The Cavalier Daily
Serving the University Community Since 1890

Aprendiendo a descansar en un mundo impulsado por el trabajo

La importancia de hacer tiempo para descansar en la cultura impulsada por la productividad de U.Va.

En mi último sábado, decidí conducir hasta Darden Towe Park y leer bajo un árbol durante horas, algo para lo que nunca puedo encontrar tiempo durante la semana laboral.
En mi último sábado, decidí conducir hasta Darden Towe Park y leer bajo un árbol durante horas, algo para lo que nunca puedo encontrar tiempo durante la semana laboral.

El artículo no expresa las opiniones o posiciones de los traductores. El artículo es una versión traducida del artículo que se encuentra a continuación: enlace

Escritxr original: Caitlyn Kelley

Traducido por: Diana Albarracin

Uno de los elementos más importantes de mi experiencia universitaria ha sido mi fe. A medida que he profundizado en mi identidad y comunidad cristiana en la Universidad, he sido desafiada por una práctica bíblica que siento que es extremadamente contracultural a la cultura: Shabat. 

No es exclusivo de la fe cristiana, el sábado, o Shabat, en hebreo, también es un elemento de la fe judía y se menciona en la Torá, así como en el Antiguo y Nuevo Testamento bíblicos. Quizás lo más famoso es que la práctica se deriva de Génesis 2: 2, en el que está escrito que "en el séptimo día [Dios] descansó de toda su obra". Para muchos cristianos modernos, la práctica significa tomarse un día a la semana para descansar de sus estudios o carreras y concentrarse en Dios. Pero, ¿cómo encaja el sábado en el estilo de vida universitario? 

Al comienzo de mi primer año, estaba convencida de que la respuesta era que simplemente no era así. Si un estudiante universitario se define por su compromiso con un plan de estudios académico riguroso y un futuro de éxito, no puede darse el lujo de tomarse un día libre. Como dice el axioma moderno del estudiante-atleta, "la rutina nunca se detiene", ni siquiera los domingos. Estaba luchando con mi decisión de hacer de mi fe mi primera prioridad en medio de una cultura que me decía que mi currículum debía ser el enfoque de mi vida. 

Este año me desafié a mí misma a retomar la práctica, decidiendo apartar los domingos como un día de descanso y preparación para la semana que viene. La práctica requería que usara mis sábados para completar toda mi tarea de la semana, planificando mis fines de semana con más anticipación para no tener trabajo que deba hacer el domingo. También necesitaba desaprender la creencia cultural de que nuestra productividad define nuestro valor como U.Va. estudiantes - convencerme de que el descanso puede ser algo que mejore la calidad de mi trabajo durante la semana, si no la cantidad. No ha sido fácil, pero ya he comenzado a cosechar muchos beneficios de mi sábado semanal. Si bien la práctica tiene un enfoque espiritual, creo que el sábado tiene mucho que ofrecer a las personas no religiosas, así como a las que buscan acercarse más a Dios. 

En primer lugar, la práctica del sábado ha eliminado todos los casos de "los lunes". En lugar de sentirme cansada y amargada los lunes por la mañana, me siento preparada y emocionada por lo que la semana tiene para ofrecer. Al tomarme el tiempo el domingo para pensar y orar durante la semana que viene, sé cómo abordarlo, no sólo preparándome mentalmente para los desafíos, sino también esperando los eventos divertidos o relajantes que he planeado. No solo estoy mejor preparado para la semana, sino que, habiendo orado por mis planes, me siento emocionado por cómo crecerá mi fe en los próximos días. 

Además, el sábado es una oportunidad para volver a conectar con amigos, pasatiempos favoritos y probar nuevas actividades que nunca parecen encajar en la semana. En mi último sábado, decidí conducir hasta Darden Towe Park y leer bajo un árbol durante horas, algo para lo que nunca puedo encontrar tiempo durante la semana laboral. Escuché que el sábado se define como un tiempo para disfrutar de lo que Dios nos ha provisto. Por lo tanto, experimentar la naturaleza y la creatividad humana no solo fue una actividad relajante que me impulsó para la próxima semana, sino una forma de reconocer y estar agradecido por la creación de Dios. 

Finalmente, el sábado me ha desafiado a reevaluar mis verdaderas prioridades. Si no puedo tomar un día de siete para mí y mi fe, me indica que los académicos son el factor determinante en cómo vivo mi vida. Si bien son importantes, siempre quiero poder confiar mis académicos a Dios, sin dejar que se conviertan en un “dios” ellos mismos. Si bien el descanso no significa necesariamente volver a conectar con Dios para todos, es una forma universal de recuperar la salud mental y emocional de las tensiones de la vida diaria. 

Aunque no todos los estudiantes universitarios son religiosos, realmente creo que todos los estudiantes universitarios pueden beneficiarse de la práctica del descanso. De esta manera, podemos recordarnos a nosotros mismos que, si bien nuestros académicos son parte de nuestras vidas, aún podemos optar por evitar que se conviertan en nuestras vidas enteras. 

Caitlyn Kelley es columnista de The Cavalier Daily. Puede ser contactada en life@cavalierdaily.com.

Comments