Afroamericano".





Schmidt dijo que cuando visitó el Cementerio Afroamericano el Día de los Caídos en mayo para presentar sus respetos a los muertos, se dio cuenta de que el área no estaba bien mantenida y estaba cubierta en comparación con el cementerio Confederado al lado, que dijo que parecía haber sido recién segado en ese momento. 

"Esta preocupación con todo lo que está pasando es como 'ay Dios mío, tenemos que atrincherar esta puerta, tenemos que estacionar a la policía allí durante esta manifestación", dijo Schmidt. "Esta sensación de acurrucarse y tener que proteger algo, y ¿ahí es donde van a hacerlo? Mientras tanto, las cosas que tienen que ver con la gente esclavizada se escapan del radar, no es una prioridad". 

Schmidt añadió que existe una base histórica para la diferencia de trato para los dos cementerios también, citando la práctica del robo de tumbas que perduró hasta el siglo 20, en la que los cuerpos fueron exhumados del Cementerio Afroamericano por "resurreccionistas" pagados o "agentes de cadáveres" para la investigación médica en la Universidad, según Greenlee. Según la placa en el Cementerio Afroamericano, durante el siglo 21, "el contraste visual entre el Cementerio Universitario amurallado, cerrado y relativamente abierto, y el Cementerio Afroamericano vallado y moderadamente arbolado habría sido duro". 

"[Es] la yuxtaposición de cómo ese soldado centinela Confederado está de guardia sobre el Cementerio Confederado... mientras que justo fuera de las paredes del cementerio se encuentra este cementerio para personas esclavizadas que regularmente fue robado de cadáveres para la U.Va. Escuela de Medicina", dijo Schmidt. "El blanco, la sección Confederada, está vigilado con este vigilante. Luego, en el lado de los esclavos de aquí, no se reba, y en su día, fue objeto de un robo regular de tumbas con el fin de desicarcar los cuerpos negros en beneficio de los hombres blancos que iban a la escuela de medicina en U.Va". 

Sin embargo, Schmidt dijo que, aunque no necesariamente aprueba el monumento confederado en el Cementerio Universitario, es importante establecer una distinción entre el monumento de la Universidad y los del centro de Charlottesville, a saber, los monumentos a los generales confederados Robert E. Lee y Thomas 'Stonewall' Jackson, debido a su colocación en un cementerio y centrarse en los muertos. 

"Está haciendo un trabajo diferente debido a su colocación y debido a su diseño", dijo Schmidt. "Estos primeros monumentos Confederados que entraron ... fueron colocados en cementerios. Los monumentos Confederados se asociaron con el luto y el recuerdo de los muertos ... es después de la fundación de las Hijas Unidas de la Confederación en el 1894 que hay este tipo de migración de estatuas confederadas fuera de los cementerios, donde se asociaron con el luto, y en la plaza pública, céspedes de la corte, parques, greens centrales de una manera muy pública, recomendando estas figuras para la veneración pública". 

Como escribió Greenlee, Schmidt dijo que la asociación Ladies Confederate Memorial, responsable de erigir el monumento al Cementerio Confederado de la Universidad en el 1893,  inicialmente sólo se centró en la conmemoración de la Confederación en cementerios. Sin embargo, Greenlee concluyó que los intereses de tales asociaciones se habían fusionado efectivamente con los ideales supremacistas blancos de organizaciones como las Hijas Unidas de la Confederación, que estuvieron presentes en la inauguración de los monumentos Lee y Jackson de Charlottesville en la década del 1920, poco después de su fundación.

"No es tan pernicioso, no estoy diciendo que lo apruebo, sólo estoy diciendo que no es tan pernicioso como los del centro de la ciudad .... que básicamente están anunciando a los negros que 'no vas a tener la misma justicia aquí'", dijo Schmidt. 

Aunque actualmente no parece haber un movimiento para eliminar el monumento del Cementerio Confederado, una petición para retirar otro monumento confederado en Grounds, la Fuente Conmemorativa Frank Hume, más conocida como el Muro Susurrante, ha obtenido más de 1.700 firmas en las últimas semanas. El monumento fue erigido en 1938 para conmemorar la vida de Hume, que era un soldado Confederado nacido en Virginia y simpatizante Confederado de toda la vida. 





Aunque no es un monumento Confederado, el destino de la estatua de George Rogers Clark de la Universidad, que se encuentra en Grounds cerca del Corner, también está en cuestión después de que una reciente petición pidiendo su remoción haya ganado más de 2.000 firmas. La estatua de 24 pies de altura fue erigida en 1921 y representa a Clark, un general de la Guerra de Independencia, a caballo con un grupo de nativos americanos arrodillados frente a él. 

En la batalla legal en curso de Charlottesville para eliminar sus propios monumentos Confederados, los de los generales Confederados Robert E. Lee y Thomas "Stonewall" Jackson en dos parques del centro de la ciudad, la ciudad planea presentar una moción ante la Corte Suprema de Virginia para disolver una orden judicial permanente que prohíbe la remoción de las estatuas como parte de una demanda de 2017 presentada contra la ciudad después de que el Ayuntamiento votará para retirarlas. A partir del 1 de julio, una nueva ley de Virginia aprobada por la Asamblea General a principios de este año permite a las localidades retirar monumentos de guerra.

Este artículo ha sido actualizado con información adicional de Wes Hester, portavoz adjunto y director de relaciones con los medios de comunicación de la Universidad, y Tim Longo, el Jefe del Departamento de Policía de la Universidad (UPD) y vicepresidente adjunto de bienestar y seguridad. 

Comments