Tell The History Of Now
The Cavalier Daily
Serving the University community since 1890

Como los estudiantes internacionales se han adaptado a tomar clases en línea

Los desafíos que enfrentan estos estudiantes van desde grandes diferencias de tiempo de la Universidad hasta ser separados de sus familias

Muchos estudiantes internacionales tuvieron que tomar la decision de regresar a casa o quedarse en Charlottesville.
Muchos estudiantes internacionales tuvieron que tomar la decision de regresar a casa o quedarse en Charlottesville.

El artículo no expresa las opiniones o posiciones de los traductores. El artículo es una versión traducida del artículo que se encuentra a continuación: enlace

Escritor original: Maryann Xue

Traducido por: Giuliana Rejalaga y Micaela Vilanova

Después de que la Universidad canceló las clases en persona por el semestre y alentó a los estudiantes a no regresar a Grounds después de las vacaciones de primavera, muchos estudiantes se encontraron inesperadamente temprano en sus ciudades natales. Sin embargo, para los estudiantes internacionales, el hogar no es simplemente un viaje de tres horas en carro o dos horas en avión.

Los riesgos para la salud asociados con los viajes de larga distancia, junto con las restricciones de viaje en ciertos países, dejaron a los estudiantes internacionales con pocas opciones. Si bien algunos encontraron soluciones alternativas quedándose en casa de un amigo o pariente, muchos tuvieron que elegir si permanecer en la Universidad o arriesgarse y volver a casa. Los estudiantes que permanecen en Grounds ahora deben enfrentar problemas de acceso limitado a las instalaciones, mientras que aquellos que abandonaron los Estados Unidos deben enfrentar el desafío de completar las clases en un país con diferencia de horario de varias horas con la Universidad.

Como Observatory Hill es ahora el único comedor abierto y casi todas las instalaciones están cerradas, incluidas bibliotecas, gimnasios y espacios de actividad estudiantil, los estudiantes que permanecen en Grounds han tenido que encontrar sus propias formas de ocupar su tiempo y llenar sus estómagos. Además de ir al supermercado o hacer ejercicio, existen pocas otras ocasiones en las que se permite salir a la calle debido a la orden de quedarse en casa del gobernador Ralph Northam.

El estudiante de segundo año en la Facultad, Yancheng Pan, llama a Shanghai hogar, pero decidió no regresar debido a los potenciales riesgos de salud y las restricciones de viaje impuestas. Si bien Charlottesville inicialmente parecía un pueblo fantasma, tiene algunos amigos que también han optado por quedarse. Esto, combinado con el aliento y la tranquilidad que ha recibido de sus padres en casa, lo ha ayudado a sentirse menos solo.

“Puedo ver en sus ojos que quieren estar conmigo”, dijo Pan. “Sé que están haciendo todo lo posible para ser padres solidarios y quieren que me vaya bien, así que creo que eso es realmente desinteresado de ellos. Creo que la mejor manera de hacerlos sentir orgullosos es quedarme aquí y estudiar mucho, hacer lo que tengo que hacer”.

En términos de su vida académica, Pan cree que quedarse en Charlottesville era la mejor opción para él. Puede permanecer en la misma zona horaria que sus profesores y evitar posibles dificultades para acceder a Google, lo cual está prohibido en China y solo se puede acceder a través de una red privada virtual.

Para el estudiante de intercambio francés de tercer año Johann Aireau, este fue un final inesperado de su último semestre en la Universidad. Aireau inicialmente quería quedarse en caso de que las clases en persona se resumieran. Sin embargo, después de enterarse de que las clases permanecerían en línea durante el resto del semestre y recibir correos electrónicos de la Oficina de Estudios Internacionales alentándolo a irse a casa, decidió que irse era la mejor opción.

“La situación también es bastante mala en Francia en este momento, por lo que enloquece a toda mi familia”, dijo Aireau. “Prefieren que regrese y que esté a salvo en casa porque no saben si las aerolíneas podrían cerrarse. Obviamente no volveré nadando, ¿verdad? Sería bastante [terrible] si mi visa expira, y todavía estoy aquí”.

En el otro lado del mundo, los estudiantes se enfrentan a un conjunto nuevo de desafíos. Con el cambio a las reuniones de Zoom en muchas clases, muchos estudiantes internacionales todavía tienen que seguir la hora estándar del este para estar despiertos para las conferencias, lo que ahora puede suceder cuando normalmente estarían durmiendo. Para algunos, esto significa que vivirán fuera de sincronía con el resto de la familia durante el resto del semestre.

Días después de que la estudiante universitaria de primer año Ria Kharosekar llegara a la India, el país entró en un bloqueo total, por lo que se alegró de haber llegado a casa a tiempo para estar cerca de su familia. Sin embargo, debido a la diferencia horaria, su horario de sueño se ha visto severamente afectado.

“Mi día de clases normalmente empieza después de la cena estos días,” dijo Kharosekar. "La mayoría de los días termino alrededor de las 2 a.m. Estaba bien la primera semana después de que regresé porque todavía tenía jet lag, pero ahora es definitivamente muy extraño."

India está casi 10 horas por delante de Charlottesville, así que averiguar cuándo las clases son y cuándo hay que entregar las tareas requiere mucha más matemática mental. Las clases en línea también han causado un aumento en el trabajo y el estrés para algunos, aunque los profesores han sido generalmente más indulgentes debido a estas circunstancias inusuales.

"Uno de mis laboratorios es a la 1:30 a.m.", dijo Kharosekar. "La semana pasada, a las 12:30 a.m., pensé en tomar una siesta y despertarme a tiempo para ir al laboratorio. Lo siguiente que supe fue que el sol había salido. Pero en general, he tratado de ser muy cuidadoso con el tema de la diferencia horaria".

La estudiante de primer año de la universidad, Deanna See, que es de Singapur, eligió permanecer en la universidad, pero sin embargo se ha encontrado siguiendo un horario de sueño anormal. 

"Voy a clase a las 3 a.m. para ver grabaciones [de las clases], así que es muy parecido a estar en una zona horaria diferente", dijo. "Mi horario de sueño es bastante loco por lo general así que esto no ha cambiado mucho para mí".

Con Singapur bajo un bloqueo leve, lo que significa que la mayoría de los lugares de trabajo, escuelas, espacios públicos y restaurantes están cerrados, ella todavía habría quedado atrapada adentro si hubiera regresado a casa y tendría menos espacio para moverse. See es la única persona que queda en el piso de su dormitorio, así que su actual radio de estancia en casa es relativamente amplio. Además de disfrutar de la tranquilidad en la universidad, también explicó cómo puede ordenar la entrega de los restaurantes y apoyar la economía local, incluso quedándose dentro de su residencia. 

En cambio, el estudiante de primer año de la universidad Jerry Yang, que regresó a su casa en Singapur, ha enfrentado luchas de cambio de horario. Mientras que la diferencia horaria de 12 horas no es un problema tan grande porque la mayoría de sus clases son grabadas, son sus clases basadas en discusiones con asistencia obligatoria las que son difíciles por la dificultad de permanecer despierto, ya que está en clase cuando el resto de personas en su comunidad están dormidos.

"Puedo desayunar en la cama mientras escucho las lecturas, que probablemente es el sueño de todos los estudiantes universitarios", dijo Yang. "Dicho esto, tengo una clase de ENWR a las 2 a.m. La mayor parte de mi tiempo en clase la paso tratando de permanecer despierto".

Una de las principales razones por las que Yang decidió irse a su casa fue por el mejor seguro de salud en Singapur. En un peor escenario, si se enfermaba en Singapur, su seguro de salud no tendría copago, a diferencia de su seguro de salud para estudiantes en la Universidad.

Independientemente de si se quedaron en Charlottesville o se fueron a casa, los estudiantes internacionales se han enfrentado a una serie de obstáculos, pero muchos entienden que es inevitable, e incluso necesario, en las circunstancias actuales.

"En el caso de que [tenga que salir de la universidad], todavía creo que es una buena oportunidad para buscar vivienda por mi cuenta", dijo See. "Aprender a ser independiente es la razón por la que vine hasta aquí en primer lugar”.

Comments