The Cavalier Daily
Serving the University Community Since 1890

Las 10 razones principales por las que las semanas avanzan lentamente pero el semestre pasa volando

Sorprendentemente, ya estamos en abril, lo que significa que solo queda un mes de clases.

Anna Mason es una de las 10 mejores escritoras de The Cavalier Daily.
Anna Mason es una de las 10 mejores escritoras de The Cavalier Daily.

El artículo no expresa las opiniones o posiciones de los traductores. El artículo es una versión traducida del artículo que se encuentra a continuación: enlace

Escritora original: Anna Mason

Traducido por: Giuliana Rejalaga

1. El tiempo vuela cuando te diviertes

Reflexionando sobre el semestre hasta ahora, ¿Qué recuerdas? ¿Recuerdas específicamente todos los minutos que has pasado estudiando? Personalmente recuerdo más los momentos que he tenido con mis amigos, mis clubes y otras cosas fuera de las clases en sí. Pasar tiempo juntos en el Lawn o ponerse al día con amigos durante la cena es lo que veo cuando miro hacia atrás. Nunca reflexiono al final de un semestre y recuerdo cada momento estudiando bioquímica antes del segundo examen. Mirando retrospectivamente, el tiempo parece pasar mucho más rápido que cuando lo vivías.

2. Aún no hace calor

Si el clima fuera más cálido en Charlottesville, sería mucho más fácil creer que ya es abril. El clima parece estar atascado en las temperaturas y el temperamento del nivel de marzo, lo que hace que los días sean tristes y que parezca que el semestre no debería estar tan avanzado como está. En las mañanas hace 40-50 grados y luego por la tarde estoy constantemente atrapado en un extraño limbo entre el calor y el frío, dependiendo de las ráfagas de viento. No es lo suficientemente frío para nuestras chaquetas de invierno, pero aún no es lo suficientemente cálido para las mangas cortas. Estoy listo para el verdadero clima primaveral.

3. Ajustes de horario

A pesar de que hemos vuelto al aprendizaje en persona desde agosto, todavía me estoy acostumbrando a cuánto tiempo se tarda en caminar por Grounds. Me he visto obligada a correr a reuniones que programo demasiado juntas. Siento que ir y venir de clases ocupa una parte mucho más grande de nuestro día que solo el tiempo que pasamos en clase. Los 10 a 20 minutos adicionales en cada extremo de las horas de clase hacen que los días en los que tienes clases sean mucho más agitados que en años anteriores. Me encuentro matando el tiempo y quedándome en Grounds cuando tengo varias clases solo para evitar caminar a casa.

4. Las vacaciones de primavera fueron hace un mes

Esto puede parecer difícil de creer, pero las vacaciones de primavera fueron casi a mitad del semestre. No estoy segura de nadie más, pero, para mí, la mitad del semestre antes de las vacaciones de primavera parece que fue hace mucho tiempo. El receso de una semana que separa el semestre definitivamente hace que la primera mitad del semestre sea más difícil de recordar una vez que estamos bien entrados en la segunda mitad. Este efecto hace que la primera mitad se sienta como si hubiera pasado toda una vida, haciendo que el semestre en su totalidad se sienta como si se hubiera alargado.

5. Estamos constantemente ocupados

Mantenerse al día con el trabajo escolar, las reuniones de clubes y los trabajos durante la semana hace que todos los días parezcan varios días en uno. Cuando llega el jueves, se siente como si hubiera estado en seis días diferentes de obligaciones, y es solo el cuarto día. Durante la semana tengo que ir a cuatro clases los martes y luego correr al trabajo después de salir de mi última clase. Cuando llego a casa, a veces no he estado en casa durante 10 horas. Esas 10 horas se sienten como las más largas de mi vida cuando estoy corriendo sin un segundo para tomar un descanso.

6. Levantarse temprano

Cuando estás cansado, el tiempo parece moverse mucho más lento que cuando no lo estás. Levantarse temprano para ir a clase o hacer tareas hace que el día parezca mucho más largo que cuando se duerme hasta tarde los fines de semana. Cuando duermes hasta las 11 a.m. o el mediodía los fines de semana, pierdes dos o tres horas que habrías sido productivas durante la semana. Las clases de las 8 a.m. y 9:30 a.m. son brutales, por lo que pierdes la oportunidad de dormir durante la semana. Cada día que estés cansado parecerá pasar lentamente, pero mirando hacia atrás al final de la semana parecerá que pasó en un momento. El fin de semana parece ser el único momento en que tienes la oportunidad de respirar profundamente y darte cuenta de cuánto lograste realmente durante la semana.

7. Las clases hacen que los días pasen más lentos

Las horas pasadas en clase gatean en comparación con las horas que se dedican a tomar descansos o al aire libre. Las clases de una hora y 15 minutos que son en su mayoría los martes y jueves son brutales si están en un formato de conferencia típico todo el tiempo. Estar concentrado durante tanto tiempo es extremadamente agotador y te hace esperar con ansias el momento en que hayas terminado con las clases del día, lo que hace que el día se alargue más.

8. Días de lluvia

¿Por qué sólo llueve durante la semana? La idea de tener que caminar a clases bajo la lluvia hace que despertarse por la mañana sea mucho más difícil en los días lluviosos. También parece que Charlottesville elige un día a la semana para que el clima sea desagradable, y por lo general no es los fines de semana. Una vez que caminas a clase bajo la lluvia luego de olvidar tu impermeable, pasar el resto del día ligeramente húmedo es realmente terrible. Los cielos nublados me dan sueño y estar atrapada bajo la lluvia me hace desear poder meterme en la cama, lo que siempre hace que el tiempo parezca pasar increíblemente lento.

9. Exámenes

Los exámenes hacen que una semana se sienta larga. Si estás temiendo un examen a mitad de semana, los primeros días los pasas estudiando sin parar para ello. Luego, durante la segunda mitad de la semana, te pones al día con el resto de tus clases. Es una receta para hacer que las semanas parezcan mucho más largas de lo que realmente son. Sin embargo, una vez que estás atrapado, tienes que hacerlo todo de nuevo.

10. Estamos esperando los fines de semana

Esta puede ser la respuesta más obvia, pero los fines de semana, o los jueves por la tarde, es cuando comienza la diversión. Tener un descanso de las clases y poder relajarme es lo que personalmente espero con más ansias el lunes por la mañana. Al desear que el fin de semana llegue más rápido, definitivamente hacemos que las semanas parezcan más largas de lo que realmente son.

Comments

Latest Podcast

Today, we sit down with both the president and treasurer of the Virginia women's club basketball team to discuss everything from making free throws to recent increased viewership in women's basketball.