The Cavalier Daily
Serving the University Community Since 1890

Con la expulsión en la votación, estudiantes y facultad consideran el sistema de Honor

El cambio propuesto aparecerá en la votación de alumnado este marzo

El artículo no expresa las opiniones o posiciones de los traductores. El artículo es una versión traducida del artículo que se encuentra a continuación: enlace

Escritora original: Lexi Baker

Traducido por: Giuliana Rejalaga y Leon Arceo

Por primera vez desde 2016, los estudiantes tendrán la oportunidad de cambiar fundamentalmente el sistema de honor esta primavera. Si es aprobado, un referéndum, escrito por Honor Representante, Christopher Benos, estudiante de tercer año de Derecho, cambiará significativamente la constitución del Comité de Honor reduciendo la actual sanción única de expulsión a un permiso de ausencia de dos semestres. 

Durante el otoño, el Comité discutió y últimamente falló a pasar internamente cinco propuestas con el objetivo de reformar el proceso del honor, incluyendo el referéndum de Benos, frecuentemente, el grupo también falló a llegar a un quórum y ni podían votar en los cambios propuestos. Las reuniones fueron atendidas a menudo por 14 a 19 miembros de un total de 27. 

En consecuencia, Benos propuso su referéndum a la Junta Electoral de la Universidad en vez de depender en que el referéndum llegara del Comité de Honor como un cuerpo. El referéndum fue público el 25 de enero y consiguió las requeridas 1250 firmas en menos de nueve días, oficialmente superando el umbral el 3 de febrero. 

Estudiante de primer año del College, Avery Donmoyer, apoya el cambio propuesto, esperando que reduciendo la gravedad de la sanción podría inspirar a estudiantes a actualmente seguir el código de honor, reportarse a sí mismos y a otros—en caso de que rompan el código—y por lo tanto mantener una comunidad de confianza más eficaz.   

“Yo pienso que [la expulsión] puede, en una manera, casi disuadir a los estudiantes de prestar atención al código de honor porque tienen tanto miedo de estas inmediatas, graves y permanentes consecuencias que ya no creían en el sistema”, dijo Donmoyer. 

Otros estudiantes también han expresado apoyo para el referéndum, incluyendo la estudiante de segundo año de ingeniería Abby Dawley, quien está de acuerdo de que el cambio será beneficioso para la comunidad universitaria. 

“Personalmente yo conozco a alguien que fue expulsado por una violación de honor y se que desordenó su curso en la vida”, dijo Dawley. “Creo que como jóvenes, necesitamos ser controlados por nuestras acciones pero a la misma vez, todavía estamos aprendiendo y la gente merece la oportunidad de aprender de sus acciones”. 

Aparte del apoyo de los estudiantes, el referéndum también ha conseguido aprobaciones de grupos de estudiantes, incluyendo la Escuela de Abogados de estudiantes de la Facultad de Derecho, y la Junta de Asociación de Estudiantes en Darden. El Consejo de la Escuela de Graduados de Artes y Ciencias expresó su apoyo a la aparición del referéndum en la boleta electoral. 

Sin embargo, la propuesta no es popular entre todos los grupos en la Universidad. Después de ser presentado a el referéndum en una reunión del Senado de la Facultad, Profesora de Educación Patricia Jennings,  presidenta electa del Senado de Facultad expresa preocupación que la retracción informada y el veredicto de culpabilidad resultará en la misma sanción que si pasara el referéndum, un permiso de ausencia de dos semestres. Un IR permite a estudiantes acusados de una ofensa de Honor a admitir su culpa y compensar a la comunidad tomando un permiso de ausencia de dos semestres.  

Particularmente, Jennings dijo que estaba preocupada que puede reducir el incentivo entre estudiantes a utilizar la retracción reformada y admitir la culpa cuando son afrontados con la violación y en lugar de eso seguir adelante con el juicio donde son declarados culpables.  

“Yo siento que como una institución académica, realmente queremos promocionar integridad académica”, dijo Jennings. “Si no tenemos una buena integridad académica aquí, reducirá nuestra credibilidad como una institución”.     

Jennings si notó la importancia que el Honor tiene en la Universidad, después de llegar a la Universidad de otra institución, Jennings se dio cuenta rápidamente del papel distinto del Comité en la Universidad en comparación con las instituciones pares. Jennings dijo a The Cavalier Daily que ella no se dio cuenta del nivel de participación de los estudiantes y control sobre el sistema hasta su llegada.  

“En otros lugares que yo he trabajado en el pasado, los estudiantes no tenían la misma cantidad de tiempo, o el mismo nivel de participación, y no lideró este tipo de procesos", dijo Jennings.

A pesar de sus preocupaciones sobre el papel que podría desempeñar el referéndum de Benos para desincentivar las retractaciones informadas, Jennings apoya la reforma del sistema de Honor. En este momento, Jennings dijo que muchos de sus colegas no manejan las ofensas de Honor a través del Comité de Honor debido a los lentos tiempos de procesamiento de casos o la falta de voluntad para seguir el proceso.

“Principalmente, creo que es porque encuentran el sistema demasiado inconveniente o no creen que sea efectivo, o por lo menos esas son las cosas que he escuchado”, dijo Jennings.

Los profesores que descubren a los estudiantes haciendo trampa en los exámenes o plagiando en los ensayos pueden o no optar por informarlos al Comité de Honor. Algunos profesores optan por manejar las trampas sin un informe oficial debido a los desafíos que enfrentan con el sistema de Honor.

Si y cuando un miembro de la facultad reporta una ofensa de Honor, el reportero es entrevistado por dos estudiantes investigadores. Después de la entrevista inicial, el reportero tiene la oportunidad de responder a cualquier declaración hecha en la entrevista del estudiante acusado y se espera que coopere con la investigación. Mientras, se convoca a un panel de audiencia estudiantil para deliberar sobre la ofensa. Este proceso puede llevar meses a veces.

Jennings recientemente denunció una ofensa de Honor por primera vez y dijo que no estaba completamente satisfecha con el proceso, afirmando que durante la investigación sintió que la interrogaron, como si también hubiera hecho algo malo.

“Cuando la facultad trata de usar el sistema, podemos comenzar a sentir que estamos siendo interrogados, como si hubiéramos hecho algo mal”, dijo Jennings.

Si bien Jennings no cree que el referéndum solucionará todos los problemas actuales con el sistema Honor si se aprueba, sí cree que las conversaciones sobre cómo volver a comprometer a la comunidad son muy importantes.

“El mensaje más grande y que creo que es importante es, mantengamos nuestra integridad académica aquí”, dijo Jennings. “Es realmente importante para nuestra reputación como universidad y creo que los estudiantes deben entender que cuando te vas de aquí con un título, quieres estar orgulloso de él”. 

Para que se apruebe el referéndum, el 10 por ciento del cuerpo estudiantil deberá votar a favor del referéndum, y el 60 por ciento de los que votan en total deberán estar a favor.

La última elección en la que se sometió un referéndum de Honor al voto de los estudiantes fue en 2019 y la propuesta apenas superó el umbral requerido del 10 por ciento. La participación electoral fue solo del 10,51 por ciento, según los resultados publicados por la Junta Electoral de la Universidad. Debido a estas bajas tasas de participación en 2019, el Comité optó por no presentar ningún referéndum el año pasado.

Estas tasas de participación recientes llevaron a Benos a formar un grupo de trabajo destinado a exponer a más estudiantes a la información sobre el referéndum. Presidido por Benos, el grupo está compuesto por 11 miembros en total, 10 de los cuales son miembros del Comité de Honor. El miembro final es Ceci Cain, vicepresidenta de administración del Consejo Estudiantil y estudiante universitaria de cuarto año.

El grupo de trabajo tiene como objetivo educar a los estudiantes y miembros de la comunidad universitaria sobre la reforma propuesta, formar asociaciones con organizaciones estudiantiles para difundir información sobre la reforma y la función del sistema de Honor en general y promover el acceso a la boleta electoral de marzo enseñando a los miembros de la comunidad dónde y cómo votar.

Si se aprueba, el referéndum será histórico en sus alteraciones al icónico sistema de Honor de la Universidad. La expulsión ha sido la sanción original desde el primer juicio de honor registrado en 1851 y el inicio del sistema en 1842.

“El propósito del Código de Honor es realmente que seamos las mejores personas que podamos ser, y simplemente inspirar este discurso de confianza y respeto mutuo”, dijo Donmoyer.

Se alienta a los miembros de la comunidad a compartir sus pensamientos sobre la refrenda propuesta en un ayuntamiento organizado por The Cavalier Daily el 1 de marzo a las 7 p.m. Los estudiantes tendrán la oportunidad de votar en todas las elecciones estudiantiles, incluida la votación en el referéndum, a partir del próximo miércoles 2 de marzo a las 10 a. m. La votación dura hasta el viernes 4 de marzo a las 4 p.m.

CORRECCIÓN: Una versión anterior de este artículo decía que el referéndum propuesto había obtenido el respaldo del Consejo de la Escuela de Graduados de Artes y Ciencias. De hecho, esta escuela solo respaldó la aparición del referéndum en la boleta electoral durante las elecciones de toda la Universidad. Una versión anterior de este artículo también expresó erróneamente el umbral necesario para aprobar el referéndum de Honor. El artículo ha sido corregido para reflejar estas correcciones. 

Comments

Latest Podcast

Today, we sit down with both the president and treasurer of the Virginia women's club basketball team to discuss everything from making free throws to recent increased viewership in women's basketball.