The Cavalier Daily
Serving the University Community Since 1890

STRIKE: La IFC y la ISC están poniendo en peligro imprudentemente a nuestra comunidad

Una revocación de la prohibición autoimpuesta de las reuniones en persona antes del impulso griego exige una condena generalizada de la comunidad universitaria

<p>Apenas el fin de semana pasado, un gran número de estudiantes se reunieron en la nieve en el Madison Bowl, muchos sin máscaras y ninguno observando una distancia adecuada. &nbsp;</p>

Apenas el fin de semana pasado, un gran número de estudiantes se reunieron en la nieve en el Madison Bowl, muchos sin máscaras y ninguno observando una distancia adecuada.  

El artículo no expresa las opiniones o posiciones de los traductores. El artículo es una versión traducida del artículo que se encuentra a continuación: enlace

Escritxr original: Noah Strike

Traducido por: Diana Albarracin

A finales del mes pasado, el Consejo Inter-Hermandad (ISC) de mujeres y el Consejo Inter-Fraternidad (IFC) anunciaron que una prohibición anterior de las reuniones en persona de la vida griega se revertiría antes de los eventos formales de reclutamiento y de licitación. La IFC dijo que permitirá rondas posteriores de eventos de reclutamiento y días de licitación, mientras que el ISC limitará los capítulos a solo albergar días de licitación presenciales con capacidad reducida. A pesar de las afirmaciones del presidente de la IFC de que "la comunidad griega dio un paso enorme el [último] semestre y demostró que estaba dispuesta a sacrificarse sus fiestas" para proteger la seguridad pública, la reversión de esta política exacerbará la propagación del COVID-19 y pondrá en peligro imprudentemente nuestra comunidad. 

Hemos recorrido este camino antes y sabemos cómo termina. Como se vio en la pasada primavera, el verano y el otoño, la comunidad griega no estaba, de hecho, "dando un paso enorme" o "dispuesta a sacrificar las fiestas" para proteger a la comunidad, sin importar la propaganda que salve las apariencias de la IFC. Incluso ahora, al comenzar nuestro tercer semestre de la pandemia, el cumplimiento de los estudiantes es, en el mejor de los casos, cuestionable. El fin de semana pasado, una gran cantidad de estudiantes se reunieron en la nieve en el Madison Bowl, muchos sin máscaras y ninguno observando una distancia adecuada. Docenas más esperaban en filas apretadas afuera de los bares Corner. La IFC y el ISC, como la propia Universidad, deberían duplicar las restricciones, no eliminarlas. 

El anuncio del cambio de política contiene importantes motivos de preocupación. Primero, la política de estipulación de que todos los eventos presenciales deben ser aprobados y regulados por la IFC y el ISC solo cubre eventos formales. Esto significa que las reuniones informales, un sello distintivo de la fiebre de la fraternidad, permanecen sin regular. Como es evidente por su comportamiento durante el último año, no podemos confiar en que las fraternidades se abstengan de celebrar reuniones en persona, informales y no reguladas. 

En un intento por dar cuenta de esta brecha en las políticas, la IFC ha establecido un grupo de trabajo de cinco miembros por capítulo y los encargó de hacer cumplir las políticas de COVID-19 en sus respectivas organizaciones. Si uno de estos cinco miembros observa una “violación atroz” en su capítulo, debe informarlo a la IFC para su adjudicación. En esencia, el sistema solo funciona si los hermanos informan a otros hermanos por infracciones. Es difícil subestimar lo ingenuo que es creer que un sistema de este tipo funcionaría. Los hermanos no tienen ningún incentivo para denunciar a sus compañeros y podrían enfrentar el ostracismo social en su capítulo por hacerlo. Se supone que el propósito mismo de una fraternidad es la hermandad por encima de todo lo demás, ¿por qué esperar que la rompan? Las repetidas sanciones de la Universidad por abuso de alcohol y drogas, violaciones de bromas a los novatos y agresión sexual muestran que, si bien los hermanos pueden responsabilizarse mutuamente, eligen no hacerlo.

Al IFC y el ISC revertir su prohibición de las reuniones en persona pondrían en peligro egoístamente a nuestra comunidad, simple y llanamente. Los casos nuevos en Virginia, aunque disminuyen, permanecen en niveles cercanos al pico. El Sistema Médico de la Universidad, que sirve no solo a la comunidad de Charlottesville, sino a una amplia franja de Virginia Central, está cerca de su capacidad y tiene una escasez de personal. La pandemia se mantiene en un nivel que exige que solo los servicios y eventos más esenciales se realicen en persona. Puede ser una sorpresa para la comunidad griega “intensificada”, pero el día de la selección y la puja no son esenciales y se pueden realizar en línea. Nuestra comunidad, nuestra Virginia y nuestro país están sufriendo y deben hacer sacrificios para apoyarse mutuamente. Es un movimiento asombrosamente ensimismado y lamentablemente nada sorprendente que la comunidad griega actúe como si estuviera exenta de esta responsabilidad ética. 

Anteriormente he escrito sobre la importancia de la autonomía en el autogobierno de los estudiantes. Siempre soy escéptico y dudo acerca de la interferencia de la Universidad en el derecho de los estudiantes a gobernar nuestros propios asuntos. Sin embargo, no soy escéptico ni vacilante cuando digo esto: la administración de la Universidad debe intervenir y prohibir las reuniones de vida griega en persona. No tendría precedentes que lo hiciera: todas las actividades de Greek Life se suspendieron a raíz del escándalo de Rolling Stone de 2014. Es moralmente incorrecto - no “genial y bueno” - permitir que la IFC y el ISC pongan en peligro a los miembros de la comunidad de esta manera. Lo he dicho antes, y lo diré de nuevo: la Universidad debe controlar la anarquía social de la vida griega. Hay mucho en juego. Hay vidas en juego.

Noah Strike es un columnista de opinión de The Cavalier Daily. Puede ser contactado por correo electrónico: opinion@cavalierdaily.com.

Las opiniones expresadas en esta columna no son necesariamente las de The Cavalier Daily. Las columnas representan únicamente las opiniones de los autores.

Comments