The Cavalier Daily
Serving the University Community Since 1890

El lenguaje oculto de la comida

Encontrar consuelo en la organización social de la comida, ya sea a través de los carbohidratos o la risa

<p>Sarah Kim es una columnista de Life para The Cavalier Daily.</p>

Sarah Kim es una columnista de Life para The Cavalier Daily.

El artículo no expresa las opiniones o posiciones de los traductores. El artículo es una versión traducida del artículo que se encuentra a continuación: enlace

Escritxr original: Sarah Kim

Traducido por: Diana Albarracin

Estar en Grounds parecía la mejor línea de ataque en los lentos días escolares de Zoom que desdibujaron el final del semestre anterior. Confié en gran medida en la justificación de que acercarme a la Universidad este año me sacaría de mi mal humor. Con cierta decepción, siento que puedo afirmar que estar de vuelta en Grounds no ha proporcionado una gran diferencia perceptible en la productividad. En cambio, cada semana que pasa se siente como un recuerdo lejano. Cada semana se define como su propia pequeña era con su propia mezcla individualizada de estrés, alegría y experiencias extravagantes. 

Los aspectos más destacados de estar en Grounds nuevamente incluyen temblar del frío en un estacionamiento, sacar burbujas de aire de mi saliva y ser excluido de casi todas las interacciones sociales debido a la irresponsabilidad de los demás. El extravagante clima seudo primaveral también merece una mención honorífica. Sus períodos alternos de nieve y calor han revelado mi odio por los zapatos llenos de arena y sal y mi desesperación por la primavera real. Sin embargo, lo que permaneció constante fueron los sentimientos que rodean la escuela en línea, ya que las clases asincrónicas se han vuelto más desconectantes que nunca. 

Junto con estos elementos, pensé que mi experiencia en el terreno se vería agravada por los hábitos alimenticios estereotipados de un estudiante universitario independiente: una dieta de subsistencia incolora que consiste en comidas preparadas y un omnipresente "ramen-y-cereal" para el desayuno, el almuerzo y la cena. Sentí un gran temor al considerar cómo incorporar el trabajo de preparación que requiere mucho tiempo y que se requiere para una comida adecuada en un horario escolar abarrotado. 

En medio de los períodos fluctuantes de agitación e inquietud, la comida se convirtió sorprendentemente en mi principal fuente de paz. No es exactamente el acto de comer lo que me relaja, sino las aventuras gastronómicas que he compartido con mis compañeros de piso en nuestra pequeña cocina. El tiempo que hemos pasado preparándonos, comiendo y riendo mientras disfrutamos del cálido resplandor de las pequeñas luces de bistró colgadas en la sala de estar se ha convertido en algo que espero con ansias todas las noches.

Aprender a vivir en un apartamento con amigos es un proceso largo y complicado. Se necesita tiempo para evaluar completamente sus idiosincrasias, e incluso se necesita más tiempo para aprender más sobre el lado más oculto de cada persona. Sin embargo, la comida ha revelado las preferencias, tradiciones y recuerdos individuales de mis compañeros de habitación más que cualquier otra cosa. Mientras saboreaba el adobo de pollo picante de nuestras madres, un popular plato de pollo estofado filipino, y banchan, guarniciones coreanas, los diálogos naturales sobre nuestras familias fluyeron y sellaron nuestros lazos de amistad.

Se podría decir que también me han cambiado como persona al ayudarme a canalizar mi estilo de vida inactivo de la Generación Z durante el aislamiento de COVID-19, especialmente desde que Internet se ha convertido en la fuerza impulsora de la conectividad que requiere que uno esté más atento al mantenerse al día con la última tendencia en redes sociales. Me han etiquetado en broma como fuera de la red por la falta de redes sociales en mi vida. Mis compañeros de cuarto han insistido en enseñarme y expandir mi "capital social", o sentido de relacionismo y conciencia de la población en general, alrededor de la mesa. Para ser sincera, he estado en un constante estado de confusión desde que mis amigos comenzaron a hablar en lo que parece ser un flujo incesante de referencias de TikTok y memes. Aunque apenas estoy comenzando a familiarizarme con la aplicación, debo decir que al menos aprecio las pasta Gigi Hadid y fideos asiáticos con maní recetas que surgieron de esta.

Cuando asamos verduras, horneamos por estrés o comemos nuestras cenas en silencio mientras reflexionamos sobre nuestras propias preocupaciones, mis compañeros de cuarto y yo construimos colectivamente nuestro sentido de hogar. Un sentido de hogar basado en el fortalecimiento de nuestras relaciones a través de la cocina y la comida en presencia de los demás y nuestra aceptación de los demás, sin necesidad de decir ninguna palabra mientras comemos. Una casa que huele a arroz jazmín y brisas primaverales. Un hogar que se llena con los sonidos de las carcajadas y los trenes que pasan. 

El elemento espiritual del hogar tampoco debe pasarse por alto. Muchos de nosotros ya conocemos el dicho: "El hogar es donde está el corazón". El corazón está formado por las personas a las que has llegado a apreciar y aquellas a las que realmente deseas lo mejor: las personas con las que esperas celebrar los logros y fracasos, organizar pequeñas fiestas y con las que cantar canciones descaradamente. Cocinar cenas y experimentar nuevos sabores con mis compañeros de cuarto me ha ayudado a lograr un nivel óptimo e íntimo de amistad con recuerdos compartidos solo entre nuestra casa.  

Este semestre puede ser la última oportunidad para que compartamos tiempo de calidad con nuestros compañeros de cuarto. Una vez que regrese algún tipo de normalidad, solo será cuestión de tiempo hasta que nuestras vidas se aceleren a un ritmo vertiginoso y los rostros antes familiares con los que solíamos convivir se conviertan en extraños por los que pasamos sin un saludo. Sin embargo, debemos tratar de recordar que no tenemos que estar fuera y a punto de desestresarnos. Preparar una comida con amigos en casa o pedir comida para llevar puede ser una fuente de relajación y alegría muy necesaria. Si algo nos ha enseñado la cuarentena es que el compañerismo, la buena comida y el ambiente del hogar son las cosas que realmente marcan la diferencia en nuestra vida diaria. 

Sarah Kim es columnista de The Cavalier Daily. Puede ser contactada en life@cavalierdaily.com.

Comments