Tell The History Of Now
The Cavalier Daily
Serving the University community since 1890

U.Va. reporta posible brote de COVID-19 en dormitorios Echols, Kellogg

Es la tercera y cuarta vez que la Universidad detecta un posible brote en las últimas 48 horas

Echols y Kellogg son los dormitorios que se someten a pruebas obligatorias en las últimas 48 horas.
Echols y Kellogg son los dormitorios que se someten a pruebas obligatorias en las últimas 48 horas.

El artículo no expresa las opiniones o posiciones de los traductores. El artículo es una versión traducida del artículo que se encuentra a continuación: enlace

Escritora original: Eva Surovell

Traducido por: Giuliana Rejalaga y Micaela Vilanova

ACTUALIZACIÓN (Sept. 18, 5:45 p.m.): El portavoz de la universidad, Brian Coy, confirmó que hubo un caso adicional reportado en el dormitorio de Echols después de que salió el aviso por correo electrónico a los residentes, llevando el número total de casos a cuatro.

ACTUALIZACIÓN (Sept. 19, 12:06 p.m.): Dos casos adicionales de COVID-19 fueron identificados en el dormitorio Echols y siete casos adicionales fueron identificados en el dormitorio Kellogg después de las pruebas de ayer. En total, se encontraron seis casos de COVID-19 en Echols y 11 en Kellogg.


Todos los residentes de los dormitorios de primer año de Echols y Kellogg deberán participar en pruebas obligatorias de COVID-19, según un correo electrónico enviado a los residentes de esos edificios el viernes por la tarde. Actualmente hay cuatro casos positivos de COVID-19 en el dormitorio Echols y tres casos positivos en el dormitorio Kellogg, con indicadores de aguas residuales que también sugieren una posible infección.

Un equipo de pruebas irá de puerta en puerta para realizar las pruebas nasofaríngeas a partir de las 4:30 p.m. del viernes. Se ha pedido a los residentes de ambas residencias que estén en cuarentena mientras esperan los resultados de las pruebas, y se les entregará comida esta noche y mañana. Echols alberga 117 residentes, mientras que Kellogg alberga 161, todos estudiantes de primer año y Asesores Residentes.

“Usted tendrá que permanecer en su habitación, excepto al recoger sus comidas o usar el baño”, se lee en el correo electrónico. “Por favor, usen sus cubrebocas en todo momento, incluso en el pasillo y en su habitación, excepto cuando estén durmiendo o comiendo”.

En un correo electrónico a The Cavalier Daily, el portavoz de la Universidad, Brian Coy, dijo que el personal que reside en Echols y Kellogg realizarán las pruebas. Además, Coy dijo que la Universidad está trabajando con la Administración de Instalaciones para identificar al personal que ha trabajado en estos edificios recientemente con el fin de ofrecerles una prueba.

“Como hemos dicho muchas veces, se espera que vayan a haber casos positivos dentro de nuestra comunidad”, dijo Coy. “Nuestro programa de pruebas de aguas residuales, junto con las pruebas que estamos llevando a cabo en estas residencias, son parte de nuestro plan para detectar los casos lo antes posible para que podamos responder rápidamente y prevenir la propagación del virus dentro de nuestra comunidad”.

Los casos adicionales en viviendas estudiantiles fueron seguidos por correos electrónicos enviados en las últimas 48 horas a los residentes de los dormitorios de primer año de Lefevre y Balz-Dobie, marcando el tercero y cuarto caso reportado de un posible brote. Los resultados de la prueba de Balz-Dobie revelaron 10 casos adicionales del virus, haciendo un total de 15, además de cinco casos previamente confirmados.

No hubo casos confirmados en Lefevre, pero la Universidad dijo a los residentes el jueves que los indicadores de aguas residuales hicieron que el dormitorio fuera seleccionado para pruebas de prevalencia asintomática en el Edificio de Actividades Estudiantiles el viernes.

En un correo electrónico enviado a los residentes el viernes por la tarde, la Universidad dijo que aquellos residentes de Balz-Dobie que no han sido movidos a viviendas de cuarentena y aislamiento pueden reanudar sus actividades normales en Grounds y les pidió a los estudiantes que no estigmatizaran a aquellos con resultados positivos en las pruebas.

“Ahora, más que nunca, debemos tratarnos unos a otros con amabilidad y compasión”, dice el correo electrónico.

Si bien a los estudiantes se les permite irse a casa, el correo electrónico alienta a los residentes a “considerar cuidadosamente” los posibles riesgos de hacerlo desde una perspectiva de salud pública.

“Incluso si no ha sido identificado como un contacto importante, todavía existe un riesgo bajo de que haya estado expuesto”, dice el correo electrónico. “Ir a otra ubicación puede exponer a otras personas y comunidades”.

La Universidad está monitoreando las aguas residuales de las residencias estudiantiles en un esfuerzo por detectar brotes de COVID-19. Además, la Universidad comenzó su nuevo plan de pruebas de la población esta semana, que requiere que entre 50 y 150 estudiantes participen en las pruebas de COVID-19 diariamente en el Edificio de Actividades Estudiantiles. Esto forma parte de un esfuerzo por prevenir la propagación asintomática del virus.

Hasta el viernes, el Rastreador de COVID-19 de la Universidad reportó 490 casos positivos de COVID-19 entre la comunidad universitaria, 440 de los cuales son estudiantes. 250 de los casos de estudiantes están activos, lo que significa que se han informado en los últimos 10 días. Estos números no incluyen los resultados de las pruebas de los dormitorios Echols y Kellogg, que estarán disponibles dentro de 24 a 48 horas.

El jueves se reportaron 60 nuevos casos en la comunidad universitaria, 58 de los cuales fueron casos de estudiantes.

La nueva iteración del COVID Tracker de la Universidad ahora incluye la cantidad de pruebas que se realizaron en un día, al igual que la cantidad de pruebas positivas, y promedios diarios de casos nuevos. Esta semana hubo un promedio de 25 casos de estudiantes nuevos por día, en comparación con los promedios de 19 por día la semana pasada, 14 la semana anterior y 11 hace tres semanas. La semana pasada, la Universidad realizó 1.630 pruebas y 143 dieron positivo, una tasa de positividad de aproximadamente el 8,8 por ciento.

Según el rastreador, el 19 por ciento de las salas de cuarentena y el uno por ciento de las salas de aislamiento están ocupadas. Los estudiantes en Grounds que han estado expuestos a alguien con COVID-19 son enviados a viviendas en cuarentena, mientras que los estudiantes que han dado positivo en la prueba se encuentran en viviendas aisladas.

Esta es una historia en desarrollo. La historia será actualizada.

Comments