The Cavalier Daily
Serving the University Community Since 1890

El ataque del equipo de fútbol americano de Virginia tiene dificultades en una pérdida de 28-3 ante No.9 Notre Dame.

Los Cavaliers sinceramente extrañaron a su lanzador de tercer año estrella Brennan Armstrong en un emparejamiento central

Virginia y Notre Dame dividieron el tiempo de posesión casi igualmente, pero los Fighting Irish claramente lo utilizaron un poco más sabio que los Cavaliers.
Virginia y Notre Dame dividieron el tiempo de posesión casi igualmente, pero los Fighting Irish claramente lo utilizaron un poco más sabio que los Cavaliers.

El artículo no expresa las opiniones o posiciones de los traductores. El artículo es una versión traducida del artículo que se encuentra a continuación: enlace

Escritxr original: Ben Anderson

Traducido por: Sam Liss y Leon Arceo 

El fútbol americano de Virginia regresó a casa por el primer tiempo desde el fin de semana de Halloween, pero desafortunadamente no pudo conseguir una victoria en frente de una multitud de casi 50,000 ante No.9 Notre Dame, al perder 28-3. El ataque de los Cavaliers (6-4, 4-2 ACC) tenían grandes dificultades sin el principiante lanzador de tercer año Brennan Armstrong, mientras que los Fighting Irish (9-1) utilizaron un ataque equilibrado para guardar la ventaja durante el partido entero. 

La primera — y tal vez la más grande — noticia del partido vino justo antes de que el balón fuera dada la patada inicial, mientras que Virginia haya anunciado el lanzador del primer año Jay Woolfolk como el principiante a causa de una herida a Armstrong, quien, al principio del día, fue el líder de la nación en yardas de pases. Mientras lo que resultó  en un cambio para los Fighting Irish desde el punto de vista de su estrategía, antes del partido, Woolfolk solamente había lanzado seis pases en toda la temporada, así que cualesquiera predicciones sobre cómo el ataque de Virginia habría operado estaban basadas en pura especulación.

Después de recibir la patada inicial, Notre Dame marchó bajo el campo, al convertir sus dos primeros terceros downs antes de enfrentar un cuarto-y-uno crucial en la línea de 21 yardas. La jugada fue inicialmente considerada como corta de la línea del primer down, y después de una revisión el llamamiento por los árbitros se mantuvo, dando Virginia una gran victoria inicial a la defensa. Woolfolk y los Cavaliers no pudieron capitalizar, sin embargo, mientras una tres-y-fuera de Virginia le volvió el balón enseguida a los Fighting Irish con una posición del campo buenísima después de solo una patada de 14 yardas por el despejador Jacob Finn quien es un estudiante de posgrado. 

Después de alcanzar un cuarto down por poco idéntico, Notre Dame parecía elegir patear un gol de campo antes de cambiar de idea durante un tiempo fuera. El corredor de segundo año Kyren Williams luego se abrió camino la defensa de Virginia, al correr 14 yardas antes de que el lanzador Jack Coan, quien es un estudiante de posgrado, tirara un pase al receptor cerrado del segundo año Michael Mayer lo cual se puso  a los Fighting Irish delante de UVA por un marcador de 7-0. En la siguiente serie ofensiva de los Cavaliers, un multitud de penaltes impidió a Virginia desde el comienzo, resultar en una otra patada de Finn, no obstante esta patada ir más larga. 

Los ataques incumplidos — un problema que ha lastimado a Virginia a lo largo de la temporada entera en la defensa — regresaron durante la siguiente serie ofensiva de Notre Dame, con el corredor del primer año Logan Diggs liberarse para completar 26 yardas en un tres-y-dos crucial. Coan salvó a los Fighting Irish de nuevo con otra anotación de pase para extender la ventaja de Notre Dame a 14. 

Virginia respondió con su primera serie ofensiva productiva del partido, con Woolfolk ganando algunos primeros downs usando tanto su brazo y sus piernas para llevar a los Cavaliers al territorio del Notre Dame. Al enfrentar un cuarto down, Virginia intentó un probable gol de campo falso desacertado, con Woolfolk no alcanzando la línea de puntaje lo cual volvió el balón a los Fighting Irish

Las conversiones de tercer down continuaron siendo la historia del juego, ya que Notre Dame convirtió dos más en el transcurso de su siguiente posesión. Williams pudo separarse de la defensa de los Cavaliers, corriendo para lo que parecía ser un touchdown, pero aún era una jugada de 27 yardas. Dos jugadas y varios ataques fallidos de Virginia más tarde, el corredor de segundo año encontró la zona de anotación para extender la ventaja de Notre Dame una vez más a 21-0.

El ataque final de Virginia llegó a un final prematuro con una intercepción de Woolfolk, y Notre Dame procedió a agotar el reloj para regresar al vestuario con el marcador 21-0 a su favor. Mirando las estadísticas de la primera mitad, es evidente que el enfrentamiento fue unilateral desde el principio. Los Fighting Irish superaron a los Cavaliers 264 yardas a solo 94, y también convirtieron 6-8 terceras oportunidades, muchas de las cuales extendieron futuras series de touchdown. En general, ni la ofensiva ni la defensa funcionaron para Virginia en los primeros 30 minutos de juego.

Al salir de la segunda mitad, la ofensiva de los Cavalier reunió con mucho su posesión más fuerte del juego, pero una tercera captura tomada por Woolfolk resultó en un gol de campo de 44 yardas fallado por el pateador de segundo año Brendan Farrell que mantuvo a Virginia fuera del marcador. Sólo tres jugadas después, los Fighting Irish devolverían el balón a los Cavaliers con una intercepción de Coan del esquinero de tercer año Anthony Johnson.

En la posesión subsiguiente para Virginia, se produjo un desastre cuando el receptor de cuarto año Billy Kemp salió del campo cojeando con una aparente lesión en la pierna. La ofensiva - ya derrotada por Armstrong y el corredor cuarto año Wayne Taulapapa - no podía permitirse otra lesión. Después de otro penalti de los Cavaliers, Virginia despejó una vez más.

Notre Dame se vería obligada a despejar, y la ofensiva de Virginia se volvería a encontrar en territorio de los Fighting Irish, pero una cuarta captura tomada por Woolfolk extinguió cualquier esperanza de poner puntos en el marcador. La marcha resultante para Notre Dame envió a muchos fanáticos de Virginia a una salida anticipada, ya que Coan lanzó su tercer pase de touchdown del día al receptor de cuarto año Kevin Austin para extender la ventaja a 28.

Virginia giraría en un gol de campo a principios del último cuarto para evitar una blanqueada, pero era demasiado poco, demasiado tarde para los Cavaliers, ya que era demasiado difícil recuperarse de la lenta primera mitad. Después de eso, los equipos se turnarían para agotar el tiempo para llevar el conteo final a 28-3, lo que hizo que los Fighting Irish fueran 2-0 de todos los tiempos en Charlottesville.

En general, fue un juego extremadamente frustrante para los Cavaliers. Si Armstrong hubiera estado disponible para jugar, la ofensiva de Virginia muy bien podría haber tenido suficientes oportunidades de ganar o al menos mantener el juego cerrado. La defensa se endureció de manera real en la segunda mitad, deteniendo a los Fighting Irish varias veces en su propia mitad del campo, pero la ofensiva simplemente no podía mover el balón de manera real sin la estrella del equipo. En todo caso, el juego fortaleció aún más el caso de Armstrong como el mejor mariscal de campo de la ACC.

Aunque el entrenador Bronco Mendenhall fue muy elogioso por el desempeño de Woolfolk, especialmente en la primera apertura del novato contra un equipo top 10, Mendenhall estuvo de acuerdo con la importancia de Armstrong en su conferencia de prensa posterior al juego.

"No creo que haya otro mariscal de campo en el país que haga más por su equipo de lo que Brennan [Armstrong] está haciendo por nosotros", dijo Mendenhall. "Eso me fue validado esta noche".

Virginia regresará al juego de ACC después de una pausa de cuatro semanas el sábado, mientras los Cavaliers viajan al Heinz Field para enfrentarse al No. 21 de Pittsburgh. El inicio está programado para las 3:30 p.m. y el juego se transmitirá a nivel nacional por ESPN2.

Comments